CIUDAD › INSPECTORES DE LA UOCRA CLAUSURARON DOS OBRAS EN CONSTRUCCIóN

Estalló la ausencia de seguridad

En Brown y Francia, once operarios canalizaban de tuberías de gas, mientras que en Mendoza entre Moreno y Balcarce, cuatro trabajadores realizaban tareas de demolición. En ambos casos, no había medidas de protección.

 Por Pablo Fornero

Inspectores de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y del Ministerio de Trabajo de la Provincia le pusieron faja de clausura ayer a dos obras que presentaban "deficiencias bastantes graves". En Brown y Francia, once operarios se encargaban de la canalización de tuberías de gas, mientras que en Mendoza entre Moreno y Balcarce, cuatro trabajadores realizaban tareas de demolición en una casa antigua. En ambos casos, las medidas de protección brillaban por su ausencia. El gremio de la construcción realizó controles en 160 obras de la ciudad y dio cuenta que "la mayoría de los compañeros piden elementos de higiene y seguridad", alertó Sixto Irrazábal, secretario general de la UOCRA Rosario.

Aquel obrero de la construcción que trabaje en la ciudad percibe entre 110 y 120 pesos por día, producto de dedicarle entre 8 y 9 horas de jornada ("en algunos casos 10"). El dato lo aporta el mismo Irrazábal, que revela también el "temor" de los operarios a denunciar las condiciones irregulares en las que se desempeñan. Creen que ponen en juego su fuente de ingresos, pero eso no quita que sus reclamos abunden y de todos los colores y formas.

En la red de gas natural que alimentará al fastuoso complejo Puerto Norte trabajaba un grupo de operarios en la esquina de Brown y Francia. La empresa encargada de las tareas se denomina Universal Gas y es contratista de Litoral Gas. Al momento de la clausura se encontraba en el lugar el capataz de los trabajos, pero ningún directivo de la firma. La UOCRA y Trabajo constataron que los obreros no tenían ropa, guantes y botines adecuados. Tampoco disponían de un comedor móvil y un lugar de estar. Ni siquiera contaban con un dispenser para beber agua.

Los once trabajadores se encontraban cavando una zanja a cielo abierto de 3,5 metros de profundidad. Lo hacían sin estiba, un mecanismo para apuntalar paredes laterales, en este caso, de tierra. "No tenían ningún tipo de resguardo y la empresa no les había dado un programa de higiene y seguridad", detalló Irrazábal. Portaban metales "pesados" sin ningún tipo de indicación precautoria. "Cuando llegamos no constatamos presencia en el interior, pero se pudo comprobar que muchas de la tareas fueron hechas manualmente", indicó el responsable de Higiene y Seguridad de la UOCRA Rosario, Alejandro Rodas, en declaraciones a LT8.

En Mendoza al 2000, la firma Yacco Pilotes Demoliciones encomendó a cuatro obreros que derriben una casa antigua. Inspectores de la UOCRA descubrieron que los "compañeros" trabajaban "sin elementos de seguridad", por lo que se comunicaron en forma inmediata con el Ministerio de Trabajo de la Provincia y procedieron a clausurar la obra. Cuenta Irrazábal que esta empresa tiene la costumbre de realizar las demoliciones durante los días del fin de semana "para evitar controles". Pasa que el derrumbe de una casa suele consumarse en un "período muy corto".

En la recorrida que efectuaron ayer, y que continuarán hoy, los inspectores de la UOCRA detectaron que el reclamo más efusivo de los obreros es la falta de elementos de higiene y seguridad. Entre las "muchas falencias" detectadas, los trabajadores priorizaron los pedidos "urgentes": la escasez de precauciones e indumentaria adecuada. Bregan, además, por el pago del presentismo.

Compartir: 

Twitter
 

En Brown y Francia, los obreros no tenían ropa, guantes ni botines adecuados, y tampoco agua para beber.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.