CIUDAD › EL CONCEJO APROBO EL DIPLOMA DE LA EDILA DEL PRO, MARIA JULIA BONIFACIO

En el nombre del cupo femenino

La edila electa que había renunciado a la banca se presentó ayer reclamando el cargo. La Comisión de Poderes rechazó el planteo y oficializó a la otra candidata del PRO. "Todo lo actuado por el Concejo Municipal no es judiciable", se aclaró.

 Por Claudio Socolsky

La comisión de Poderes del Concejo Municipal, por unanimidad, emitió ayer un despacho en el que resolvió aceptar la renuncia a su banca de la concejala electa del PRO, Sofía Alarcón; rechazar el diploma del concejal suplente, Marcelo Ayimen, que pretendía reemplazarla, y aprobar el diploma de la quinta en la lista, María Julia Bonifacio, en el marco del cupo femenino. Tras la jura de los nuevos concejales, el cuerpo aprobó por unanimidad el dictamen de la comisión, y de ese modo Bonifacio pudo jurar para convertirse en la concejala electa número 11. La comisión, que previamente había aceptado los diplomas de los otros 10 concejales electos, fundamentó la decisión al considerar que la renuncia de Alarcón consta en el certificado presentado por el propio Ayimen, enviado la semana pasada por el Tribunal Electoral provincial. "Aprobamos la renuncia, tal como lo estipula el artículo 35 de la ley Orgánica de Municipios, y después lo que hicimos fue valorar quién ocuparía la banca, si un varón o una mujer; y resolvimos teniendo en cuenta varios antecedentes parlamentarios, jurispridencia, y tratados internacionales", explicó la concejala Daniela León (UCR), miembro informante de la comisión. Al cierre de esta edición, los ediles decidían la elección de autoridades y comisiones.

La presencia de Alarcón; docente y dirigente del sindicato del Vidrio como Ayimen, en el Palacio Vasallo, constituyó ayer la gran sorpresa de la sesión preparatoria. Pasado el mediodía, la mujer que ocupó el tercer lugar en la lista de Unión Pro Federal, presentó una nota recordando que el pasado 9 de agosto había presentado ante el Tribunal Electoral provincial su renuncia al cargo de concejal.

"No obstante, vengo por el presente a manifestar en forma fehaciente mi retractación a la misma, atento a que los motivos personales que me llevaron a presentarla han desaparecido, por lo que me encuentro en condición de asumir el cargo al que por voluntad popular fui elegida", argumentó Alarcón.

Afuera, varias banderas se habían desplegado para apoyar el cupo femenino. En el Palacio Vasallo, la mayoría de lo concejales hacían referencia a la desprolijidad con la que manejó el tema el partido de Mauricio Macri. Otros, directamente, vociferaban que no iban a prestarse a resolver la interna del PRO. "Quiero dejar muy claro que esta es una maniobra del PRO, primero para vulnerar el tema del cupo, y en segundo lugar el poco compromiso de trasladar las cuestiones sectoriales a toda la ciudadanía", dijo la vicepresidente primera del cuerpo Norma López (FpV).

En cambio, para la concejala del PRO, Laura Weskamp, "más allá de que fue una sorpresa para todos, considero que se está cumpliendo con lo que votaron los ciudadanos en las urnas, y el PRO está cumpliendo con su lista para que ingresen dos varones y una mujer". Luego de la jura, y al enterarse de la resolución emitida por la comisión de Poderes, la edila evitó realizar comentarios, aunque su rostro evidenciaba el disgusto ante la situación, presagiando un escenario de difícil convivencia con el resto de los concejales electos, incluyendo a Bonifacio.

En tanto, la comisión de Poderes, conformada por la concejala León; Pablo Colono (PS); Diego Giuliano (PJ); Oscar Greppi (ARI); y Alberto Cortés (PSA﷓Proyecto Sur) le daba forma a las resoluciones en las que aceptaba los diplomas de los concejales electos, y decidía aceptar el diploma de Bonifacio, dando por concluida la jugada que intentaron, sin éxito, Ayimen y Alarcón.

"No fue una desprolijidad que fue planificada", dijo a Rosario/12 Alarcón. "En su momento fui electa, y después tuve un importante problema familiar que me llevó a la renuncia; pasaron tres meses y hoy (por ayer) lo único que vengo a hacer es ocupar mi lugar ya que me siento capacitada", señaló con poca convicción quien finalmente se quedó sin su banca.

"Nosotros no tuvimos ninguna comunicación formal de Alarcón de querer ingresar al Concejo, ni siquiera presentó su diploma", explicó León, para luego agregar que el artículo 35 de la ley Orgánica de Municipios "es muy claro, y dice que los concejales evalúan la validez de los diplomas". Al ser consultada sobre una futura judicialización de la resolución adoptada por el cuerpo, León dijo que "cualquier persona tiene derecho a ir a la justicia", y que no es la primera vez que ocurre en el Concejo. "En los fundamentos hemos incorporado la sentencia de la Cámara en lo Contencioso Administrativa en el caso de (Mario) Vallone, que resolvió que todo lo actuado por el Concejo Municipal no es judiciable; es decir, ratifica que no existe el control judicial de los actos políticos", agregó la edil radical.

La jura. A las 19, se reanudó la sesión preparatoria que se había iniciado a la mañana con la designación de la comisión de Poderes que analizó los diplomas de los nuevos concejales. En las gradas, se desplegaron banderas de la UCR, el PPS, el PS y el PRO. Los jóvenes del partido de Macri se destacaban, además, por sus remeras amarillas; mientras familiares y amigos de los concejales electos disfrutaban de una jornada especial. En los palcos, en tanto, se ubicaron el recientemente designado presidente de la Cámara de Diputados provincial, Luis Rubeo; los secretarios de Gobierno y producción municipales, Fernando Asegurado y Sebastián Chale. También presenciaron el acto la diputada provincial electa María Eugenia Bielsa; los ediles Orlando Debiasi y Arturo Gandolla que dejarán su banca, y el diputado provincial Oscar Urruty.

Una vez que la concejala León leyera las resoluciones emitidas por la comisión de Poderes; prestaron juramento, en ese orden, los concejales Viviana Foresi (PS); María Fernanda Gigliani (PPS); Rodrigo López Molina (PRO); Osvaldo Miatello (PJ); Aldo Pedro Poy (PDP); Alejandro Roselló (PRO); Roberto Sukerman (PJ); María Eugenia Schmuck (UCR) y Manuel Sciutto y Miguel Zamarini (PS).

Por la Constitución Nacional y la vigencia de las instituciones democráticas juraron los socialistas Foresi, Sciutto y Zamarini. La Patria y el honor, agregaron Gigliani, Poy y Sukerman; mientras que López Molina, Miatello y Roselló juraron por la Constitución Nacional y las instituciones, Dios y la Patria. Schmuck fue la única que además de la Patria y el honor juró "por el pueblo de la ciudad de Rosario".

Compartir: 

Twitter
 

Zamarini esperaba ser reelecto como presidente del Concejo.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.