CIUDAD › UNA MUJER GOLPEADA POR SU PAREJA PIDE AYUDA PARA PRESERVAR SU VIDA

"Ya no puedo más con esto"

Marcela, de 25 años, recibió una brutal paliza de parte de su concubino, y fue internada en el hospital Alberdi. La madre de la víctima quiso hacer la denuncia, pero en la comisaría 30 no se la quisieron recibir, ni detuvieron al agresor.

 Por Lorena Panzerini

"Sentí el fierrazo y me caí", dijo Marcela Carolina S., una joven madre de 25 años que anteanoche quedó internada en el hospital Alberdi, tras la paliza que le dio su pareja, un hombre de 38 años. Con cada palabra que intentaba pronunciar, se le quebraba la voz. Avergonzada y temerosa, relató a Rosario/12 parte del padecimiento de los últimos cuatro años junto a Roberto L., alias "El Teté", a quien ayer la policía buscaba intensamente. Mientras me pegaba me decía que me iba a matar, pero que antes iba a violar a mi nena --de cinco meses-- enfrente mío", dijo la joven que yacía tendida en una cama del centro del salud con el rostro inflamado por las trompadas y los cortes que el agresor le dejó después de pegarle con el puño cerrado, un fierro y una silla, mientras ella intentaba amamantar a Milagros. Cuando quedó tirada en el piso de su casa de Castagnino al 2000, inconsciente, la madre de su pareja --que vive al lado-- la levantó y la llevó al hospital, donde dijo que ella era una vecina, y que no sabía nada. Poco después, la beba fue rescatada y ayer estaba con su mamá. Desde el municipio trabajan en el caso, que mañana llevarán a la Justicia. En Rosario, cada mes son más de 80 las denuncias por violencia de género.

Hacía cuatro años que Marcela vivía con ese hombre que "siempre" la golpeó. "Me encerraba después de golpearme para que yo no fuera a hacer la denuncia o a avisarle a mi mamá. Me tenía ahí hasta que se me iban los moretones; también me quemó varias veces, inclusive en los genitales, tengo las marcas todavía", dijo la muchacha que tiene otros dos hijos varones, que viven con su madre. "No quiero estar más de esa manera, ya no puedo con esto. Ni a un animal se le pega así", reflexionó sobre lo que padeció tanto tiempo, ante las amenazas que el hombre "celoso y posesivo" usaba para traerla de regreso. "Me decía que iba a matar a todos en mi familia, y casi me mata a mí, que hoy podría no estar contando esto", dijo mientras se secaba las lágrimas que se amontonaban en los pliegues el ojo morado y cerrado por la hinchazón.

María Antonia, la madre de Marcela, se puso al hombro la lucha por el bienestar de su hija, y buscó varias veces terminar con la violencia. "Hice decenas de denuncias, pero nadie me quiso escuchar. Este hombre tenía pagada a la policía, porque andaba en el negocio del narcotráfico", advirtió la mujer, que reconoció la adicción de su hija, que era usada como anzuelo por "Teté" para que la joven volviera a su lado. "Hace cinco meses me di cuenta que no necesito más consumir eso; yo ahora tengo a mi hija", dijo la mujer. Su madre reclamó: "No quiero pedir justicia con mi hija en un cajón".

Tras el suceso del miércoles por la tarde en la casa de Marcela, en la comisaría 30º no querían tomarle la denuncia a su madre. "Me dijeron que tenía que venir la víctima. Cómo iba a hacer ella si estaba internada, ensangrentada e inconsciente", planteó María, quien lo único que quería era sacar a la beba de la casa donde había quedado con el agresor. Finalmente, las autoridades la escucharon y fueron a buscar a la chiquita, pero no detuvieron al hombre, porque no había denuncia. Recién ayer, a las 6 de la madrugada, la comisaría tomó la denuncia telefónica del Alberdi y comenzó la búsqueda del hombre que hasta ayer a la tarde no había sido encontrado.

Desde el área de Atención a la Víctima del municipio --que actúa a partir de las denuncias que ingresan al Teléfono Verde 0800-444-0420--, Silvina Santana indicó que se enteraron del caso porque justamente el equipo estaba con otro caso --de menor complicación-- en el efector. "Recién hoy (por ayer) pudimos entrevistar a la chica, y mañana (por hoy) realizaremos la denuncia en los Tribunales Provinciales", donde además, la jueza María Laura Sabatier espera a María Angélica en el juzgado de turno, según le adelantó en un llamado.

Santana aseguró que son más de 80 los casos que llegan al área todos los meses, y advirtió que desde mayo pasado hubo un aumento de las situaciones en las que interviene el Instituto Municipal de la Mujer. Sobre el caso de Marcela, Santana aseguró que "no puede volver a su casa porque corre peligro su vida". De eso también se encargará el municipio.

Compartir: 

Twitter
 

Marcela Carolina S. contó el calvario de los últimos cuatro años de su vida y pidió ayuda.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.