CIUDAD › ES HIJO DE UN PADRE ASESINADO Y UNA MADRE DESAPARECIDA EN DICTADURA

La historia de Pablo y el tío que lo adoptó

 Por Sonia Tessa

"Pablo Del Rosso es mi ahijado. Es un caso raro porque además es mi sobrino y mi hijo. Nosotros lo tuvimos que adoptar", explicó ayer Daniel del Rosso frente al Tribunal Oral número 1. Pablo es el hijo de Domingo Del Rosso, asesinado en Rosario en noviembre de 1976 y de Stella Hillbrand de Del Rosso, desaparecida desde el 5 de agosto de 1977. La mamá de Pablo es una de las víctimas de la causa Porra, que ayer continuó con las audiencias. Sólo Carlos Sfulcini y Daniel Amelong, los dos represores que además son abogados, estuvieron presentes en las audiencias. El resto, hizo uso de la autorización del Tribunal para permanecer en sus lugares de detención, que en algunos casos son sus propias casas.

Daniel Del Rosso recordó ayer el penoso trámite de recuperar el cadáver de su hermano, y la participación de un hombre llamado Jorge Marzo, que les cobró para restituirles el cuerpo de Domingo --el Negro-- en un cajón. "Era un tipo que se enteraba de que había muerto un militante y el trabajo de él era venderle al cajón a la familia. Decía que era ahijado del jefe de Policía y yo creo que sí. Para mí que eran una organización", rememoró Del Rosso, que después del asesinato de su hermano, visitó alguna vez a su cuñada en Rosario, en sitios públicos como el Parque Independencia, y así pudo mantener el contacto con Pablo, entonces de tres años. "Ella tenía un 128 color huevo. Yo le decía ¡qué lindo color para pasar a la clandestinidad!", recordó ayer sobre la militante secuestrada en su casa, en agosto de 1977, y que estuvo detenida en los centros clandestinos de detención La Quinta de Funes, escuela Magnasco y la Intermedia.

Del Rosso relató cómo pudieron recuperar a Pablo después del secuestro de su madre. Apenas supieron por el diario de un operativo en el que habían detenido a dos mujeres, los Del Rosso sospecharon que se trataba de Hillbrand. De hecho, el padre del Negro, que era Prefecto, viajó para buscar al nieto. Otra vez recurrió a Marzo para que le brindara información. La restitución demoró entre 40 y 45 días. Marzo los llevó primero al Hogar del Huérfano, donde no encontraron a Pablo. Después, les aseguró que estaba en la Policía de Menores, de Cafferata al 300. Claro que debieron pagar por esos datos. Una vez que pudieron encontrar al niño, los Del Rosso cumplieron con el deseo del Negro y Stella para que lo tuvieran Daniel y su entonces esposa, Graciela Moyano.

Las preguntas del fiscal Gonzalo Stara apuntaron a delimitar si en el trámite de adopción quedó constancia sobre el derrotero del niño, desde su privación ilegal de la libertad hasta el reencuentro con la familia. "No hablamos con la familia de eso, cerramos el tema, a pesar de que toda la familia quedó destrozada. A mi mamá le costó la vida", dijo ayer Daniel. La ex esposa de Del Rosso, que también declaró, ratificó el relato y le entregó al Tribunal una copia de la sentencia de adopción.

En la causa Porra, también conocida como Guerrieri II, se juzga a doce represores que integraron el Area de Inteligencia 121 por 17 homicidios calificados, privación ilegítima de la libertad, torturas y asociación ilícita.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.