OPINIóN › SIETE DIAS EN LA CIUDAD

Una pelea que se fue agrandando

Al principio nadie parecía preocupado por la disputa de la presidencia del Concejo Municipal de Rosario, pero el clima político previo al 10 de diciembre se fue recalentando y ahora la pelea ya incluye al presidente del PJ provincial y a un diputado nacional. La oposición prepara varios candidatos para alcanzar el acuerdo capaz de destronar a Zamarini.

 Por Leo Ricciardino

La puja por la presidencia del Concejo Municipal de Rosario se recalentó esta semana, después de que la oposición ratificara que no abandonará la posibilidad de sentar a uno de los suyos en el sillón que hoy ocupa el concejal socialista Miguel Zamarini. Aún antes de que el presidente del PJ provincial Ricardo Spinozzi -de escasa influencia en esta ciudad desafiara este fin de semana al intendente Miguel Lifschitz sobre la posibilidad de un presidente peronista del cuerpo; la concejala María Eugenia Bielsa ya había estado trabajando decididamente en esa dirección. Y además, tiene un candidato en mente: Su compañero de bancada Fernando Rosúa, tal como lo adelantó ayer Rosario/12. Pero primero habrá reuniones de todo tipo entre las fuerzas de la oposición para asegurarse los votos necesarios para dar la pelea.

Al parecer, la llave para definir la situación está en manos de un concejal que aún no asumió: el socialista auténtico Alberto Cortés, a quien oficialistas y opositores lo cuentan de su lado. Y es que un solo voto puede inclinar la balanza. Es por eso que muchos ediles de la oposición pensaron ofrecerle la candidatura a presidente del cuerpo a él mismo, lo que lo obligaría a jugar en determinado sector. Otro de los candidatos -además de los mencionados son la radical Daniela León, cuya convivencia con Jorge Boasso duró menos que los festejos por los sufragios cosechados el 27 de setiembre; y el concejal del Partido del Progreso Social Alfredo Curi. El propio Boasso no está interesado en ese lugar ya que sabe que su despliegue político pasa por la arena, en la discusión caliente en el recinto, más lejos del protocolo del sillón mayor del Palacio Vasallo.

La batalla por la presidencia del Concejo parecía un pleito que no interesaba a nadie. Ni siquiera Zamarini se sentía "amenazado" cuando se le sugería la posibilidad de que su mandato no se extendiera más allá del 10 de diciembre. Es más, allegados al presidente del cuerpo no estaban seguros de que permanecer en ese cargo fuera el camino más adecuado para quien ya no oculta sus intenciones de aspirar a una candidatura a intendente por su partido en 2011.

Por su lado, otro concejal experimentado y que ya ocupó el sillón principal de la Legislatura local se había mostrado más interesado en posicionar su partido en comisiones clave que en la propia titularidad del cuerpo colegiado. En efecto, Arturo Gandolla -otro virtual candidato al cargo en cuestión no estaba demasiado convencido de que la disputa con el socialismo tuviera que darse en ese terreno, pero ahora aguardará por la estrategia opositora si es que ésta prospera en la búsqueda de los acuerdos que puedan lograr no sólo los bloques del PJ, sino también los de la UCR y el PPS.

Desde afuera, el titular del PJ provincial salió a meter presión con sus declaraciones que vislumbran que detrás de la pelea por la presidencia del Concejo rosarino se esconde el principio de la disputa hacia la intendencia dentro de dos años. Por eso Spinozzi aseguró ayer que "un peronista tiene el legítimo derecho a ser presidente del Concejo de Rosario", porque en las elecciones municipales de setiembre "el 70 por ciento del electorado demostró que no avala la gestión socialista que encabeza Miguel Lifschitz". Es más, estos dichos lograron involucrar en la pelea -que como se dijo al principio parecía carecer de interés a un diputado nacional del partido de Margarita Stolbizer (GEN): Fabián Peralta le respondió a Spinozzi pidiéndole coherencia porque "si aplican la misma lógica para decir por qué un peronista tiene que ser presidente del Concejo de Rosario, en la Cámara de Diputados de la Nación debería dejar de ser presidente Eduardo Fellner después del 10 de diciembre. Y yo no creo que el peronismo quiera eso", ironizó Peralta.

Como sea, este mes será intenso en materia de acuerdos y reacomodamientos políticos en el Concejo Municipal. Después de un año signado por el alteradísimo cronograma electoral nacional y provincial, ya se perfila un 2010 intenso, casi una larga previa para lo que estará en disputa al año siguiente: Un sillón mucho más importante.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.