CONTRATAPA

Panfletos

 Por Miriam Cairo

Se ha hablado mucho, en estos últimos tiempos de los grandes temas. Los grandes temas ocupan las primeras planas de los diarios y se repiten en los noticieros de las siete, de las ocho, de las nueve. Los mismos temas son vueltos a pensar en los de las diez y de las once. Una y otra vez, son masticados, digeridos y regurgitados para hacer profundos canapés que alimenten nuestros espíritus menos desarrollados, menos hábiles en la tarea de remontar el mórbido barrilete de las grandes conclusiones.

Los grandes pensadores lo dicen siempre: "El ciudadano común no entiende", y nosotros no entendemos cómo ellos no pueden entender que entendemos. Hasta la muchacha en el cartel de Coca Cola, que pareciera no pensar en nada, piensa en muchas cosas y descubre que en realidad ya no espera a nadie o no espera nada. Sin embargo, los grandes pensadores, comprometidos en su misión de pensar por nosotros, nos arrojan sus pesadas opiniones. Y la doxa se nos cae encima, nos aplasta. Con destreza pugilística toma nuestra opinión por el cuello y la asfixia. En medio del combate, nuestra doxa, hábil en el arte de sobrevivir a los más pertinaces pensadores, respira por el estómago de sus propias y honestas convicciones, y se salva.

*

- Toc, toc...

- Poesía, ¿eres tú?

*

"El bosque de la esperanza" es un texto anónimo que se divide en cuatro partes ﷓-una por cada estación del año-﷓ que son las cuatro ramas del tronco de una pequeña y humilde historia: tan frágil e inmensa como la lluvia y transparente y difusa como el viento, según su propio autor. Este manuscrito de 32x22 cm., de 221 folios mecanografiados a una cara, en carpeta, es un trabajo inédito, que data del 3 de mayo de 1973. Valor del manuscrito, 30 .

*

"El sueño de la más alta muerte" es un poema inmortal que espera no ser escrito nunca.

*

Y no hablemos de las opiniones encontradas, que cuando se descubren, se escupen en la cara. Porque, ¿para qué nace la propia opinión sino para aniquilar a la opinión ajena? La quinta guerra mundial será la de las opiniones. Los misiles cargados de pensamientos propios explotarán contra los pensamientos ajenos hasta pulverizarlos. Un reguero de dientes de dragón con forma de pensamientos se esparcirá por el mundo, y Jasón tendrá que desviar la búsqueda del vellocino de oro para extirpar de la faz de la tierra las monstruosas semillas de los pensamientos de otros.

*

Pero estamos en 2012. Tiempo de la evocación. Se empieza a sentir el encanto de haber pisado dos siglos, de haber cruzado el umbral de dos milenios. Se exhuman los cadáveres exquisitos y los edificios vegetales de Gaudí. Jaleo. Éxtasis y ajenjo. Van Gogh ¿y Milo? No creo en la literatura comparada, deja un sabor insuficiente. Pero esta asociación que tal vez pueda antojarse como desbarajuste o impertinencia, en el fondo no es más que una implacable necesidad de armonizar los contrarios. Hoy no tiene razón de ser un sombrero de velas, ni la confrontación de lo que ha ocurrido con lo que no ocurrió, como si se tratara de estados opuestos.

Vicente lloró diez siglos como diez gotas fundidas y se sintió con la belleza de lo intrascurrido.

Contemplando la velocidad del expreso, Milo es una acción simultánea, abroquelada en un jadeo de magnolias.

*

"Los adjetivos son sustantivos poéticos", dijo Novalis en una cálida noche de verano, rodeado meandrosas azucenas.

*

Cocteau, Jean: "Se ha hablado mucho de poesía podrida. Me gustaría que me citaran una que no lo fuera. Con una descomposición exquisita, la poesía, sea escrita o pintada, se la mire o se la escuche, compone sus acordes. Se la podría definir así: la poesía se forma en la superficie de un pantano. Que el mundo no se queje. Resulta de sus profundidades." Fechado y firmado a principios de 1944, en el final del texto, donde figura la dirección de su vivienda para posibles reclamos. El manuscrito consta de siete folios (21.5x16 cm.). Seis escritos a dos caras. Parte escrito a lapicero, y parte a pluma, tinta azul y negra. El texto se intercambia en español y francés, o viceversa. Primer folio escrito con pluma encima de la escritura de lapicero. Valor del panfleto: 6000 _.

*

No ciñas la aurora, no oficies de pastor de rebaños, no digas en chino mandarín lo que es posible decir en castellano, no caigas por las tuberías tiznadas del insomnio, no te parezcas a ese momento que baja por las tuberías tiznadas del insomnio y quiere deslizarse fuera de mi cuerpo a gran velocidad. Que no se te ocurra bajar por las tuberías tiznadas del insomnio, que no se te ocurra tampoco alejarte de mí en una noche de tormentas y rayos si definitivamente bajaste por las tuberías tiznadas del insomnio. No recuerdes lo que aún no ha sucedido, no evites los temblores, no vuelques tus manos llenas de mundo lejos de mí, no olvides eso que nunca se olvida, no dejes de reinar en la noche llena de tuberías tiznadas por el insomnio. No dejes de verme con los ojos abiertos, ni con los ojos cerrados, ni con los ojos de mirar de cerca, ni con los ojos de mirar de lejos. No dejes de verme. No estés triste, no silencies, no te proscribas, no apartes tu mano, no te detengas.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.