CIUDAD › APELAN UNA CONDENA POR VIOLENCIA DE GéNERO

Porque hubo voluntad de asesinar

 Por Lorena Panzerini

El final de 2014 le dejó un sabor amargo a Rosalía Benítez, la mujer que hace casi tres años recibió media docena de disparos de parte de su ex marido, pero logró sobrevivir. La víctima esperaba una condena "ejemplar" de la Justicia, que sentenció a Mario "Cacho" Toledo a "solo 10 años" de cárcel, por los delitos de tentativa de homicidio agravada por el uso y portación de arma de fuego y amenazas contra la madre de sus hijos. Pero la mujer no bajó los brazos: ayer participó de la audiencia de apelación solicitada por la fiscal Cristina Rubiolo, que insistió con el pedido de 18 años de prisión para el agresor; y por la defensa del imputado, que considera que debe ser acusado solo por "lesiones graves". "¿Para qué fue a su casa con dos armas, en medio de una prohibición de acercamiento, si no era para matarla?", preguntaron los fiscales Rubiolo y Carlos Covani, que hicieron hincapié en la violencia de género que ejercía Toledo y que fue denunciada antes del suceso que dejó en coma por 15 días a la mujer.

"La Justicia me abandonó cuando lo denuncié y me abandona ahora". Esas fueron las palabras de Rosalía el 23 de diciembre pasado, cuando recibió un baldazo de agua fría al escuchar que quien intentó quitarle la vida, disparándole con dos armas diferentes, en su casa de Villa Gobernador Gálvez y frente a su hija de 9 años, fue condenado a una pena "baja".

Ayer, los camaristas Georgina Depetris, Daniel Acosta y Carlos Carbone escucharon los argumentos de la Fiscalía y de la defensora Mirtha Llonch, que apelaron la sentencia del hombre de 67 años. Ahora, se tomarán unos días para decidir.

En la audiencia, se ventilaron las circunstancias el hecho, que dejó a Rosalía y a su familia con fuertes secuelas del ataque de Toledo: la madrugada del 22 de septiembre de 2012, la mujer de 46 años estaba sola con su nena de 9 años. Toledo desobedeció la orden de exclusión de hogar y entró a la vivienda por los techos. Estaba armado con una escopeta y un revólver. Mientras su hija le rogaba que no les hiciera nada, el agresor entró y disparó a Rosalía, que corrió con su hija hacia el garaje, y cuando estaba por alcanzar la puerta, Toledo le tiró a la nuca. Luego escapó. Para la fiscalía, "la creyó muerta". La mujer fue rescatada por unos vecinos y estuvo 15 días en coma y otros 25 entre cirugías y recuperación.

La fiscal Rubiolo dijo ayer ante los camaristas que Toledo "fue preparado para una verdadera acción dolosa, con intención de dar muerte".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.