CIUDAD › PROCESAN A UN HOMBRE DE 63 AñOS POR EL HOMICIDIO CALIFICADO DE SUS DOS HIJOS

Asesinó a los niños para dañar a la madre

 Por Lorena Panzerini

Un hombre de 63 años fue procesado por el homicidio de sus dos hijos de cinco y tres años, que fallecieron por asfixia. El doble crimen fue el último de 2011, en la zona del Gran Rosario. Norberto Benjamín y Josefina fueron encontrados en el interior de la vivienda de su padre, en Empalme Graneros, el 30 de diciembre del año pasado; mientras éste estaba internado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (HECA), tras intentar suicidarse. La madre de los pequeños advirtió a la Justicia de Familia que el padre no restituyó a los niños tras llevárselos a su casa, según establecía el régimen de visitas. Ante ello, la policía detectó que el sujeto estaba internado por haber sufrido un accidente de tránsito en Circunvalación y Juan José Paso; y al indagarlo, éste dijo que había hecho "algo terrible". La confesión llevó a los efectivos a ingresar por la fuerza al domicilio: tendidos sobre una cama de una plaza estaban los pequeños cuerpos, en estado de descomposición. Llevaban allí al menos 24 horas. "Si ellos no están conmigo, no van a estar con nadie, y menos con esa hija de puta", relata el fallo de procesamiento que dictó el Juzgado de Instrucción 1º,

sobre los dichos del imputado. Las organizaciones que trabajan por los derechos de las mujeres consideraron que la muerte de Josefina fue uno de los cuatro femicidios de niñas que hubo en 2011 en la provincia, a manos de padres que "utilizan a los hijos como elemento de venganza".

Tras la separación de la pareja, la Justicia expidió una prohibición de acercamiento para Norberto M., solicitada por la madre de sus hijos, de unos 40 años; sin embargo, ambos debían cumplir con un horario de visitas para los niños. Ante el incumplimiento del hombre, el 30 de diciembre pasado, Claudia se presentó en el Juzgado de Familia Nº 5 y solicitó que se haga cumplir la restitución de los hijos.

Vecinos de la vivienda de Mariano Cabal 964 bis, en Empalme Graneros, donde vivía el acusado, relataron que la mujer estuvo esa mañana en la puerta de la casa de su ex pareja reclamando por sus hijos, sin siquiera imaginar el infierno que había dentro. "¡Norberto. Norberto! Devolveme a los chicos", se desesperó al ver que nadie respondía.

Con la orden del juzgado, la policía llegó a la casa del imputado poco antes de las 17 de ese día. Nadie respondió. Mientras estaban en la vereda, los efectivos recibieron la noticia de que el hombre buscado

estaba internado en el Heca por un "accidente de tránsito". Norberto, que trabajó como taxista y últimamente era canillita, no pudo soportar el peso de lo que había provocado y buscó en vano acabar con

su vida bajo las ruedas de un camión.

Enseguida, otra dotación policial llegó al Heca para indagar al herido. El oficial que entrevistó al hombre relató que éste tenía "las dos manos enyesadas". Al consultarle qué le había sucedido y con quién había

dejado a sus hijos, éste le contestó que "se había querido matar --arrojándose bajo un camión en movimiento﷓﷓ porque había hecho algo terrible", y dijo "que había matado a sus dos hijos", según relató a la

Justicia el oficial. Al mismo tiempo, el acusado se justificó "que si no estaban con él, menos iban a estar con 'esa hija de puta'".

Cuando la policía ingresó al domicilio, el hedor anunció lo que verían segundos después en una de las habitaciones. Tendidos sobre una cama estaban los cuerpos de los pequeños, que al parecer fueron asesinados el día anterior al hallazgo, poco después de haber jugado con su papá en el jardín del frente de la casa, donde los vieron algunos vecinos. Las puertas y ventanas de la vivienda no habían sido violentadas y

alrededor de la cama de una plaza había "hojas de biblia" tiradas en el suelo.

Durante la etapa de investigación del presunto filicidio, Norberto M. fue sometido a pericial psicológica. Del informe, se desprendió que comprendía la criminalidad de sus actos. "Exhibe cierta ambivalencia

afectiva expresando con convicción de que `hubiere sido peor dejarlos con la madre' y a la vez muestra sentimientos de culpa frente a los hechos que menciona como `escalofriantes'; expresando: `No me perdono

a mi mismo'", dice la resolución.

La semana pasada, el hombre fue procesado e irá juicio por el delito de "doble homicidio agravado por el vínculo parental". El juzgado trabó un embargo por 20 mil pesos.

En enero de este año, la ONG Indeso Mujer dio a conocer las cifras de mujeres asesinadas por cuestiones de género en el Santa Fe, en 2011: 29 femicidios incrementaron los casos de 2010, cuando hubo 23. Los datos fueron recabados en más de 160 medios de comunicación de todo el país;

y una de las cuestiones que alarmó a la ONG fue que cuatro de las víctimas eran niñas. "Son elementos de venganza" contra sus madres, señalaron en ese momento desde la organización.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.