SOCIEDAD › LA MURGA LA MEMORIOSA CONJUGA ARTE POPULAR Y MILITANCIA EN DERECHOS HUMANOS

Voces creando futuro desde el pasado

Formada al calor del aguante del primer juicio por delitos de lesa humanidad en Rosario, originalmente formada por hijos, nietos y compañeros de desaparecidos, hoy actualiza suss temas y estrena un espectáculo en el Carnaval de Pocho.

 Por Sonia Tessa

La Memoriosa es una murga nacida al calor de los aguantes del primer juicio por delitos de lesa humanidad en Rosario, la causa Guerrieri, en 2009. Desde entonces, participaron allí donde los invitaran: en la sentencia a Luis Abelardo Patti, en los Tribunales de San Martín; en el homenaje a las víctimas de la masacre de Palomitas, en Salta, el 6 de julio de 2011; en los carnavales de Pocho Lepratti, todos los años. Justamente, en esa fiesta del barrio Ludueña, este año estrenarán un espectáculo que actualiza la memoria a los derechos conculcados ahora mismo: la tan meneada "inseguridad", los medios de comunicación, el poder económico. "La justicia del pueblo no anda por acá/ Las leyes y abogados no son imparcial/ Perseguir a los pibes, ya que hay que reclutar/ Mano de obra barata porque hay que recaudar/ Soldado de los narcos, la fuerza policial/ Agrandando el negocio de la inseguridad", dice una de las letras del nuevo espectáculo, con la música del "Rap de las armas". Así de claro y --subraya Olga Moyano Clúa, una de las integrantes históricas de la murga-- fue escrito antes de que estallara el caso Tognoli.

La Memoriosa, como toda murga, recoge en clave artística el discurso de protesta social y política. "Hacemos una crítica de lo que muestra la tele, una sátira de la clase media, y también de la policía, y eso que escribimos la letra antes de lo de Tognoli", afirma Moyano Clúa, una de las doce integrantes que tiene esta murga transgeneracional, ya que confluyen personas de entre 8 y 55 años y llegó a haber algunas integrantes de más de 70. Olga es sobreviviente del centro clandestino de detención Fábrica de Armas Domingo Matheu. Fue testigo y querellante de la causa Guerrieri, es enfermera, y es una de las infaltables en ensayos y presentaciones.

Una sátira de la televisión, críticas a los caceroleros, a los militantes virtuales, son los condimentos del nuevo espectáculo de La Memoriosa. "Hubo un cambio musical, un avance en lo que estamos haciendo. El director de Los vecinos re contentos y Modestia aparte, Chelo, nos ayudó", cuenta Rosalyn Ruiz, otra de las activas integrantes de este grupo que ahora, tras transitar diversas geografías con sus presentaciones, decidió también hacer talleres de murga.

"Consideramos que la murga tiene como objetivo traer reclamos sociales. Y si bien La Memoriosa tiene como base los derechos humanos, no nos quedamos en un concepto restringido", dice Ruiz. Por eso, esta vez, avanzan sobre temas que hacen a los derechos. "Antes generábamos canciones en función del lugar al que nos invitaban, si íbamos al cierre de la causa Patti, o a una actividad de Madres en Lucha, adaptábamos canciones conocidas con letras para cada tema. Ahora, estamos buscando una visión más general, y a la vez más propia", relata Rosalyn, estudiante de Historia, y activa participante también del Espacio Juicio y Castigo de Rosario.

El nacimiento "formal" de la murga fue el 10 de diciembre de 2009. "Ahí nos empezamos a juntar al lado de los silos Davis", apunta Ruiz. Ahora, ensayan dos veces por semana, los martes y jueves, a las 13.30, en Sitratel (Sindicato de Trabajadores Telefónicos), de Dorrego 733. Allí se reúnen gracias a los buenos oficios de Alfredo Di Pato, esposo de Olga, a veces maestro de ceremonias de la murga y siempre entusiasta colaborador.

La murga también empezó a realizar talleres en distintos espacios. "Nos invitaban a muchas actividades y no siempre nos daba el cuero para estar en todas, entonces, surgió la idea de hacer el taller. En cada lugar veíamos que los chicos, sobre todo, se enganchaban más en el momento de pintarse las caras. Así, podemos ir dos o tres de nosotros y generar opciones más participativas que una presentación", apuntó Elena Bustillo.

La murga es, para Juan Almada, "una forma alternativa de decir cosas que uno siente y hacen falta en la sociedad. Soy militante barrial, trabajo con Amparo Palombo (otra histórica de la murga), que me insistió para que viniera. Y me quedé por la buena onda, la camaradería". Otra de las jóvenes integrantes, Micaela Salas, cuenta: "A mí lo que más me gusta es decir todas esas cosas que pensamos desde el punto de vista artístico, bailando y cantando".

Estar en la murga es otra forma de militancia y para Rosalyn fue "una síntesis" entre sus actividades artísticas y las políticas. "Son muchas las razones para estar acá. Esta es la posibilidad de darle una vuelta de tuerca a situaciones muy dolorosas", dice Elena Bustillo, hija de Ramiro Sergio Bustillo, desaparecido el 19 de octubre de 1977 en Córdoba, y por eso, querellante de la causa La Perla. Justamente, allí estará La Memoriosa, cuando comience el juicio oral y público.

La murga congrega a "varias generaciones atravesadas por el dolor de la dictadura, y es también una manera de exorcisarlo", sintetiza Elena. En su origen, eran hijos, nietos y compañeros de desaparecidos. Hubo tres generaciones que pudieron encontrarse con la música y el baile. María Eugenia Di Pato, militante de la UES y una de las hijas de Olga Moyano, señala que a ella, además de permitirle recorrer la ironía, la murga significa "una militancia. No me imaginaba compartir este espacio con mi madre".

Por su parte, Griselda Cardozo --que tiene militancia gremial-- cree que "el fenómeno de la murga está muy arraigado como forma de expresión popular, y además implica estar en la calle valorando la alegría. El carnaval es una fiesta intergeneracional, que además implica estar ganando el espacio público con una manifestación artística".

Todos los integrantes de La Memoriosa se sienten parte de un proyecto que incluye la política como una forma de transformar la realidad, y también el arte como expresión de vida. "Basta de asesinatos/ Y de impunidad/ La vida de los pibes/ Queremos resguardar", dice la despedida del espectáculo que está listo para ser estrenado. "Ninguno nace chorro/ Ni quiere asesinar/ Este sistema nutre/ Al hambre criminal", continúa la letra de la canción que despide a la murga. "Los medios te alarman/ Generan caos social/ Buscando distraerte/ Te quieren aquietar// Esta murga se marcha/ Y promete regresar/ A seguir recordando/ Las cosas que están mal".

Con esta letra, cantada sobre una melodía de Candombe, los Memoriosos se irán --para volver-- en su nuevo espectáculo. Amparo Palombo, Olga Moyano, Micaela Salas, Violeta Corts, Griselda Cardozo, María Eugenia Di Pato, Ivan Sai, Rosalyn Ruiz, Juan Almada, Elena Bustillo, Catriel Lescano, Erica Elma, Maite Puchetta, Sofía De Vincenzo, Franco Moneti, Marta Díaz, Alejandra Cavazzini y Renata Capeletti dejarán otra vez su compromiso en las calles, con sus trajes carnavalescos, las caras pintadas y las voces bien fuertes. Para comunicarse con La Memoriosa se puede escribir a [email protected]; llamar al 0341 156 726087 o entrar en Facebook al perfil Murga La Memoriosa.

Compartir: 

Twitter
 

La Memoriosa concurre adonde la llamen a denunciar la injusticia y celebrar las condenas a genocidas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.