CULTURA / ESPECTáCULOS › LA CASA DEL ARTISTA PLASTICO DE ROSARIO DESPUES DEL INCENDIO

Para que pueda seguir funcionando

Luego del siniestro de la semana pasada, la institución con sede en la esquina de Belgrano y Sargento Cabral, un lugar histórico de 100 años, patrimonio de la ciudad, lucha por renacer de sus cenizas. Sus directivos apelan a la solidaridad de los artistas y del municipio.

 Por Beatriz Vignoli

Como dice Fito Páez "en esta puta ciudad, todo se incendia...". En un mismo fin de semana ardieron la sede del ETUR y la Casa del Artista Plástico. Esta última fue presa de las llamas dos domingos atrás. La casa de Avenida Belgrano y Sargento Cabral lleva una década brindando un espacio abierto y democrático a la comunidad artística, que tanto se queja de la falta de espacios para el arte en la ciudad. Sin embargo, era un lugar de bajísimo perfil hasta que el incendio la llevó a las primeras planas de los diarios. Por suerte no siempre es como dice la canción, ya que la Casa no se va. Se queda. Claro que esto depende sólo en parte de la decisión y la tenacidad de sus organizadores. Ellos apelan al municipio. Esta cronista propone dar un vuelco positivo a la atención mediática despertada por el siniestro. Que ésta sirva para una toma de conciencia y un mayor compromiso de los artistas rosarinos con este espacio que los representa desde el propio gremio (no es una entidad oficial), y que el compromiso se materialice en aportes solidarios. Sólo así podrá resurgir literalmente de sus cenizas como la mítica ave Fénix.

"El incendio fue en la madrugada del domingo", contó el jueves pasado a Rosario/12 Mariana Buchin, vicepresidenta de dicha institución. "Al mediodía, un vecino del edificio de arriba llamó y me dijo. Cuando llegué, había un policía, muebles quemados en el patio, una puerta rota, vidrios rotos, paredes negras de hollín y el piso lleno de cenizas y agua. Se inició el incendio al lado del escritorio donde trabaja Adrián Del Grosso (artista plástico y secretario ad honorem). Entre los daños y pérdidas se cuentan la fotocopiadora, el escritorio, sillas, muebles, las luces de la primera sala, quizás las de la segunda. La computadora se salvó porque justo Adrián se la había llevado a su casa para arreglarla. Se perdió toda la documentación. El fuego destruyó los libros de actas de las asambleas, los registros de asociados, los talonarios de recibos, la planilla (padrón) con teléfonos de los asociados y la acreditación de los pagos. Se perdió el archivo histórico de la Casa: fotos, notas de diarios, catálogos de las muestras que se hicieron".

-¿Se le puede pedir a la gente, a través de este medio, que si ha guardado catálogos de las exposiciones los aporte para comenzar a reconstruir el archivo?

-Por supuesto. Pero además se perdieron cosas irrecuperables. Había documentos de la constitución de la Asociación hace 10 años (se cumplen en noviembre) de cuando Tealdi, entonces Secretario de Cultura, cedió ese edificio para la Casa. Había fotos y firmas con gente que ya no está, como Rubén Porta.

-¿Qué le piden a la Municipalidad?

-El viernes pasado le pedimos al intendente Miguel Lifschitz una audiencia para contarle lo que pasó y aporte económico para poder pintar las paredes y techos y restablecer la conexión eléctrica.

-¿Se dañaron obras?

-En la segunda sala estaban colgadas dos muestras para inaugurar ese lunes. Quedaron afectadas por el humo las esculturas de Jorge Marcipar y las pinturas de Leonardo García. Iba a ser su primera muestra individual. Se quemaron obras de salones de pequeño formato, que estaban en la sala de adelante y que no habían sido retiradas por sus autores.

"Esta sería la sexta edición del Salón de Pequeño Formato de la casa del Artista Plástico. Lo vamos a seguir haciendo. Es el único que queda en la ciudad sólo para artistas de Rosario y zona de influencia, ya que el de Amigos del Arte hace dos años que no se realiza y el del Castagnino ya es Salón Nacional", destacó Buchin. "Desde el viernes pasado y hasta ayer se recibieron las obras en la librería de Entre Ríos 735. Ahora se está buscando un lugar alternativo para hacer la muestra. Para seguir adelante con las actividades de la Casa es un aporte vital el de la tasa de participación en el Salón (diez pesos los socios y veinte los no socios; con 25 pesos el expositor queda asociado. La cuota mensual sigue siendo de cinco pesos). Se suspendieron por ahora las muestras individuales y los talleres".

-¿Vienen recibiendo ayuda oficial?

-Sí. El año pasado, la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario nos otorgó un subsidio de mil pesos para luces. En 2005, otro subsidio del Fondo Nacional de las Artes nos había permitido comprar la computadora y la fotocopiadora. Cada tanto nos llega siempre un poco de oxígeno.

-¿Y de los asociados?

-Hay 300 asociados. Dolores Castagnino, quien falleció el año pasado, colaboraba siempre. A veces, cuando un artista vende (por ejemplo, cuando expuso Rodolfo Elizalde) deja el porcentaje para la Casa, a voluntad. Pero no hay mercado y es raro que se venda obra.

"En la Casa del Artista Plástico se trata de dar oportunidades a gente que empieza. Sin embargo, hemos rechazado obras que no tenían la suficiente calidad artística. Se trata de mantener un nivel. Queremos tener muestras bien colgadas, bien presentadas. Tratamos de cuidar el lugar, nivelar para arriba. Las salas estaban muy lindas", evoca Buchin. "La tercera sala, la grande, se inauguró en el 2005. Se recuperó porque estaba invadida por los okupas. En el patio se mete gente. Han robado cables. Hemos conseguido que pongan el medidor del lado de la casa. Arrancaban los cables. Por fortuna no hubo accidentes fatales. Ese sector está todo rodeado con una empalizada. Tenemos llave los de la comisión directiva de la Casa y los artesanos de la Feria, que guardan sus cosas. Esto es patrimonio de la ciudad: es un lugar histórico de 100 años, en el nivel que tenía la Avenida Belgrano en sus comienzos. Tenía problemas de humedad... bueno, por lo menos con el fuego la humedad se secó", razona con un dejo de humor. Añade que el agua de los bomberos afectó algunos libros y que los bomberos tuvieron que romper vidrios para que saliera el humo.

-¿Fue un accidente, o puede haber sido un daño intencional?

-Es raro. No sabemos todavía si fueron los bomberos quienes rompieron la segunda puerta. Los electricistas determinaron que no hubo cortocircuito. Los bomberos tienen que hacer la pericia porque se lo pide la comisaría. Ya está la denuncia asentada en la Comisaría 3ª. Hay que hacer una ampliación de la denuncia para incluir las pérdidas que no se mencionaron en un primer momento: la papelería de la personería jurídica, los libros de actas.

-¿Cómo piensan reconstruirse?

-Le hemos pedido a la Secretaría de Cultura unas pinturas para pintar la tercera sala. Estamos esperando la colaboración y el aporte del municipio para mantener este lugar, que si no lo ocupara la casa, con las actividades que llevamos a cabo sólo por amor al arte, cae en el abandono, ya que no se puede demoler. Hay que mantenerlo. Es muy poco lo que cuesta pero es mucho para los que estamos ahí.

-¿Y la comunidad?

-La gente se solidarizó. Hasta del exterior llamaron. Cada uno en la medida de sus posibilidades, va a ayudar.

-¿Qué actividades venía realizando la Casa?

-Además de las muestras había talleres de figura humana, para chicos, de grabado y de pintura. Se venía haciendo la ya tradicional exposición de arte al aire libre en la Avenida Belgrano. Organizamos este año en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia el Encuentro de Artistas Plásticos, que tuvo escasa o nula difusión en los medios.

-¿Esta es una nueva Comisión Directiva?

-Sí, se formó en abril de este año con Ricardo Billone como presidente y yo como vice. Hilda Artigas fue presidenta durante años. Sigue siendo algo así como presidenta honoraria. Hilda trajo un teléfono que tenía (se nos había quemado el aparato de la Casa, pero la línea funciona) y ahora se pueden seguir recibiendo llamadas en el teléfono de la Casa del Artista Plástico.

-¿Que es...?

-El 4470858. Claro que por ahora no hay escritorio donde atender las llamadas.

-¿Y si aprovechamos este espacio para hacer un llamado a la solidaridad y pedir a quien tenga un escritorio, un tablero o una mesa que no use, o caballetes y tablones para los talleres, que los acerque a la Casa?

-Sí, para que podamos seguir trabajando. Todo es bienvenido.

Compartir: 

Twitter
 

La casa de Avenida Belgrano y Sargento Cabral.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.