OPINIóN

Las vueltas de YPF

 Por Manuel Quaranta

Escribo expropiación en la página oficial de la Real Academia Española y obtengo la siguiente definición: privar a una persona de la titularidad de un bien o de un derecho, dándole a cambio una indemnización. Se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes. Entonces tipeo indemnizar: resarcir de un daño o perjuicio.

Comienzo un taller de escritura, por estos días, con Daniel García Helder, escritor y poeta rosarino por lo que creí más que conveniente leer un libro de su producción, La vivienda del trabajador publicado por la editorial municipal. En este trayecto -desde el exterior hacia el interior de una ciudad sitiada por un progreso que retrasa y margina- me topé con el siguiente comentario: "Vengan brazos y dineros, empléense como quieran y puedan, y haga cada cual con sus ganancias lo que le plazca, incluso enviarlas al exterior". Las palabras son del historiador liberal Juan Alvarez burlándose, según Helder, del Alberdi de las Bases en su obra Historia de Rosario de 1943 pero bien podrían utilizarse hoy con el objetivo de describir los espurios procedimientos de Repsol de los últimos años.

Avanzando en el camino, el poeta rosarino cita otro libro, Estudio sobre las guerras civiles argentinas del mismo autor, Alvarez, que tuvo a cargo la misión de frenar el ascenso de Perón al poder y que luego de su llegada fue marginado, en el que puede leerse: "Dejar libradas en absoluto a la oferta y la demanda las condiciones del reparto, significa renunciar a toda idea de equidad", intuición que parece plasmarse en la nueva condición de YPF en tanto será declarada de utilidad pública, el progreso siente aquí un obstáculo infranqueable para continuar marginando: lo público para él es un puñal vengativo.

Por lo que se ve, y siempre según la RAE, padre y madre de las palabras, pero cada vez menos dueños del sentido, puesto que ahora, el sentido, lo podemos imponer nosotros; el Estado argentino conducido por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha expropiado YPF a Repsol, ha privado a alguien de la titularidad de un bien; sin embargo, un inconveniente surge ante el término indemnización, ya que nada aclara la definición si es el supuesto perjudicado el que merece, por sus maniobras delictivas, ser expropiado; ante el inconveniente, surge la necesidad de una interpretación: el gobierno nacional no tiene ninguna obligación de indemnizar a quienes fueron desplazados de YPF puesto que son ellos los que han, en primera instancia, dañado y perjudicado al país, por lo que con eso "demasiado", si así lo reclaman, se pueden dar por indemnizados.

Licenciado en Filosofía y docente de la Facultad de Psicología de la UNR.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.