OPINIóN › SIETE DIAS EN LA CIUDAD

Novedades políticas en la semana patria

Esta semana el intendente Lifschitz confirmó que no habrá internas en el PS para definir candidaturas y que la aspiración máxima es verlo al gobernador como protagonista del armado nacional para las presidenciales. Las insinuaciones de Alfonsín y Sanz y las posibilidades reales dentro del Acuerdo Cívico.

 Por Leo Ricciardino

El intendente Miguel Lifschitz dejó esta semana dos definiciones políticas de importancia. Por un lado aseguró que no habrá internas en el Partido Socialista, es decir que todas las candidaturas surgirán por consenso, incluida la suya. Hay una larga historia de consensos internos en el PS pero es importante que alguien directamente involucrado en las disputas lo ratifique. Sobre todo teniendo en cuenta que han aparecido -en ningún caso de manera formal varios candidatos que pueden sumarse a la puja por la sucesión de Hermes Binner en la Casa Gris. Al propio Lifschitz se suman desde el socialismo el senador Rubén Giustiniani y el ministro de Gobierno Antonio Bonfatti, para no hablar de las aspiraciones del radicalismo dentro del espacio del Frente Progresista. Basta mencionar al intendente santafesino Mario Barletta para señalar al más renombrado.

La otra definición política revela un deseo personal y partidario más que nada en el sentido de las posibilidades que otorgaría a las chances electorales del socialismo en Santa Fe. "Queremos que Binner juegue un rol importante a nivel nacional", dijo Lifschitz. Y lo dijo antes de que Ricardo Alfonsín mencionara al gobernador santafesino en alguna fórmula del Acuerdo Cívico y de que el senador Ernesto Sanz (con las acciones en baja tras su despectivo trato a los beneficiarios de asignaciones universales por hijo) lo colocara al socialista también en los planos del armado del radicalismo aunque sin especificar lugares.

Todos, Alfonsín y Sanz por los menos, saben que Binner no tiene demasiadas posibilidades dentro de una posible fórmula del Acuerdo Cívico que integrarla con el propio Alfonsín. El socialista no tiene ni intenciones ni estómago para compartir binomio con Julio Cobos o con Lilita Carrió por más fuerza que haga Giustiniani para acercarlo a la diputada de la CC.

Además, como le dijo a este cronista un dirigente de primera línea del PS: "Nosotros no podemos intentar la candidatura testimonial de Hermes a presidente como sí lo puede hacer, por ejemplo, Pino Solanas. Sin desmerecer a nadie, para el socialismo la única chance es en alianza con el radicalismo y no con todo el partido. Así que habrá que esperar definiciones desde ese lado". Más que claro el panorama por ahora.

Volviendo a la provincia, en los días que vienen el oficialismo tendrá que hacer frente a la ofensiva que lanzará el peronismo unido en Santa Fe para sacar por ley la autonomía para los municipios. Ahí el socialismo quedó atrapado en el mensaje que remitió el gobernador a la Legislatura y su objetivo de que el tema sea incluido en un debate más amplio que incluya la reforma de la Constitución Provincial, que es el nuevo argumento político que tendrá como eje el gobierno de cara a las campañas de 2011. El reutemismo junto al obeidismo y a los representantes del Frente para la Victoria, no tienen mayoría propia para imponer su voluntad, pero la idea es exponer públicamente a los legisladores del socialismo que además ya han presentado un proyecto propio sobre el tema cuando no pensaban en atar la autonomía sólo a la reforma constitucional.

El PJ prepara la ofensiva para el 28 de este mes cuando ponga en marcha unas jornadas sobre la autonomía municipal en la que participarán expertos sobre el tema y dirigentes de todos los sectores del peronismo santafesino, en Rosario en el local gremial de ATSA. Después, la idea es iniciar la ronda de consultas con todos los partidos y en ese marco le será muy difícil al PS decir públicamente que votaría en contra de una ley que otorgue autonomía a los municipios cuando esta ha sido una bandera histórica del partido proclamada desde Rosario.

Por su parte, Lifschitz en la ciudad disfruta de un nuevo impulso en obras públicas, sobre todo en la posibilidad de poder anunciar de manera más concreta el ambicioso plan de cloacas para los barrios que hoy no tienen este servicio fundamental en Rosario. Una obra estructural de gran impacto y muy cara que deberá ser costeada por la provincia posiblemente con créditos internacionales.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.