CIUDAD › INDIGNACIóN DEL COLECTIVO DE MUJERES POR UN FALLO DE CáMARA

De homicida a culpable de "abandono de persona"

 Por Lorena Panzerini

La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario modificó la carátula por la muerte de una mujer por empalamiento, en Puerto General San Martín: consideró que el acusado --con quien ella mantenía relaciones sexuales al momento de su muerte-- cometió el delito de "abandono de persona" y revocó el procesamiento por homicidio, que había dictado el Juez de Instrucción de San Lorenzo, Eduardo Filocco. Nora Z., de 33 años, murió desangrada, en mayo pasado, en la casa de su tío, Walter Z., con quien mantenía una relación amorosa. El hombre, que está detenido en Coronda, dijo que la joven falleció en medio de un juego sexual "consentido" y alegó que "ella misma se introdujo el palo de amasar en el ano durante unos 15 a 20 minutos", lo que le provocó serias lesiones. Lejos de asistirla y posibilitarle la atención médica tras el hecho, el hombre escondió el cuerpo en su casa, negando la presencia de la chica a los familiares. Los camaristas Ernesto Pangia, Carina Lurati y Alfredo Ivaldi Artacho consideraron que fue una "conducta omisiva". El fallo provocó "dolor y bronca" en las organizaciones de mujeres.

En mayo pasado, todo el cordón industrial de San Lorenzo se estremeció con el caso de Nora, y en ese entonces se habló de un crimen macabro. Hace dos meses, el juez Filocco procesó al tío de la joven por "homicidio calificado con dolo eventual", lo que no conformó del todo a la familia de la víctima. Sin embargo, el abogado del acusado apeló el fallo, y fudamentó que "el juego sexual no entraña abuso, ni desproporción, con lo que su accionar podría ser culposo".

Para Gabriela Sosa, del Colectivo de Mujeres Las Juanas, criticó que "falta la mirada de género en la Justicia; falta que vean la realidad". Por eso, dijo que las mujeres "no creen en la respuesta efectiva del Estado. Estamos expuestas al mal funcionamiento de las políticas públicas en este sentido".

El cambio de carátula, que bajaría la pena de 25 a 15 años, se conoció la misma semana de las actividades por el Día Internacional Contra la Violencia de Género, y provocó gran indignación. Para los camaristas, "el imputado no persiguió con sus actos la producción del resultado muerte. Luego de la descompostura de la víctima tuvo una sucesión de actos torpes e inservibles para reanimarla". En ese sentido, consideran que "no deja de ser reprochable el accionar de Walter Z., que sabiendo que su sobrina estaba padeciendo un serio daño físico, en ningún momento requirió auxilio médico. Ocultó el cuerpo para que no se sospeche de él, o para no verse involucrado. Habría priorizado su situación personal sobre la atención de la occisa".

El 27 de mayo pasado, tanto el novio como la madre de Nora fueron hasta la casa de Walter a buscar a la joven, que no habían visto ese día, pero el imputado les negó que estuviera ahí. Un testigo aseguró que el acusado tenía el cuerpo "en la ducha, tirándole agua porque `estaba muy frío'". Además, había "borrado huellas, despejado el lugar y limpiado sangre". Más tarde, el cadáver fue hallado por la policía. Habían pasado muchas horas: Nora ya no tenía posibilidades de sobrevivir.

En este sentido, los camaristas señalaron: "Se deduce un abandono peligroso de la víctima". Sin embargo, apuntaron a que "aún si él hubiera introducido el elemento en el ano de la mujer, fue en el curso de un trato sexual consentido. No hay material para aseverar la intencionalidad homicida". De esa manera, el tribunal desestimó el hecho como doloso, y revocó el procesamiento. Luego corrió traslado a la Fiscalía interviniente para que dictamine en relación a la "variante fáctica".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.