UNIVERSIDAD › EL CENTRO TECNOLóGICO DE PLáSTICOS Y ELASTóMEROS DEL POLITéCNICO.

Con el único laboratorio acreditado

Este Centro es objeto de consulta permanente de muchas empresas de la región. El laboratorio puede certificar y garantizar los resultados de los ensayos que allí se hacen con plásticos y cauchos. Es soporte esencial para las carreras de Técnico y Licenciado en Plásticos.

 Por Victoria Schmuck*

El Centro Tecnológico de Plásticos y Elastómeros (CTPE), que funciona en el Instituto Politécnico Superior "General San Martín" de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), cuenta con un laboratorio acreditado bajo normas internacionales por el Organismo Argentino de Acreditación desde septiembre de 2006. Por tal motivo, el Centro es objeto de consulta permanente de muchas empresas de la región. "Cuando arrancamos con el polo tecnológico, uno de los desafíos que se plantearon era tener el laboratorio acreditado para poder garantizar los resultados de los ensayos. Garantizarlos desde el punto de vista de la documentación, lo administrativo, de que nada se pierda ni se altere en los registros. Y además, en la experticia de la gente que hace los ensayos, donde está involucrado tanto el proceso como el personal", señaló el director Sergio Cuello.

Se trata del único laboratorio acreditado de la UNR y es uno de los ocho que han sido acreditados en el sistema universitario nacional. Desde sus inicios fue pensado como herramienta fundamental para las prácticas de las carreras de Técnico y Licenciado en Plásticos y Elastómeros, y para brindar servicios de asesoramiento a empresas y profesionales, tareas que se transformaron en el sostén de sus instalaciones.

Según Cuello, los orígenes del Centro Tecnológico se remontan al año 1993, cuando se crea la carrera de Técnica en el Politécnico, con el objetivo de formar técnicos universitarios para desempeñarse en las industrias que trabajan con plásticos y elastómeros (caucho) en el área de influencia de Rosario.

Unica oferta académica del país en este rubro, contó desde sus inicios con el apoyo de cámaras empresarias de la región y se incorporó en un proyecto de cooperación con el gobierno de Alemania. "En el 94 llegan los aportes alemanes, analizan la industria y comienzan los talleres con una dinámica en la que participaron distintos actores de la UNR, organizaciones no gubernamentales, y las cámaras de plásticos y en base a los requerimientos del medio se definieron las áreas a trabajar en al carrera terciaria", relató Cuello.

En ese entonces, el aporte de la Agencia de Cooperación Alemana (GTZ) contribuyó con equipamiento de última generación, capacitación de docentes en áreas específicas de la tecnología de los plásticos y los cauchos, y en el asesoramiento de especialistas extranjeros en diversas áreas académicas y tecnológicas.

En el marco del mismo proyecto se crea en 1995 el CTPE en el Instituto Politécnico para atender las incipientes demandas de vinculación tecnológica de empresas de la ciudad y la región. "Este centro de servicios se constituye en poco tiempo en el referente tecnológico para innumerables empresas no sólo de la región sino de otras provincias del país, e incluso del extranjero, que recurren a nosotros para resolver sus problemas tecnológicos", explicó el director del Centro.

Cuello contó que entre sus prestaciones cuentan con 300 ensayos en laboratorio propio, más de 250 trabajos de asesoramiento tecnológico y de desarrollo en tecnología de polímeros, así como innumerables cursos de perfeccionamiento dictados "in company" y en el Instituto.

Además, como resultado de dichas actividades se capacitaron más de 1100 personas de empresas transformadoras de plásticos y cauchos de varias localidades del país. Cuello destacó la importancia de la relación con otros lugares del mundo: "Mantenemos permanentemente contacto con universidades y centros tecnológicos de países como Chile, Brasil, Paraguay, España, Francia, Alemania y Gran Bretaña, lo que contribuye a la actualización de nuestras capacidades".

En 1998 obtuvieron una patente de invención ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial para el desarrollo de un utensilio de uso corriente que combinó novedosamente diseños y procedimientos de fabricación propios. "Sucedió que cuando diseñamos el destapador de tapas corona, no teníamos manera de fabricarlo, no podíamos comprar el molde según nuestro diseño, entonces compramos la capacitación en Alemania, viajamos, y el trabajo práctico fue la fabricación del molde, así entró en ese rubro y pudimos hacerlo y lo importamos", contó el director del Centro. Dicha patente permite exponer ante alumnos e industrias relacionadas las amplias posibilidades de aplicación de las tecnologías que posee el CTPE.

En el 2010, se creó la carrera de Licenciado en Tecnología de Polímeros, que incluye la misma planta docente e incorpora algunos profesionales del exterior. "La carrera se dicta con la modalidad de seminarios y tiene un arancel, que se utiliza para el mantenimiento de los equipos, materiales para las prácticas de los alumnos, ya que es una carrera subvencionada por el Centro Tecnológico", indicó Cuello.

Es importante destacar que es una profesión de rápida inserción laboral. "La mayoría a partir de segundo año consigue trabajo, las empresas del medio se comunican directamente con nosotros y nos solicitan pasantes o alumnos", comentó el director y señaló que es una de las carreras técnicas con más mujeres porque "es un área donde la mujer se inserta con mayor facilidad, los procesos dan mucho para pensar, para optimizar muchas cosas, no hay trabajo de fuerza, hay mucho de control, de laboratorio, de asesoramiento, un perfil donde la mujer se inserta con mayor facilidad".

El CTPE es referente y consulta permanente de firmas como Laboratorio Causer, la empresa rosarina más grande del país a nivel de mezclado de caucho, Proveedora Química de material de ingeniería, Aluchi, Caladio, entre otras empresas. "Actualmente manejamos alrededor de 150 ordenes de trabajo anuales, e incluye cursos de capacitaciones externas que brindamos en tecnologías de procesamiento y ensayos de laboratorio", precisó Cuello.

"Hay muchas cosas que hacemos en el laboratorio todos los días que no las hacen en ningún lado, y las naturalizamos. Y para nosotros fue muy importante la acreditación, la constancia de que hacemos las cosas bien y a futuro tenemos intenciones de seguir creciendo en otras áreas que hoy no abarcamos, como es el desarrollo de herramental", concluyó el director del Laboratorio.

*Integrante de la Dirección de Comunicación de la Ciencia-UNR

Compartir: 

Twitter
 

El laboratorio se convirtió en poco tiempo en un referente para muchas empresas de la región.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.