CIUDAD › HUBO MOVILIZACIóN A LOS TRIBUNALES CONTRA EL DESCANSO DOMINICAL

La contramarcha de los supermercados

La marcha que estaba anunciada frente al Sindicato, finalmente cambió de rumbo y entregó un petitorio en la justicia. Desde la Asociación Empleados de Comercio subrayan que fue convocada "por la gerencia" y que no es "una expresión genuina".

 Por Claudio Socolsky

Dirigentes y delegados de la Asociación Empleados de Comercio (AEC) montaron guardia ayer en la sede del sindicato para garantizar el funcionamiento de todas sus dependencias, ante el anuncio de una protesta en el lugar convocada por empleados del supermercado Coto y la Asociación de Supermercadistas Unidos (ASU), que rechazan la ley de descanso dominical. Este grupo finalmente desistió de acercarse al edificio, ubicado en Corrientes 450, y fueron hacia los Tribunales provinciales donde entregaron un petitorio a la Cámara de Apelación en Feria, donde se tramitan los expedientes relacionados con la ley. El gremio denunció que la convocatoria fue hecha "desde la gerencia de Coto" y que no fue "una expresión genuina de los trabajadores". Los empleados que manifestaron en Tribunales, indicaron que la ley es "totalmente negativa e injusta", y argumentaron que pierden tres mil pesos de recibo de sueldo por no trabajar los domingos. Además, advirtieron que la empresa despedirá a varios trabajadores cuando finalice la conciliación obligatoria que rige en el conflicto por cientos de despidos originados antes que entrara en vigencia la norma.

Un centenar de afiliados mercantiles, acompañados por dirigentes y militantes del Movimiento Sindical Rosarino (MSR) hizo guardia desde las 8.30 de ayer en la sede del sindicato. Además de una bandera argentina que extendieron a lo largo de la calle, otros portaban carteles con críticas a Coto: "En 10 años despediste a 300 trabajadores, ¿nunca movilizaste por eso", pegada a otra que decía: "Movilización de gerentes, jefes y patas de plomo de Bs As".

Ante la convocatoria de ASU y Coto, los directivos y el cuerpo de delegados del gremio pretendieron garantizar el funcionamiento de los servicios que se prestan en el edificio, como los del área de salud, el comedor mercantil, la proveduría y la mutual. Por las dudas, un cordón integrado por varios efectivos policiales permanecieron apostados en la esquina de Corrientes y Urquiza.

"No nos equivocamos cuando decíamos que la convocatoria de los pseudos empleados de Coto era otra vil maniobra de los dueños de esa cadena de supermercados y de la ASU. En tal sentido, queremos denunciar públicamente que dicha convocatoria salió de la empresa, y no fue para nada, una expresión genuina de los trabajadores", subrayaron desde AEC, apoyados en la difusión de un correo electrónico enviado el pasado viernes a las 15.25 por la gerencia de Recursos Humanos de la casa central de Coto en Buenos Aires a los encargados de las sucursales de Fisherton y el Shopping Alto Rosario.

El secretario de Finanzas de AEC, Eduardo Aseguinolaza, recordó que en marzo denunciaron que Coto estaba contratando trabajadores "para después quizás crear esta situación que se está dando hoy, donde supuestamente la implementación de la ley iba a ocasionar un perjuicio económico y en este caso a los trabajadores". El dirigente resaltó que los gerentes y encargados de las distintas sucursales "manifiestan junto con los empleados a los cuales les mandaron el telegrama, es muy morboso". El dirigente dijo que los últimos diez años, Coto "despidió a 300 trabajadores", y que pudieron comprobar que en la Ciudad de Buenos Aires "detectaron alrededor de 20 sucursales que están cerradas los días domingos, con un total de 850 trabajadores".

El grupo que tenía pensado movilizar hasta las puertas de la sede de la AEC, unas cuadras antes decidió cambiar el rumbo, para evitar enfrentamientos. "Teníamos información que nos esperaba gente que no era del sindicato, imagínate que repriman, somos todos laburadores y lo único que pedimos es que nos den la libertad de escoger qué queremos hacer, trabajar o no trabajar. Es mucha plata que se pierde por mes", planteó Ariel Osa, empleado de la sucursal Fisherton del Coto, en las puertas de los Tribunales provinciales, antes de entregar un petitorio a la Cámara de Apelación en Feria reclamando el derecho a trabajar.

El grupo llevaba carteles con diferentes consignas: "Queremos mantener el trabajo y el estudio", "Nadie nos preguntó", entre otras. "No se sabe qué va a pasar con nosotros, todo repercute, depende de los números que la empresa facture", señaló el empleado frente al conflicto laboral que desató el supermercado antes de que entrara en vigencia la normativa provincial. "Es una ley totalmente injusta porque algunos pueden abrir y otros no. En ninguna parte la ley habla del descanso dominical, simplemente dice que el comercio de más de 1200 metros cuadrados tiene que cerrar sus puertas al público. Tampoco dice que no tenés que ir a trabajar, si cerrás las puertas con todos los empleados adentro estás dentro de la ley", argumentó Osa.

El empleado explicó que pierde tres mil pesos de recibo de sueldo porque la empresa no abre los domingos, sin contar los feriados. Por otra parte, señaló que pierde "un plus, la comisión como vendedor". Y advirtió por futuros despidos apenas concluya la conciliación obligatoria, que el Ministerio de Trabajo provincial prorrogó, en principio, hasta principios de agosto. "No está bien en claro a quién le va a tocar, por sorteo, pero la idea es que nadie... hoy en día como está el país, el momento que estamos viviendo es una locura que haya gente que se pueda quedar sin trabajo", consideró.

Osa se refirió a los empleados que "son de 24 horas", los que van solamente los domingos a trabajar, en general estudiantes. "La empresa le da esa posibilidad de elegir, pero esa gente es la que lamentablemente primero vamos a perder", dijo, para luego agregar que la gente elige ir el domingo al supermercado porque "es su día libre, por distintos motivos, mucha gente que viene de afuera y no puede venir". En ese sentido, se solidarizó con las personas que alquilan locales dentro de los supermercados que tampoco pueden abrir".

Lucía Vega, que tiene desde hace cinco años un negocio de regalería dentro de la sucursal Fisherton del Coto, acompañó el reclamo en Tribunales. "No me permiten trabajar, nosotros no estamos contemplados en ninguna ley. Si el supermercado cierra, tenemos que cerrar. La mayoría de la gente que nos viene a comprar los domingos viene de los pueblos, y es el día de mayor venta. Nadie me vino a preguntar si a mí me convenía o no, si quería o no trabajar", planteó la mujer.

Compartir: 

Twitter
 

Ante el anuncio de la marcha, el Sindicato montó una guardia para proteger la sede.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.