CIUDAD › PRESTACIóN DEL SERVICIO DEL TRANSPORTE URBANO

No hubo paro y se buscan soluciones

Tras una reunión entre funcionarios de la cartera de Servicios Públicos municipal y representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), se confirmó ayer la prestación del servicio del Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) en la ciudad. La confirmación llegó en horas de la tarde, cuando las versiones sobre la concreción de una nueva medida de fuerza de los choferes, desde las 17 hasta dos horas después del encuentro entre Ñúbel y Boca, motivaron la salida anticipada de alumnos del turno tarde en algunos colegios. "El compromiso para hoy (por ayer) fue reforzar la seguridad, detener a los colectivos y hacer bajar a los pasajeros, pero vamos a seguir trabajando para encontrar una solución", dijo el secretario de Servicios Públicos municipal, Pablo Seghezzo. El funcionario agregó que involucrarán a los clubes porque considera que tienen "responsabilidad e injerencia sobre los grupos de hinchas más belicosos" para encontrar una solución.

Seghezzo remarcó que funcionarios de su cartera, del Ente de la Movilidad, representantes de las tres empresas del TUP, del sindicato y de la secretaría de Seguridad provincial mantienen reuniones quincenales para abordar la problemática de las inseguridad en los colectivos en distintos puntos de la ciudad, sobre todo en los servicios nocturnos. "Es un trabajo cotidiano para garantizar el servicio los 365 días del año. A partir del domingo, la representación sindical introduce un nuevo tema en la mesa de discusión ante el temor de que se produzcan hechos de gravedad en la entrada y salida de los partidos", precisó el funcionario.

La situación se repitió el martes con las agresiones que sufrieron algunas unidades, y el temor por los problemas que pudiera ocasionar la caravana de festejos por el ascenso de Central. "En ese marco iniciamos una serie de reuniones para ver no solamente cómo tomábamos el día de hoy (por ayer) porque nuevamente había partido, si no también cómo tomábamos el tema de la seguridad en los eventos deportivos. A partir de ello, la UTA salió públicamente a decir que no tienen prevista ninguna acción directa", dijo Seghezzo, supeditado lógicamente a que no se registren agresiones a choferes en la previa.

Desde el Concejo Municipal se refirieron a la problemática de la inseguridad en los colectivos cuando juegan Ñúbel y Central. El concejal Alberto Cortés (PSA-Proyecto Sur) propuso que los días que se disputan partidos de fútbol donde participan los equipos locales en estadios de la ciudad, las diferentes líneas del TUP que circulan en un radio de 15 cuadras a la ubicación del estadio "deberán reforzar con unidades especialmente destinadas a trasladar hinchas en un punto o puntos que la oficina municipal pertinente establezca conveniente para tomar pasajeros".

Cortés planteó establecer "paradas estratégicas donde podrán subir pasajeros que se dirigirán solamente a la zona donde se realiza el evento deportivo", sumando agentes de la GUM para "complementar el operativo de control y se coordinarán las medidas necesarias con el Ministerio de Seguridad provincial". Además, el edil propone que el municipio solicite la presencia de efectivos policiales que participan del operativo de seguridad organizado para el evento en las paradas estratégicas de las unidades de refuerzo del TUP en el horario de salida de la cancha. El concejal Osvaldo Miatello (Encuentro por Rosario), señaló que "la responsabilidad es exclusiva y excluyente del Ministerio de Seguridad".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.