CIUDAD › BOASSO TOMó LA DECISIóN DE ABSTENERSE DEJANDO LIBRE EL CAMINO

La continuidad de Miguel Zamarini

Zamarini como titular del cuerpo, la vicepresidencia primera para la concejal kirchnerista Norma López y la vicepresidencia segunda a los radicales, se definía al cierre de esta edición.

 Por Claudio Socolsky

La abstención del concejal radical Jorge Boasso habilitaba ayer la reelección del socialista Miguel Zamarini como presidente del Concejo Municipal. Al cierre de esta edición, los 22 ediles que constituirán el nuevo cuerpo comenzaban a sesionar para elegir a las autoridades del Palacio Vasallo y para conformar las comisiones más estratégicas. Lo que parecía ser una reñida confrontación entre oficialistas y opositores, con final incierto y por sorteo, se destrabó cuando Boasso tomó la decisión de abstenerse, dejando libre el camino a la continuidad de Zamarini. La jugada del concejal radical complicó entonces las aspiraciones de la oposición, ilusionados por mellar la mayoría socialista. A la luz de los hechos, y sin poder torcer el rumbo, el consenso por la conformación de las comisiones, que el socialismo ofreció como "compromiso de gobernabilidad", entró en un cono de sombras. El acuerdo contemplaba otorgar mayoría de firmas al conjunto de la oposición en las comisiones más importantes, a cambio de que se respetara la primera minoría para la presidencia del Concejo, pero la abstención de Boasso complicó las negociaciones, porque la oposición consideró al concejal radical como oficialista y no quisieron darle lugar en las comisiones en las que iba a participar.

La jornada preparatoria para elegir a las futuras autoridades del Concejo Municipal demandó varias horas de negociaciones. Luego de la jura realizada por la mañana, los concejales opositores comenzaron a discutir las estrategias. Y si bien muchas parecían consensuadas, el oficialismo encontró en el concejal Jorge Boasso al aliado menos pensado. Su abstención rompía la paridad, dejaba a la oposición con un voto menos, y habilitaba la reelección del socialista Miguel Zamarini.

La estrategia del concejal radical empezó a tomar forma en horas de la mañana, cuando le pidió al titular del cuerpo que renunciara públicamente a la potestad del doble voto, instalando además la idea de superar el ridículo de elegir al titular del Palacio Vasallo por sorteo. La jugada de Boasso, un crítico acérrimo de la mayoría socialista, en definitiva habilitaba la reelección de Zamarini. A cambio, el edil radical que lleva 16 años ocupando una banca, pidió presidir la comisión de Planeamiento, e integrar las de Gobierno y Servicios Públicos.

La instancia imaginada por Boasso terminó por romper la jugada opositora, que hasta ayer intentaba posicionar a la concejal radical Daniela León, sin tener en cuenta que la postulación de la edil acentuaba las diferencias con Boasso. Intentaron en vano convencer al concejal del PPS, Alfredo Curi, para disputarle la presidencia a Zamarini. Pero Curi se autoexcluyó, por lo que decidieron igual llevar a León como candidata.

A esa altura, las negociaciones ya estaban encaminadas hacia la conformación de las comisiones. Para refrendarlo, el bloque del Frente Progresista distribuyó un comunicado firmado por la totalidad de los concejales, donde hacían público un "compromiso para la gobernabilidad", otorgando la mayoría de firmas al conjunto de la oposición en cinco de las diez comisiones (considerando entre ellas a la propuesta comisión de Seguridad Ciudadana) y a votar en cinco comisiones como presidentes de las mismas a integrantes de dicho grupo.

Además, se comprometieron a no utilizar el doble voto que la ley otorga a quien ocupa la presidencia, "excepto en casos excepcionales y realmente significativos para los ciudadanos de Rosario". Fue entonces que Boasso convocó a los cronistas para señalar que su postura servía "para entrar en un camino de madurez política. Me parece muy poco serio que 22 concejales, entre los cuales se encuentra un ex intendente de la ciudad y gente muy prominente que ha sabido ganarse su lugar a través de las urnas, busque un sorteo para definir un presidente. Es un salto adelante, superador, promoviendo un consenso que vaya de la mano de lo que la gente votó el 27 de setiembre".

Boasso explicó que su propuesta estaba encaminada a "dejar de discutir cargos para discutir esquemas de control del ejercicio del poder, que obligue al acuerdo permanente y obligatorio. Aceptadas las condiciones que propongo, Zamarini quedaría como la reina de Inglaterra en Canadá y en Australia, figuras decorativas que no deciden nada porque el poder está en el Parlamento, y yo pretendo que el poder esté en las bancas".

El concejal radical dijo a este diario que "el socialismo hasta el día de hoy tenía mayoría absoluta en Presupuesto, Servicios Públicos, Planeamiento, en Obras Públicas, hacían lo que quería. Ahora no va a poder hacerlo más, los expedientes no salen de la comisión si no tienen la mayoría. Este es el control necesario, los que se pelean por la presidencia se están peleando por una chapita".

A las 22 lo único que parecía definido era la conformación del gabinete. Se aseguraba la continuidad de Zamarini como titular del cuerpo -sumándose a la abstención la concejal del PRO Laura Weskamp-, la vicepresidencia primera para la concejal justicialista, Norma López; mientras que la vicepresidencia segunda, que le correspondería a los radicales se estaría definiendo entre Daniela León, Jorge Boasso y Gonzalo del Cerro.

Compartir: 

Twitter
 

El socialista Zamarini seguirá como titular del Concejo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.