OPINIóN indice
|

SIETE DIAS EN LA CIUDAD

A la espera de tiempos mejores

› Por Leo Ricciardino

El intendente Lifschitz tiene su gestión encorsetada por la falta de recursos y la necesidad de cubrir los posibles "baches" que se produzcan en los servicios esenciales. Encima no puede echarle la culpa al gobierno provincial que es de su partido y además Rosario ha dejado de concitar interés político nacional ya que éste se ha trasladado a la administración que encabeza Hermes Binner. Nada fácil.

 

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.