CIUDAD › LA MARCHA EN DEFENSA DE "LA FAMILIA CON PAPá Y MAMá" NO LLENó LA PLAZA PRINGLES

Tantos recursos para tan poca gente

Pese a haber movilizado el Arzobispado local, con escuelas y parroquias, la asistencia al acto no superó las 2.000 personas. Los propios organizadores admitieron que no cubrió sus expectativas. Si estuvo el arzobispo José Luis Mollaghan.

 Por Lorena Panzerini

Pusieron toda la estructura de la Iglesia local, desde sus parroquias hasta las escuelas confesionales, para convocar al acto de ayer, pero no lograron llenar la plaza Pringles en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo que se tratará el miércoles en el Senado de la Nación. Sí estuvo el arzobispo de Rosario, Luis Mollaghan. Pese a la escasa convocatoria, los organizadores no se privaron de ser ofensivos. "Los homosexuales cargan una cruz", expresó Leandro Cossari, miembro de la Red Familia Rosario, que organizó el acto. Pese a que las organizaciones religiosas, nucleadas en la llamada "ola naranja" admitieron en público que habían dedicado "mucho tiempo, esfuerzo y dinero" al acto de ayer, la calle Córdoba, entre Paraguay y Presidente Roca, no se llenó como habían previsto. Los manifestantes salieron a manifestarse en contra de la reforma que habilita el casamiento a personas del mismo sexo, porque "violenta los derechos de los niños". Tras un acampe de dos días en la Pringles, irán a Buenos Aires el martes para presionar frente al Congreso de la Nación, con la intención de "ser escuchados por los senadores". Al mismo tiempo, el intendente Miguel Lifschitz, se manifestó ayer a favor de la modificación de la ley, en declaraciones radiales. Lo mismo había hecho el gobernador Hermes Binner.

"Senadores, a ver si nos movemos, que toda la Argentina defiende a la familia", cantaron los convocados al acto cuya convocatoria no superó las dos mil personas. No todos eran rosarinos, sino que la iglesia trajo a fieles de localidades cercanas como Reconquista, Granadero Baigorria y Villa Gobernador Gálvez, que levantaron pancartas en defensa del "matrimonio entre hombre y mujer"; otros decían "protejamos las raíces del árbol de la vida social", y la mayoría hacía hincapié en los derechos de los niños a "un padre y una madre". Los manifestantes afirmaron defender "la" familia, en el acto, pero también admitieron la "debilidad" en la institución. "Por eso, no hay más gente de la que podría haber hoy, y habrá que luchar por eso", reconocieron.

Claramente, los organizadores esperaban otra respuesta por parte de los fieles, ya que se utilizaron varios recursos para atraer a las familias al espacio público de la plaza Pringles, con un día a pleno sol: una mujer vestida de payaso intentó que los más pequeños canten y bailen al ritmo de canciones entre religiosas e infantiles. Una consistía en gritar "click, click", en alusión al sonido del latir del corazón humano cuando se le "habla" de "el Señor". Otro recurso fue el locro que se hizo pasado el mediodía, con la idea de reunir participantes en el lugar a la hora del acto.

La locutora Denis Cardozo, de FM del Rosario, fue la encargada de leer el documento de manifiesto de la Red Familia, que expresó: "Ante la inminente sanción de una ley en el Congreso de la Nación, que habilitaría a personas del mismo sexo a contraer matrimonio civil, con todos los deberes y derechos que ello implica, alentamos la manifestación cívica de rechazo a dicho proyecto, por ser contrario a los más elementales derechos humanos". Así, la ONG local dejó en claro la restricción que promueven para esos derechos.

Además, advirtieron sobre las "consecuencias para el futuro y la gravísima amenaza que generará un cambio profundo en la sociedad y en las bases fundamentales de la Nación. No nos dejemos engañar porque no está en juego el derecho a elegir una forma de vida, sino el derecho de los niños, y las parejas heterosexuales que esperan adoptar un niño por años", apuntaron.

Según indicó Cardozo, la Red Familia logró reunir en más de una semana alrededor de 25 mil firmas, que serán entregadas a los senadores en Buenos Aires, el próximo martes.

Un renglón aparte se le dedicó a la asesora del Arzobispado de Rosario, la médica y docente Verónica Baró Graf, quien no estuvo presente en el acto por "cuestiones legales", según se informó. Luego se dijo al público convocado que la "defensora de la familia recibió innumerables agravios e insultos por parte de los medios de comunicación", a lo que la gente respondió con un cántico de apoyo: "Olé, olé, olé, Vero, Vero". Lo que no se nombró, fueron las agresiones de Baró Graf en su mediática gira de defensa de la familia tradicional.

La carpa fue montada por la Red Familia Rosario el miércoles pasado en la plaza Pringles, donde se juntaron firmas. También vendieron remeras, pins y calcomanías de la autodenominada ola naranja. La movida se mantuvo hasta ayer, y cerró con el acto. "Muchísima gente se acercó muy contenta, las señoras firmaron y llamaron a la familia para que haga lo mismo", comentó Cossari. "Esto es el ser familia e intentamos cuidar a los chicos, que tienen el derecho a tener un papá y una mamá", aseguró el vocero de la organización.

Al ser consultado sobre la marcha de anteayer a favor del matrimonio igualitario, señaló: "Uno está defendiendo al matrimonio y a la familia, no peleando contra nadie. Los derechos individuales los tenemos todos", consideró el joven, con claro desconocimiento sobre las dificultades y discriminación por las que pasan los gays, lesbianas y trans, en muchas situaciones.

También se le preguntó la opinión de los miembros de la Red Familia sobre las personas homosexuales. "Ellos tienen todo el derecho a vivir con quien quieran, y tener la práctica sexual que les interese, porque es el ámbito privado y todos tenemos derechos; otra cosa es pretender el reconocimiento del matrimonio", dijo Cossari.

Compartir: 

Twitter
 

Chicos de escuelas católicas junto a mujeres que defienden "la familia" llegaron ayer al acto.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.