CONTRATAPA

Fotos

 Por Agustina Primo

La fotografía tiene múltiples usos. Desde sus comienzos, esta técnica no ha dejado de avanzar, de perfeccionarse y captar con su lente cada momento importante de la historia.

El 22 de octubre de 1977 salían por primera vez a la calle las "Abuelas Argentinas con Nietitos Desaparecidos", luego de seis meses que un grupo de madres comenzara a rondar todos los jueves alrededor de la Pirámide de Mayo.

En conmemoración al cuarto aniversario del Día Nacional del Derecho a la Identidad, reconocemos que la fotografía, la cual Roland Barthes describía en La Chambre Claire como un testimonio de que "eso ha sido", la huella del objeto que ha posado alguna vez delante de la cámara, es un elemento fundamental en la reconstrucción de la vida de los desaparecidos.

Haciendo abstracción de los diferentes sentidos que pueda brindarnos la fotografía, y solamente mirando la imagen que vemos sobre el papel, sabiéndolo o no, ¿buscamos respuestas?

El acto fotográfico, la mayor parte del tiempo, se realiza para tomar una imagen ideal y atesorarla en "la caja de recuerdos"; para llenar el álbum familiar, porque queremos tener "ese" momento único. Es por eso que fotografiamos a los bebés, el primer día de escuela, los cumpleaños, los casamientos, situaciones que quisiéramos retener en la memoria porque son eventos supuestamente felices o significativos. Un día, al volver a mirar esas fotografías pensaremos: "Yo me acuerdo de ese día".

Pero, ¿qué pasa si ese instante que hemos tomado con nuestra cámara para tener un "buen recuerdo", al momento de mirar la foto, no coincide con esta formula ideal de felicidad? ¿Por qué siempre la fotografía está asociada a buenos recuerdos? Esta pregunta, la podríamos responder con el ejemplo de las fotos de los desaparecidos. Para quienes continúan buscando a sus familiares, la fotografía no es solamente la imagen de un cumpleaños, esta fotografía constituye el recuerdo de la tristeza inacabada en su continuidad.

En el caso de estas imágenes fotográficas, podríamos preguntarnos lo que ellas representan. Porque aquí la foto no sería un "buen recuerdo", sin embargo lo podríamos identificar con el "recuerdo de lucha", si es verdad que la fotografía es siempre el recuerdo de algo.

Aquí la fotografía pasa a formar parte de un camino de resistencia y verdad. En este caso, las fotografías de desaparecidos, constituyen un arma de defensa, más que "el souvenir" de un buen momento.

Reconstrucción I

La primera vez que las Madres de Plaza de Mayo salieron a reclamar por sus hijos, lo hicieron con una fotografía colgada sobre su cuerpo. Ellas hicieron públicas las fotografías de sus hijos para saber donde están ellos, para mostrar sus caras y de esta forma tener alguna respuesta de su paradero. Así, las fotografías de los desaparecidos fueron ganando la calle al pasar los años y fueron y son hoy la manera en que sus familiares hicieron conocer al país y al mundo los rostros de los desaparecidos.

Reconstrucción II

La Asociación de las Abuelas de Plaza de Mayo que se ocupa de buscar los nietos que han nacido en cautiverio, o que han sido robados bajo el nombre de "adopciones", trabaja no solamente con datos genéticos, sino que también utilizan fotografías de padres, madres y bebés que están desaparecidos, pero que se han conservado las fotografías anteriores al secuestro.

Aquí, el valor de la fotografía es el valor de la vida porque gracias a estas imágenes, las Abuelas pueden rehacer sus propias vidas. Utilizando los fotos carnés como huellas de los miembros de las familias, ellas tejen el árbol genealógico hasta llegar al nieto.

Reconstrucción III

H.I.J.O.S también trabaja con fotos el recuerdo de sus padres. Con imaginación salen trabajos que muestran cómo la fotografía puede ser un elemento de acercamiento y a pesar de la distancia, pueden crear un recuerdo. La fotografía trae a sus padres y ellos pueden hacer una foto con ellos.

Es el caso de una hija de desaparecido que intenta crear un presente con su padre. Proyecta una vieja foto de él en la pared, y ella se mete en la imagen para finalmente poder fotografiarse en una nueva imagen junto a él. Su padre y ella. De esta manera, son varios los H.I.J.O.S que han logrado recuperar parte de la historia de sus padres.

A partir de la fotografía y sus reconstrucciones, familias enteras se acercan a vivir en el presente momentos del pasado que los conectan a sus seres queridos, hoy desaparecidos.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.