CIUDAD › LIFSCHITZ SE REUNIó CON PRESIDENTES DE BLOQUES POLíTICOS DEL CONCEJO

Agenda con pases de factura

La reunión celebrada ayer tuvo un caracter reservado. "La relación no es buena porque usted subestima al cuerpo", le enrostró al intendente el justicialista Gandolla. "Hay al menos un cambio de actitud de parte del oficialismo", dijo otro de los participantes.

 Por Guillermo Zysman

Las invitaciones fueron cursadas el jueves pasado. La convocatoria fue para dialogar a "agenda abierta". Fue "secreta" ya que llamativamente el área de Comunicación del municipio no lo anunció y tampoco informó sobre lo conversado durante una hora y media entre el intendente Miguel Lifschitz y los presidentes de los distintos bloques políticos del Concejo. El encuentro no fue tan formal: hubo pases de factura al jefe comunal por "subestimar" al cuerpo y cuestionamientos por atrasos administrativos con trasfondo político. "Parece que al Ejecutivo le molestan nuestras críticas y quiere 'abuenarnos'", dijo a Rosario/12 uno de los ediles opositores. "Hay al menos un cambio de actitud de parte del oficialismo, parece que la tropa propia no está tan homogénea y abren el paraguas por las dudas", confió otro concejal.

Según pudo reconstruir este diario, el intendente quiso saber de boca de los propios jefes de bancada qué percepción tenían de la relación Concejo-Ejecutivo. La ex vigecobernadora María Eugenia Bielsa retrucó preguntándole a Lifschitz qué mirada tenía él. "No es del todo buena", admitió el intendente. "La relación no es buena porque usted subestima al cuerpo", le enrostró en buenos términos el justicialista Arturo Gandolla para después mencionar a modo de ejemplo las demoras en los envíos de algunos pliegos de licitaciones razón por la cual se terminan avalando prórrogas a las concesiones vigentes. El radical Jorge Boasso miraba incrédulo los términos del intercambio verbal.

Para algunos la reuión de ayer fue "mera catarsis". Para otros marca el inicio de un nuevo tiempo político en el Palacio de los Leones. "Parece que el bloque oficialista no está tan unido como parece y esta jugada apunta a abrir canales de diálogo para conseguir futuros consensos si es que alguna vez faltan votos propios", razonó un edil.

La relación entre Lifschitz y los concejales en la primera gestión fue sin mayores sobresaltos. Desde que comenzó su segundo gobierno con mayoría propia en el cuerpo, el intendente ha sido blanco de numerosas críticas de parte del arco opositor que cuestionan a la intendencia por el escaso diálogo político, la poca voluntad de consensuar cuestiones estratégicas para la ciudad más allá de los votos con los que cuenta el oficialismo y la falta de respuestas a sucesivos pedidos de informes.

En lo que va del año hubo varios encontronazos entre el PS y la oposición. En marzo, cuando Lifschitz abrió el período de sesiones ordinarias, los representes opositores abandonaron el recinto para expresar su descontento ante la demora de la intendencia en remitir el Plan Urbano. El segundo choque fue cuando los ediles se anoticiaron de tres vetos firmados por la intendencia. El último "incidente" se dio en el debate sobre la suba del boleto: primero una sesión frustrada sin quórum y después el escándalo dentro y fuera del Palacio.

Compartir: 

Twitter
 

Lifschitz escuchó las críticas de ediles opositores.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.