OPINIóN › PANORAMA POLITICO

Nadie despega en Santa Fe

 Por Pablo Feldman

Sin novedades en torno del paradero de Julio López, y después de otra semana de versiones cruzadas, marchas y contramarchas, amenazas reiteradas, y sin una razón de peso que lo explique, la tensión ha ido cediendo. Esto no quiere decir que se arribe a un "final feliz", ni mucho menos, pero sí permite describir una Argentina en la que el peso de la opinión publica -y de los medios de comunicación- aparecen con una gravitacion decisiva. "Los medios aflojaron, no se si por indicación o pedido del gobierno, pero la cosa se va desinflando", dijo a este cronista un dirigente de primera línea del peronismo, que paralelamente minimizó el entredicho con la Iglesia: "El tema está terminado, vamos a ver qué pasa en Misiones, pero la cosa se hizo más grande de lo que merecía", sostuvo en relación al cruce con Jorge Bergoglio, a través de su vocero Marco en una escalada de declaraciones y con el ex obispo Piña al frente de la oposición en la Mesopotamia.

Más alla de esto, el Presidente ha vuelto a prestarle atención al panorama electoral en las diferentes provincias y en especial en las que las chances del oficialismo se ven debilitadas. "Tenemos problemas en los centros urbanos, y se trata de encontar los candidatos porque el Presidente mide bien", sostiene la fuente que coloca en el primer lugar -en el ranking de dificultades- a la provincia de Santa Fe, a la que siguen Capital Federal, y ciudades como Mendoza, Posadas, San Luis, entre otras.

"En Santa Fe nadie se mueve, las encuestas son casi siempre iguales, se esta midiendo semanalmente y no despega ninguno de los candidatos", confiesa un hombre cercano al Presidente, que reconoce que "a Omar Perotti se lo incluyó el mes pasado y lo poco que mide se lo restó a los otros dos". En efecto, el intendente rafaelino aparece tercero todavía, pero no demasiado lejos. No tanto por mérito propio, sino porque ni Agustín Rossi ni Rafael Bielsa alcanzan los 15 puntos.

Esta situación, de "parejos y con poco" -como la definió el funcionario- obligará a un replanteo de estrategia en la Casa Rosada, que cuando todo esto se puso en marcha, creyó que algún candidato podría generar el consenso necesario que evitara las primarias. Pasados casi tres meses -lapso más que generoso para instalar un candidato provincial-

tanto Bielsa como Rossi continúan en la dulce espera.

El ex canciller recuerda tal condición a través de unos afiches -que solo se pegaron en Rosario- y el Chivo debió suspender "por lluvia" el acto de la semana pasada. Recordemos que se hace mañana, en el lugar original, que para más datos es techado. Perotti esta más atrás todavía, eso entre quienes lo conocen, porque el principal escollo del ex ministro de Obeid es que prácticamente es un extraño en Rosario y otras importantes ciudades del sur provincial. No obstante, en su entorno son optimistas, apenas lleva un mes de carrera, sin publicidad y sin "la chapa" del ex ministro de Relaciones Exteriores ni la del jefe del bloque de Diputados nacionales.

Perotti podría decir "estamos mal pero vamos bien", bromeaba el dirigente nacional, y su humorada refería a que se prevé para los próximos días un "perottazo" publicitario a lo largo y ancho de la provincia. Después de eso, se mide, y de acuerdo a lo que marquen los números se revisará la estrategia.

"Es probable que repunte, que agregue adhesiones a los que al ser consultados se inclinan por Rossi o Bielsa, pero igualmente no se espera un aluvión", sostiene la fuente que pronostica un "posible cambio de parecer en torno a las primarias". Eso quiere decir que con candidatos que no llegan ni con cariño a los 20 puntos, nadie se va a hacer cargo de la paternidad de la nominación.

"Cuando Kirchner se defina, hacia allí van todos", afirma en un alarde de lógica incontrastable; lo que sucede es que K no se moverá hasata tener un mínimo de perspectiva. Para eso es probable que vuelva a reunirse con Carlos Reutemann, que después del viaje a New York está más escondido que antes; y sino que lo digan sus colaboradores en el Senado que fueron bombardedados durante toda la semana despues de las declaraciones del ex juez Carlos Faticlelli, quie apenas dejó la carcel y en conferencia de prensa le apuntó los caniones al Lole, al que acusó de "armar una causa, para que no se repita un caso María Soledad". En su catilinaria, Fraticelli incluyó a "jueces y policías corruptos e incapaces", enumeró los ascensos que recibieron y destacó al presidente de la Corte, Rafael Gutiérrez, y al jefe de la Unidad Regional, "que luego llego a jefe de la provincia", Ricardo Milicic. El "pariente del Gobernador" -como lo llamó el acusado y condenado en primera instancia- salió a responder, los demás prefirieron el silencio, y en el caso del Lole profundizó su ostracismo.

No obstante el "clima" de los últimos tiempos, agitado más desde que el hombre acusado de matar a su propia hija fue recibido con vitores en su pueblo, Carlos Reutemann sigue conservado un elevado nivel de popularidad, sobre todo en el interior de la provincia. No así en Rosario y la capital provincial, donde está muy lejos de los niveles que alguna vez alcanzó y que hoy disfruta el socialista Hermes Binner.

Pero aun así, la palabra de Reutemann puede ser decisiva en la interna provincial. Y el Lole no se va a pronunciar públicamente, menos aun sin no lo hace Kirchner. Lo que bien puede pasar es que entre ellos lo converse, se pongan de acuerdo y "por abajo" se conozca la opinión. Pero no para dejar "puesto" al candidato defintivamente, sino para testearlo en una interna abierta, como marca la ley en Santa Fe. Esta es la novedad de las últimas horas, lo que parecía descartado, al menos dificultoso, ahora es contemplado como una alternativa para solucionar un dilema que el Presidente no querría dejar para el año que viene.

En el anterior escenario -sin internas- el que se mostraba más cómodo era Rafael Bielsa que seguramente habrá pensado que con el "back-ground" le alcanzaría. Rossi, en cambio, se manifestó de entrada por la consulta con las bases, su discurso giraba en torno a la "legitimación". En el caso de Perotti, cualquiera de las dos posibildades le iban bien, sobre todo porque su aparición es consecuencia de la falta de liderazgo natural y su apuesta es a construirlo para el futuro, que no se agota en el 2007, auqnue eso no parece aplicarse al menos a Rafael Bielsa, que no se mudó a la provinicia, ni lo hará sino resulta electo Gobernador en la próxima primavera.

Pero no todas han sido malas noticias para el Frente para la Victoria. Sin ir más lejos, en las últimas horas un puñado de dirigentes radicales ha nominado a Carlos Fascendini como candidato a vicegobernador para acompañar a Hermes Binner. Con menos participación que los torneos de truco de Clarín, unas cuantas parejas pusieron al ganador. Con buenas chances: para el truco sobre todo. En tanto, Hermes Binner prefirió quedarse en su casa, siguiendo las noticias, y después del extraordinario anuncio radical tomó nota de que continuaban las amenazas a los fiscales que investigan al terrorismo de Estado, entre ellos a la doctora Griselda Tessio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.