CORREO

Correo

Castigos y simpatías

La amenaza del gobierno provincial de Santa Fe de descontar a los maestros y profesores la paga por los días de huelga debería generar inquietud en toda la población y principalmente en la clase trabajadora.

Un gobierno que se autoproclama socialista y progresista aplicando métodos propios de conservadores y neoliberales es algo más que una contradicción ideológica. Este accionar gubernativo retrotraería las condiciones laborales de los trabajadores de la educación a los años '90, es decir a plena etapa de desguace y desfinanciamiento de las escuelas públicas.

Ahora bien, no es tan riguroso el gobierno provincial a la hora de exigir a los empresarios agropecuarios e industriales que no continúen envenenando el medio ambiente, fumigando las poblaciones con sustancias letales generadoras de cáncer o contaminando los cursos de agua y las napas freáticas.

Es más, las últimas administraciones territoriales apoyaron con fervor, digno de mejores causas, el lock﷓out patronal del año 2009 que desabasteció durante 90 días a diversos ámbitos de insumos alimentarios, potenciando una escalada inflacionaria que nunca se detuvo. Es más propiciaron a los dirigentes patronales agropecuarios para que devinieran legisladores.

Rigor con los trabajadores de la educación, manga ancha con los empresarios.

Nuestra obligación moral es apoyar solidaria y activamente la lucha de los docentes, lo que está en juego no es sólo el futuro de nuestros hijos, sino nuestra dignidad de personas que aspiramos a ser libres.

Carlos A. Solero

[email protected]

Miembro de APDH Rosario

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.