CULTURA / ESPECTáCULOS › NACIDO Y CRIADO, LA ULTIMA PELICULA DE TRAPERO.

Una búsqueda introspectiva

 Por Leandro Arteaga

Nacido y criado

Argentina, Gran Bretaña, Italia, 2006

Dirección: Pablo Trapero.

Intérpretes:Guillermo Pfening, Martina Gusmán, Federico Esquerro.

Duración: 100 minutos.

Salas: Monumental, Del Siglo, Village, Showcase.

Calificación:nueve (9)

Sin dudas, Pablo Trapero ya es uno de los nombres relevantes del cine argentino. No sólo porque Mundo grúa (1999), su primer film, es referente obligado para el repaso de las últimas y mejores películas latinoamericanas, sino también porque sus films continúan preocupaciones temáticas que, con Nacido y criado, muestran una clara solidez en la realización cinematográfica.

La síntesis narrativa con la que abre Nacido y criado, hasta el accidente trágico, es ejemplar en cuanto a su resolución y la predisposición que genera para el resto del argumento; como si fuese un preludio de múltiples alertas. A partir de allí, Santiago (Guillermo Pfening) comienza una búsqueda introspectiva, reforzada por el blanco de la nieve que predomina en los escenarios patagónicos.

Fuera ahora de sus compromisos de trabajo, sin la seguridad familiar hogareña ﷓y sin la asistencia de su correspondiente criada﷓, lo espera una tarea rutinaria, de mucho frío y cigarrillos compartidos, cerca de un aeropuerto escasamente provisto tanto de recursos humanos como materiales. Desde este lugar ﷓cuasi confín del mundo﷓ Santiago convive con otras soledades, que son las que guardan cada uno de sus compañeros. Será por ello que, por momentos, Nacido y criado ﷓tal como lo ha corroborado el realizador﷓ adquiere los matices de un western, en donde la música se tiñe con resabios de Ennio Morricone.

Además, el relato que propone Trapero es el de una construcción pausada. Luego del accidente hay una elipsis no muy definida, donde la única pista la proporciona el cabello crecido de Santiago. Qué es lo que pasó entre ambas situaciones no está muy claro, como también ocurre con la incógnita que guardan las reacciones violentas e imprevisibles del personaje: recuerdos fragmentados, vómitos nocturnos, llantos descontrolados.

Nacido y criado puede recordarnos, por momentos, la propuesta de Krzysztof Kieslowski en Bleu, en donde Juliette Binoche era desprovista de todo lo que la ocupara y privara de su libertad, situación que, tanto en uno como otro film, adquiere matices múltiples, problemáticos, y sin resoluciones complacientes.

Trapero, nacido en 1971 en San Justo, La Matanza, provincia de Buenos Aires, es el responsable también de la notable película El bonaerense, que dirigió, guionó y estrenó en plena crisis, en 2002 y de Familia Rodante, un film atípico estrenado en 2004.

Compartir: 

Twitter
 

Santiago (Guillermo Pfening) comienza un camino enigmático. La nieve de los escenarios patagónicos refuerza la soledad.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.