CIUDAD › CONVOCAN A SANATORIOS PRIVADOS PARA ENCONTRAR SOLUCIONES JUNTO A LAS AUTORIDADES

Las camas de la terapia nunca alcanzan

El secretario de Salud municipal, Lelio Mangiaterra, admitió que aunque intentan contar con una o dos plazas para la emergencia, "frecuentemente están colmadas". El ministro Cappiello convocó a los privados para buscar nuevas alternativas.

 Por Lorena Panzerini

El Ministerio de Salud provincial y la secretaría municipal del área convocarán a titulares de clínicas, sanatorios y servicios de emergencia privados de Rosario para iniciar un trabajo coordinado ante la escasez de camas de estado crítico. "Casi siempre tenemos una o dos plazas libres ante una emergencia. El mejor de los días es aquel en el que tenemos cuatro, pero frecuentemente están colmadas", admitió a Rosario/12 el titular de la secretaría local, Lelio Mangiaterra, quien aseguró que "se han incorporado muchas camas, y otras tantas están proyectadas, pero no alcanzan". El funcionario consideró que más que trabajar para que haya mayor cantidad de plazas de internación, hay que insistir en que la gente use el cinturón de seguridad y el casco --en el caso de los motociclistas-- porque los accidentes viales "se llevan un gran porcentaje de esas camas". En cuanto a la muerte de la joven María Belén, que tras consumir un cóctel del psicotrópicos pasó cinco horas arriba de una ambulancia sin poder internarse, Mangiaterra aseguró que "hay una cuota de responsabilidad muy grande en el servicio no público", ya que la chica tenía cobertura social.

La iniciativa de la cartera sanitaria apunta a buscar un principio de solución a la faltante de plazas en las terapias intensivas de los efectores públicos y privados; con la idea de coordinar esfuerzos.

Según el último informe sanitario de la provincia (realizado con datos del censo 2001), en Rosario hay más de 300 mil personas sin cobertura social, que acuden a hospitales públicos. Por otro lado, el porcentaje de la población que sí cuenta con una obra social o medicina prepaga debería ser atendida sin problemas sanatorios privados, que --según indicó Mangiaterra-- tienen mayor cantidad de plazas de internación que los públicos.

Actualmente, la salud pública de la ciudad cuenta con 3,15 camas por cada mil habitantes, tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero no son suficientes. El problema aparece aumentado en las terapias intensivas, ya que tanto el ministro del área, Miguel Cappiello, como las autoridades sanitarias locales, reconocieron en varias oportunidades que "son muy pocas".

Mangiaterra adjudicó la faltante a "la gran cantidad de accidentes de tránsito que, si son de vehículos de cuatro ruedas, no ocupan una sola cama, sino varias"; mientras que otro tanto se llevan los siniestros en motos. "Más que camas de estado crítico, lo que necesitamos es que la gente entienda que tienen que usar el cinturón de seguridad, en los autos; y el casco, en las motos", sostuvo.

La preocupación no es nueva. Sin embargo, la muerte de María Belén --ocurrida la primera semana de este mes-- encendió la alarma. En consecuencia, mañana habrá una reunión interna entre Cappiello y Mangiaterra, junto con autoridades sanitarias de segunda línea, para plantear qué puntos habrá que abordar en un encuentro que propondrán a autoridades médicas e institucionales del sector privado.

Según adelantó Mangiaterra, la idea es convocar a los sanatorios y clínicas, pero también solicitarán la presencia de titulares de servicios de traslado privado, que son quienes deben tener en cuenta adónde se puede derivar a los pacientes en situación de emergencia.

Mangiaterra insistió con que lo que sucedió durante la madrugada del 7 de agosto, cuando María Belén murió después de cinco horas de ir de sanatorio en sanatorio sin lograr ser recibida en ninguno, fue "una cuestión multicausal", que incluyó un intento de suicidio, que fue discriminado; una paciente con obra social, que no fue recibida en los sanatorios; más la real faltante de camas.

Para el funcionario "hay una responsabilidad muy grande de los sanatorios que tenían contrato con la obra social de la chica". Por eso, aseguró: "Cuando los privados no tienen cama, nos buscan a nosotros (la salud pública) para que en la medida de posible les demos un lugar. Pero cuando pasan estas cosas, ellos no se hacen responsables. Entonces pasa lo que pasó con esta joven: entran a recorrer efectores, y se paran en la puerta de un hospital para que los reciban, pero el servicio de emergencia tendría que haber hecho eso en los sanatorios. Sin embargo, les dijeron que no había cama y se fueron a buscar a los públicos".

En el mismo sentido, recordó que "se aumentaron camas en la mayoría de los hospitales el Centenario, el Clemente Alvarez (Heca), en el Baigorria", aunque también reconoció que no dan abasto.

Compartir: 

Twitter
 

El sector público aumentó camas en el Centenario, el Heca y el Eva Perón, pero no son suficientes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.