CIUDAD › VECINOS DE NUEVO ALBERDI ACAMPAN FRENTE A LA INTENDENCIA

Contra urbanización privada

Están en contra de la entrega de tierras para levantar un barrio privado en la zona noroeste. "Por eso la bronca y la indignación de los vecinos", dijo el cura Siñeryz. "Se hacen negocios privados con los fondos públicos", dijo un militante de Giros.

 Por José Maggi

Vecinos de Nuevo Alberdi, acompañados por el grupo Giros, y el sacerdote Daniel Siñeryz, denunciaron ayer la construcción de un barrio cerrado en esa zona. Y mostraron un mapa oficial del Plan Urbano 2007-2017 donde el propio municipio reserva esas tierras para la "Urbanización Palos Verdes". "Se hacen negocios privados con los fondos públicos con los que se pagaron las obras hídricas sobre el canal Salvat e Ibarlucea, y el arroyo Ludueña, para evitar que se inunden estas tierras. Esta es una historia repetida en la ciudad", advirtió Juan Monteverde, de Giros, en referencia al Parque habitacional Ludueña, en el extremo oeste de Rosario, donde ya se levanta un barrio cerrado. "Parece ser que la filosofía aplicada es que para disfrutar del efecto derrame hay que tener un country al lado de tu casa", agregó el militante. Anoche en la presentación del Plan Urbano un grupo de vecinos protestó a viva voz y con pancartas contra la posición del intendente Miguel Lifschitz y la secretaria de Planeamiento Mirta Levin. Hoy en tanto van a acampar frente al Palacio de los Leones. "Pretendemos frenar la especulación inmobiliaria que se está haciendo con fondos públicos", agregó Monteverde.

En la tarde de ayer un numeroso grupo de vecinos se reunió en asamblea, y marchó hasta el sector del barrio que comenzó a ser alambrado. Nora Leguizamón es una de ellas. "Nos movilizamos porque nuestro intendente nos prometió que íbamos a tener una vivienda digna después de las inundaciones y por supuesto trabajo y un montón de cosas que faltan aunque lo primordial es la tierra: por eso luchamos, por el lugar donde vivimos, donde los horneros (ladrilleros) tiene su trabajo, y esa es la prioridad número uno".

Nora recordó que "después de las inundaciones se formaron comisiones, una de las cuales era Tierra y Vivienda y es la que tiene la pelea más dura, porque venimos viendo cómo el privado viene alambrando el barrio y la Municipalidad en ningún momento en este año de trabajo en conjunto, nos reconoció nada. Hoy nos venimos a enterar que el municipio ya tiene un proyecto, un trato, un negociado con el privado, mientras nosotros queríamos que la secretaria de Planeamiento nos recibiera, o nos dé una respuesta a nuestras propuestas y nunca lo logramos. Lo que no queremos es que los privados sigan avanzando porque la gente que se tiene que ir, vive allí desde hace muchísimos años en el lugar, tiene su trabajo, su subsistencia y por ende su vivienda".

Monteverde recordó: "Esto comenzó apenas bajaron las aguas de las inundaciones de marzo de 2007, y comenzamos a pelear por el resarcimiento económico, había vecinos que nos contaban que había gente ofreciendo comprar esas tierras por 9 pesos el metro cuadrado con la amenaza de que si no aceptaban venían la Municipalidad con las topadoras. Y así comienza este desalojo silencioso, que tenía la particularidad de que no era con policías con costo políticos, sino en forma particular comenzaron a convencer a las familias, y estas son las tierras que están deshabitadas y en las que el empresario privado comenzó con la apertura de calles, con la colocación de alambrados, y los clásicos pinos de barrio privados. Estas serán en total más de cien hectáreas".

"Lo más grave es la apertura de calles, porque donde habían cinco o seis hectáreas todas juntas hoy hay cinco o seis manzanas: por un lado es grave que no sea la Municipalidad la que está abriendo las calles sino un privado, con lo cual es ilegal y por otro lado marca que esto se está haciendo con el aval del municipio con los cual también es grave". apuntó.

Consultado sobre el empresario privado, Monteverde reconoció que "quien lo hizo se presentó en nombre de Aldea, pero esta empresa así conformada no existe más". Sin embargo aclaró que "no hay un solo proyecto de barrio privado sino dos: uno que hoy legaliza la municipalidad con el Plan Urbano que está demarcado en la zona rural como Urbanización Palos Verdes, y lo que se alambró ahora, que está conformado por un fideicomiso en el que hay varios nombres".

Por su parte el sacerdote Siñeryz confesó que el sentimiento del barrio es de "indignación". "Hace un año empezamos a trabajar con vecinos y algunos funcionarios, y nunca pudimos hacerlo con una agenda clara. En ningún momento tuvimos una reacción espasmódica sino una constancia: llegamos a formar la Asamblea Regional de Vecinos de Nuevo Alberdi, con un Consejo Consultivo con cada uno de los representantes de los municipios incluídos en la cuenca del arroyo Ludueña. En este marco nunca jamás nos reconocieron que tenían planes de entregar estas tierras a una urbanización privada. Por eso la bronca y la indignación de los vecinos".

Compartir: 

Twitter
 

Una pancarta contra la posición del intendente Miguel Lifschitz.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.