CULTURA / ESPECTACULOS

Los collages que responden dónde diablos está el infierno

Una selección de trabajos, que León Ferrari utilizó para ilustrar el "Nunca Más", puede verse en el Museo de la Memoria.

 Por Beatriz Vignoli

Contra toda forma de infierno: esta consigna rige gran parte de las obras del artista argentino León Ferrari. Entre ellas se incluyen sus ilustraciones para la edición en fascículos del libro Nunca Más, de la CONADEP, que fue publicada en el diario Página/12. Una selección de estos collages puede verse en el Museo de la Memoria (Av. del Valle y Callao) hasta el 23 de marzo de 2007. También se expone, de manera en que pueda ser hojeado y leído, un ejemplar perteneciente a la Biblioteca del Museo, de la segunda edición del libro editado por la Comisión Nacional de Desaparición de Personas.

No existen, que se sepa, aparte de los testimonios de los protagonistas, registros de las atrocidades cometidas por la última dictadura. Sí existen, desde hace siglos, dibujos, grabados y pinturas que representan los tormentos del más allá, y del más acá también. Ferrari usa estas representanciones, combinándolas en un hábil montaje dialéctico con las pulcras autorrepresentaciones de los genocidas, para dar una idea de lo que éstas encubrían.

Un dibujo del siglo XVI titulado "Métodos de tortura en Alemania", o el Infierno de La Divina Comedia del Dante en los grabados de Gustave Doré, o las escenas del Juicio Final pintadas por Brueghel, Hans Memling y Giotto ﷓-escenas, estas últimas, de una tremenda crueldad, considerando que se trata de arte religioso-﷓ le sirven a Ferrari para transparentar las opacas conexiones entre represión religiosa y represión política. El impactante contrapunto se complementa con fragmentos de testimonios, incluidos tanto en las mismas obras como en los textos que cohesionan y articulan su cuidado montaje. Otros de los collages abordan, casi como en un juego de "reconozca las diferencias... si las encuentra", las similitudes entre la dictadura argentina y el régimen nazi.

"Dada la convicción religiosa de quienes realizaron el exterminio y el apoyo que les prestó la Iglesia, se establecieron parentescos entre el poder de la represión cristiana y los sistemas represivos que desarrolló la dictadura: la relación se da entre la violencia de la religión y la violencia de los religiosos", escribe Ferrari en uno de esos textos.

En otro texto, de 1997, una carta del "Club de Impíos Herejes Apóstatas Blasfemos Ateos Paganos Agnósticos e Infieles" (en formación) enviada al papa Juan Pablo II y firmada por Ferrari --entre otros 150 artistas--, se solicitaba la anulación del Juicio Final y de la inmortalidad. Tres años más tarde, Ferrari exhibió en el entonces Instituto de Cooperación Iberoamericana la polémica muestra Infiernos e idolatrías. Combinando enseres cotidianos e imágenes religiosas cristianas, el artista ponía a estos "ídolos" (como él los denomina, en el sentido literal del término) en situación de sufrir las torturas infernales a las que Dios supuestamente destina a algunas de sus propias criaturas.

Jesús en la tostadora, María en la sartén y otros assemblages causaron violento revuelo al ser mostrados nuevamente en la retrospectiva de Ferrari en el Centro Cultural Recoleta (ubicado justo al lado de la Iglesia del Pilar) en diciembre del 2004. La muestra fue cerrada por orden judicial pese a que incluía otras obras del artista que incluso, en una lectura muy libre y ecuménica, podrían considerarse piadosas.

La muestra se reabrió, también por decisión de la Justicia, 18 días después. Pero al fin el propio artista, considerando los riesgos implícitos en los ataques y amenazas de ciertos grupos católicos, decidió adelantar un mes su cierre. Había batido récords de público. Cerró el 29 de diciembre. Un día más tarde fue desplazada de la atención pública por otro fuego más real y concreto.

"¿Dónde diablos está el infierno?" se titulaba una de aquellas satíricas y polémicas obras. A la respuesta la susurran, la gritan estos collages: estuvo en la ESMA, en la Calamita, en el Vesubio. Y, como el eco al final de cada estrofa en un famoso poema de Poe, salmodia la tapa del libro: Nunca más. Nunca más.

Compartir: 

Twitter
 

Ferrari usa representanciones en un hábil montaje. "Nunca más" se puede visitar de 8 a 18.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.