CORREO

Bibliocaustos

La célebre novela de Ray Bradbury Farenheit 451, da cuenta de modo magistral de un tiempo oprobioso en el cual las autoridades del Estado queman libros y en algunos casos a sus poseedores. Si se quiere esto es el totalitarismo en una expresión superlativa.

Pero en la historia social hubo momentos como estos de la ficción antiutópica de Bradbury muy concretos, nada ficticios.

En Alemania, durante el nazismo se llevó adelante una quema pública de libros en el Bebelplatz en Berlín, el 10 de mayo de 1933. Joyas incomparables de la literatura y el arte universal fueron devoradas por las llamas.

En la Argentina también hubo bibliocaustas, en Córdoba un ignoto coronel procedió a la requisa en librerías, kioscos, bibliotecas públicas y privadas, también en la provincia de Buenos Aires hicieron lo propio, en Santa Fe, atacaron y se apropiaron de la Biblioteca Popular Connstacio C. Vigil y seguramente habrá otros casos que no conocemos.

Recientemente en Rosario un grupo de estudiantes y profesores salvó de la destrucción cientos de volúmenes destinados a la trituradora. Impericia de los funcionarios, resulta dificil de aceptar en una institución educativa pública.

En muchos casos se pretende borrar el pasado, su registro y en otros deliberadamente de eliminar las huellas del pensamiento crítico y creativo, a los pensadores y creativos enviándolos al ostracismo.

Los libros, herramientas de transmisión del saber, el humor, las ideas, expresión de la evolución de la especie humana que a algunos perturba hasta el extremo de motivar los bibliocaustos.

Carlos A. Solero

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.