CIUDAD › A UN MES DEL TRIPLE CRIMEN DE LOS PIBES DE VILLA MORENO

Cayó otro de los pesados

"Teletubi" Delgado -otro de los implicados en la matanza de Villa Moreno- fue detenido ayer cuando llegaba al departamento que ocupaba en el centro. La noticia se conoció en el mismo momento en que se realizaba un acto por las víctimas.

 Por Luis Bastús

Ayer por la tarde, unas banderas rojinegras iban por Pellegrini rumbo al Coloso del Parque, donde Ñuls jugaba un amistoso; otras con los mismos colores permanecían sobre Balcarce para dar marco al acto de vigilia y memoria por Jeremías Trasante, Claudio Suárez y Adrián Rodríguez, a un mes de los asesinatos en Dorrego y Presidente Quintana. Y fue allí donde se recibió la noticia caliente: uno de los fugitivos de la causa, Daniel Alejandro "Teletubi" Delgado, fue detenido en ese mismo momento, cuando llegaba al departamento de alquiler temporario que ocupaba en el centro. Por eso, y porque el principal acusado, Sergio Quemado Rodríguez, ha sido procesado por cargos que satisfacen a las familias querellantes, en el encuentro convocado por el Frente Popular Darío Santillán predominó la conformidad con la marcha de la investigación aunque sin despejar el alerta reclamo de "justicia hasta el final".

"Es que al Pescadito lo agarraron en el hospital porque lo balearon en la misma zona donde debían haberlo buscado desde el principio", apuntó el abogado Norberto Olivares en alusión a uno de los presuntos miembros de la banda que el 1º de enero asesinó a sangre fría los tres jóvenes.

El ministro de Justicia, Leandro Corti, avisó de la captura de Delgado al director de Seguridad Comunitaria, Angel Ruani, presente en el acto, y allí se anunció entre aplausos. Ocurrió a las 18.30, cuando el fugitivo, de 21 años, estaba por entrar al edificio de 3 de Febrero 623. Los policías de Homicidios vigilaban desde un bar con el dato de que Delgado se alojaba en esa cuadra. Y apareció caminando por la vereda, desarmado y vestido como cualquier pibe de su edad, como si no lo estuviera buscando nadie desde hace un mes.

El jefe de la Unidad Regional II, Néstor Arizmendi, contó que los agentes no le dieron tiempo ni a reaccionar. Lo apresaron y lo condujeron al penal de Piñero. Se estima que el nuevo juez del caso, Juan Andrés Donnola, lo indagará el viernes.

En los bolsillos de su pantalón rapero, Delgado tenía 200 pesos y las llaves de un Audi estacionado en la cochera de 1º de Mayo al 1100. El auto de alta gama no tiene pedido de captura y está a nombre de una mujer domiciliada en Rioja al 700. Testigos de identidad reservada señalaron a Delgado como uno de los que dispararon contra las tres víctimas, junto al Quemado Rodríguez.

Arizmendi reveló que el Tele huyó apenas cometida la matanza y se refugió en Villa Gesell, en plena temporada. Así lo indicaría el análisis de las llamadas telefónicas que el acusado cruzó con personas de su entorno, incluso con el propio Quemado, que por ese entonces estaba prófugo en la localidad entrerriana de Santa Elena.

Luego de su singular destino de fuga, Delgado volvió a Rosario. Según el jefe de la Policía rosarina, sus hombres vigilaban una casa de La Florida y otra en Pérez, hasta que obtuvieron el dato de 3 de Febrero al 600. El inmueble en cuestión resultó ser un departamento de alquiler temporario, a razón de 2.000 pesos mensuales. Eso y la categoría del auto que manejaba contrastan con las aparentes posibilidades de un joven sin ocupación declarada y con domicilio legal en un humilde arrabal de la zona sur, en Frías al 400.

Para la Policía, ahora, los principales involucrados están cercados: Rodríguez y Delgado, los presuntos autores materiales; un adolescente de 17 años, apodado Jeta, que se presentó ante la Justicia al saberse acusado y que por ahora no está imputado formalmente pero que hay testigos que lo ubican en la escena del crimen; y Brian S., alias Pescadito, quien habría conducido el Renault 19 en el que llegaron y huyeron los homicidas.

Para las familias de las víctimas y los jóvenes que militaban a la par con ellos en el barrio, hay más involucrados. Mencionan a un tal "Damiancito", y al dueño de una Renault Kangoo que también habría sido de la partida asesina y cuyo testimonio orientó la pesquisa sobre los que ya cayeron detenidos. La investigación judicial todavía no avanzó sobre estos dos últimos.

El juez Luis Caterina procesó anteayer al Quemado Rodríguez por tres homicidios calificados en concurso real, eso depara una pena de 25 años cada uno, pero el máximo posible serían 50 años. "Podría pedir la libertad condicional recién dentro de 34 años", valoró Olivares. Y confió en que la apelación que presentará la defensa de Rodríguez fracase.

"Jere, Mono y Patón querían cambiar un mundo que todos los días les cierra la puerta a tantos jóvenes como ellos. Le habían ganado una partida al abandono cuando limpiaron el basural y recuperaron la canchita del barrio, que ahora es club. Ahí estaban cuando los asesinaron, y cuando enseguida la policía y algunos funcionarios hablaron de ajuste de cuentas", recordó Pedro Salinas, delegado del movimiento.

Los discursos, la música y las pintadas que brotaron frente a Tribunales apuntaron a resaltar la humanidad y el compromiso de los jóvenes acribillados, en contraste con "las bandas delictivas que todas las semanas asesina pibes como pajaritos en los barrios, en acuerdo con fuerzas policiales mientras el poder político mira para otro lado".

Antes de romper en llanto, Lita, la mamá de Mono Suárez, apenas pudo en el micrófono agradecer el apoyo de tantas organizaciones. Biblia en mano, Eduardo Trasante, padre de Jere, valoró que "el barrio está recuperando las costumbres, vuelve a ocupar la calle. Y la Policía está, por ahí desaparece, y ahí vamos. Lo mejor es ver a esta juventud luchando por cambiar esta realidad".

Compartir: 

Twitter
 

Las pintadas que brotaron apuntaron a resaltar el compromiso de los jóvenes acribillados.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.