CULTURA / ESPECTáCULOS › PLASTICA. CAPTURAS DE PANTALLA, DE ANDREA OSTERA, EN MAL DE ARCHIVO

Cómo fotografiar el tiempo

A fines de los 90 la fotógrafa redescubrió una vieja técnica de impresión sobre papel fotosensible, que ahora resignifica con una idea en apariencia sencilla: plasmar en papel las imágenes capturadas con su teléfono celular.

 Por Beatriz Vignoli

La impresión fotográfica es anterior a la invención de la cámara. La fotografía, en sus orígenes, vino a satisfacer la sed de documentos visuales veraces de la sociedad cientificista, historicista y tecnicista del siglo diecinueve. Pero hubo una prehistoria de la fotografía, una época experimental cuyos inventos no se diferenciaban aún demasiado del arte de estampar un negativo. A esa era pertenece el científico inglés William Henry Fox Talbot, quien comunicó en 1839 su descubrimiento del calotipo: una técnica que permitía a ciertos objetos, mientras eran expuestos a la luz, dibujarse solos sobre un papel fotosensibilizado con nitrato de plata y ácido gálico. Vueltas traslúcidas, las cosas emitían su semejanza intensiva, fiel y exacta.

Andrea Ostera redescubrió esta técnica a fines del siglo pasado. Con ella realizó sus Fotogramas, que definió en 1997 como "impresiones por contacto que revelan la vulnerabilidad de las cosas a la luz". En Capturas de pantalla, su exposición individual de 24 impresiones de contacto en pequeño formato que puede visitarse desde el viernes pasado hasta el viernes 16 de septiembre en Mal de archivo (Moreno 477), Ostera retoma bajo una nueva forma este arqueológico procedimiento desde el lugar más contemporáneo y menos pensado: su propio teléfono celular. Algo ya natural en el siglo XXI, sacar fotos con un teléfono era inconcebible hasta no hace mucho. Las fotos de celular no suelen imprimirse, pero Ostera las lleva al papel por un atajo. Ella lo inventó. Como toda buena idea, parece simple. Lo es. Sin embargo, a nadie se le había ocurrido. Hay años de oficio ahí.

"Cuando se apaga el celular y se enciende, aparece en la pantalla una foto y la hora. Yo tenía unos papeles fotosensibles guardados, ya viejos pero todavía sensibles, que necesitaban más tiempo para copiar la imagen", cuenta la artista en la inauguración. Completa el relato con un gesto: apoya el teléfono encendido sobre la mesa. Redondea el gesto con una sonrisa de triunfo. ¿Eso es todo? Lleva tiempo (8 segundos, cronometró la fotógrafa en su laboratorio) que el viejo papel imprima: hay que darle tiempo a la sensibilidad. En este caso, la frase es literal. Andrea se ríe como si fuera un chiste.

A la cronista le gusta imaginarse al cine como una subespecie lumínica de las artes gráficas: cada fotograma sería una matriz, que se proyecta sobre la pantalla en un instante imperceptible y efímero, en vez de imprimirse para siempre en papel. En vez de metal o madera, celuloide; en vez de tinta, luz. Las Capturas de pantalla de Andrea Ostera tienen algo de esto. Son sudarios del tiempo; evocan aquella sábana donde cuenta una leyenda que quedó estampado el dios vivo.

El dios de hoy es Cronos, el tiempo que no para. Andrea Ostera hace lo imposible: saca (sin cámara) fotos del tiempo. Lo detiene en negativo, lo vuelve atemporal con el sepia del papel medio vencido. La imagen al revés, monocroma y de bordes inexactos, resulta arcaica y extraña; son allí reconocibles sin embargo las marcas de la tecnología de uso cotidiano. Las imprime la luz surgida de la misma fuente que irradia las imágenes: "la luz siempre actual emitida por el teléfono", como escribe Verónica Tell en su revelador texto para la exposición.

La idea de fotografiar el tiempo ya estaba presente en aquellos Fotogramas, como "La espera", de 1995, o "Meses", de 1996 (véase http://ostera-fotogramas.blogspot.com.ar). Tell evoca las cámaras de película que imprimían la hora de la toma sobre las copias, y que Ostera usó en su obra 36 vistas de la casa de noche (1998).

Andrea Ostera obtuvo en 2002 el Diploma al Mérito de la Fundación Konex en la categoría Fotografía. Como docente de la Escuela Musto y en su taller, ya ha formado una nueva generación de artistas de la fotografía. Nació en 1997 en Salto Grande, provincia de Santa Fe; estudió en Nueva York. Vive y trabaja en Rosario. Asistió a seminarios de Reinaldo Laddaga ("Apariciones de Espectros", 1995), Juan Travnik y otros. Expone desde 1990. Tienen obras suyas las principales colecciones de arte del país.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las impresiones en pequeño formato (10,5 x 6 cms.) realizadas en sepia por Ostera.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.