SOCIEDAD › EL PADRE MONTALDO SE DIFERENCIA DE IGNACIO

"No debemos quedarnos solo adorando la cruz"

Desde 1968 trabaja sin descanso por los pobres de barrio Ludueña. Hoy recibirá el premio municipal Pocho Lepratti, aunque aclara que no quiere "convertirse en una estatua" solo objeto de homenajes. Prefiere la lucha y la vida, reflejadas en la consigna "Pocho Vive".

 Por José Maggi

"Acepto este premio con alegría pero también con miedo. Miedo a que convirtamos a nuestros mártires, como Pocho, en estatuas, y miedo a que nos quedemos en los símbolos. Como la Cruz del Padre Ignacio. No debemos quedarnos solamente adorando la cruz sino haciendo que Cristo viva en nosotros". La frase pertenece al padre Edgardo Montaldo, quien hoy recibirá el premio municipal Pocho Lepratti por su tarea en favor de los que menos tienen. El cura de barrio Ludueña tuvo un apartado crítico para con el sacerdote de barrio Rucci que el último viernes inauguró una cruz de mas de doce metros acompañado por el intendente y el gobernador y caminó junto al candidato Hermes Binner en la misma jornada. "Se lo dije a él por eso lo repito con su don oficiado en publico se corre el riesgo de alienar a la gente, de provocar una psicosis tal que dejen a su médicos: es delicado". En el marco de la conmemoración por el Día Internacional de los Derechos Humanos, el padre Edgardo Montaldo será distinguido por la Municipalidad de Rosario con el Premio en Derechos Humanos Claudio Pocho Lepratti Edición 2006 por el trabajo sostenido y comprometido que viene desarrollando desde hace años en el barrio Ludueña. El acto se realizará hoy en la Secretaría de Cultura y Educación (avenida del Valle y Callao). El premio consiste en una asignación presupuestaria para ejecutar durante el primer semestre del año 2007 y un diploma de honor, otorgados por la Oficina de Derechos Humanos municipal.

La decisión del jurado para la entrega de este premio fue unánime por considerar que "el trabajo sostenido y comprometido que el padre Montaldo viene desarrollando desde hace años en el corazón del Barrio Ludueña merece ser destacado y reconocido públicamente, que su esfuerzo, su dedicación, su alto sentido humanista lo han transformado en un verdadero referente para amplísimos sectores sociales, que su opción por los más pobres, los más humildes, los más vulnerables enaltece su figura en un contexto social caracterizado tantas veces por el egoísmo". También ha reconocido el jurado que "el padre Edgardo Montaldo supo ser aquel que abrió sus brazos para que Claudio Pocho Lepratti pudiera desarrollar su compromiso con los más desposeídos al tiempo que supo ser su guía y refugio en tiempos de incertidumbre".

-Qué significa para usted este premio?

-Lo acepto con mucha alegría mezclada con miedo, porque es bárbaro ver como se multiplican los gestos que expresan homenaje, memoria y justicia para los que con su martirio se transformaron en los signos heroicos y convocantes. Y así tanto se lo nombra Pocho porque terminó de una forma trágica, sensacionalista y sobre todo los medios acuden cuando hay algo sensacionalista, pero lo que expresan estos gestos de homenaje es a una infinidad de Pochos que en este momento y siempre, pero sobre todo cuando recrudece más la falta de derechos para las personitas en crecimiento en desarrollo, que es lo más bravo, nos quejamos muchos con razón de lo que ha pasado durante el Proceso y tantas cosas, la violencia de hoy día pero parece que queda un poco oculto la agonía cruel tremenda que sufren los nacidos. Y quiero hacer una referencia porque parece que las instituciones religiosas y no religiosas luchan mucho por defender la vida de los no nacidos. Y yo me siento incluido en ellos, pero parecería que una vez que nacieron no nos interesa, porque todos los días vemos abortos de nacidos. Entonces este hecho no es a Edgardo que lo felicitan y lo aplauden sino que es porque estoy inserto en una realidad donde se ve a diario esto.

-¿Los comienzos fueron tan duros como este presente?

-Estoy acá desde 1968 cuando se comenzó un largo caminar buscando un estilo al que queremos y quisimos apuntar, para que nuestros chicos no renuncien a sus sueños, aunque la fábrica de victimarios peligrosos se perfeccione día a día. Lo estamos viendo en estos días, porque barrio Ludueña se ha levantado en pie porque no hay seguridad, y sobre todo se marca en los sectores pobres, de aquellos que viven en las villas y mas porque en Ludueña esta calle Camilo Aldao interrumpida, esta Humberto Primo interrumpida, entonces claro, las fuerzas de seguridad se encuentran con un obstáculo para defender la seguridad integral del barrio. Sin embargo gran parte de la villa se ha loteado y se han hecho pavimentos sobre todo entre Vélez Sarsfield y Gorriti, las viviendas dejaron los pasillos y sin embargo en un operativo policial reciente que se hizo en el barrio, hemos visto aun donde están las calles abiertas ningún móvil se paró delante de esas casas o de esos lugares, esas fabricas de victimarios donde nuestros pibes a los cinco o seis años comienza a ser atrapados y comienzan esa agonía a través de la droga, a través de la enseñanza de la delincuencia porque todo es una escuela y un negocio. Con esto quiero explicar porque acepté este premio, como un compromiso, porque creo que tenemos que pegar el grito muy fuerte, para dos cosas: para que no se estatuicen a nuestros mártires. Lo digo porque en este premio interviene la Municipalidad, ya se ha bendecido la Plaza Pocho Lepratti y tantas cosas, por eso advierto que corremos el peligro de estatuizar a nuestros mártires: una placa acá, otra allá, un título acá otro allá, es decir los estamos estatuizando. En cambio esa otra expresión que está en todas partes, en los escritos, en las paredes, en las canciones en los periódicos, que dicen Pocho Vive, es real.

-Más aun cuando la niñez sigue siendo el sector más desprotegido, dentro de la desprotección misma que viven los barrios marginales.

-En diciembre se cumplen dos años de la convocatoria del Area Niñez de la Municipalidad, donde fue extraordinaria la presencia de proyectos barriales abocados a la promoción de redes intersectoriales locales, como los llama la nueva Ley de Protección Integral de los Derechos de las niñas, niños y adolescentes, que en el articulo cuarto marca la promoción de estas redes locales. Ahora en mi barrio no reunimos desde enero de 2005 hasta abril inclusive, con el intendente Lisfchitz presente, junto a jueces de menores, jueces de familia, instituciones que tienen que ver con el menor con el objetivo es salir al frente de estos chicos en riesgo, que estan en al calle y que son de la calle. Por eso no tenemos que estatuizar a nuestros mártires, y tenemos que lograr que se aplique la nueva ley, porque todos estos proyectos barriales tiene que caminar a dedo ya que falta presupuesto. O sea urge una política de Estado que ataque las causas a partir de un diagnóstico sin mentiras, y un apoyo a los jugados por la causa de tantos chicos en riesgo. Porque son muchos los jugados, los que se exponen día a día en estos proyectos que tratan de rescatar a los pibes. Repito la pelea es para llegar a un presupuesto que legalice a todos estos proyectos que son no formales. Por eso digo que van a dedo, porque a veces logras un subsidio, un apoyo de una institución.

-¿En qué consisten esos proyectos?

-Algunos de esos proyectos son el programa Desde el Pie, que trabaja por al no violencia, también el Hogar diurno, que reúne a los chicos y trabaja con la familia, También tenemos la Orquesta infantil de cuerdas Vibrato, que son solo algunos recursos que tenemos para los chicos que están excluidos y expulsados de todo lo que hace a la vida humana. Por eso digo en la nueva ley esta todo explicado y fijado, pero hay que hacerla cumplir. Para no depender solo de la buena voluntad como la que nos expresaron unos Gringos, argentinos en verdad que viven en Italia, y que conocieron nuestro trabajo y que cuando volvieron a ese país organizaron un festival de tango donde vendieron empanadas y choripanes que tradujeron en dólares que nos enviaron. O sea la providencia nos ayuda, pero la respuesta debe ser oficial.

-¿Considera insuficiente el apoyo oficial?

-No es que insuficiente, sino que no está.

-Pero hay apoyo oficial para algunos proyectos como la Cruz del padre Ignacio.

-Hay apoyos que si bien no estan mal hay que mirarlos con cuidado. Lo grave es que nos quedamos en los gestos, en los signos ya sea celebrando a Jesucristo a través de ese signo de la cruz , pero nos hacemos bastante a un lado cuando tenemos que hacer que ese Cristo viva. Tanto como que Pocho viva, nos quedamos en los signos y los usamos como slogan, y nos olvidamos de jugarnos por un trabajo real. Entonces no se qué alcance tendrá esa cruz puesta allá por un padre Ignacio, que tiene un don por el cual transmite mucha paz y mucha alegría, pero también, y esto se lo he dicho a muchos y también a él, que sería lindo que su don lo administrara en privado porque sino pasa esto; al hacerlo público podemos crear una psicosis pro la cual alineamos a la gente. En cambio si la actitud de Ignacio estuviera unida a un compromiso serio de profesionales de gobierno, etcétera, sería otra cosa. Porque todos los enfermos acuden a él para lograr una tranquilidad, pero deben ir al médico, porque Dios nos ha dado la inteligencia para que la administremos frente a dolores y cruces. Aclaro no estoy en contra de la cruz, no estoy en contra de esos signos, pero estoy en contra de que nos quedemos en los símbolos.

-¿De que otros símbolos?

-Lo digo en un sentido amplio, porque por ejemplo parece que el problema de la seguridad en Ludueña se solucionaba abriendo calles, y con operativos policiales. Y así se hizo, pero curiosamente el otro día me pararon en un operativo para pedirme toda la documentación del auto. Y el operativo se hacia frente a la casa del mafioso más grande de barrio Ludueña al que no molestaba, y la policía sabe que hay detrás de esas paredes y no pasó nada. Por eso digo necesitamos homenajes, pero deben ser sacramentos, es decir un signo de algo que cuando lo recibimos produce lo que significa.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.