CIUDAD › EL DESARROLLO DEL PROGRAMA DE ACCESO A LA JUSTICIA EN ROSARIO

Una ayuda para todo esos papeleos

Un voluntariado de universitarios integra una asesoría jurídica gratuita con estudiantes de Derecho, psicólogos y trabajadores sociales. Atienden en cuatro barrios y se proponen facilitar el acceso de los vecinos al sistema judicial.

 Por Claudio Socolsky

Un grupo de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), abogados, trabajadores sociales y psicólogos, participan voluntariamente de un programa de asesoramiento jurídico gratuito en cuatro barrios de Rosario, con el objetivo de acercar la justicia a los sectores populares y trabajar las problemáticas que se le presentan a los vecinos desde lo jurídico. "Las asesorías jurídicas buscan resolver dos situaciones muy complejas: la falta de práctica profesional para la realidad universitaria y el compromiso de la Universidad con su comunidad para la realidad socio-comuntaria", señaló Constanza Estepa, la coordinadora del programa que brinda asesoramiento jurídico en cuatro puntos fijos de la ciudad. "La intención es trabajar la problemática de acceso desde una mirada más académica para generar un espacio de debate en la facultad", agregó.

El Programa de Acceso a la Justicia, que fue financiado por los Proyectos de Voluntariados Universitarios, de la secretaría de Política Universitaria del Ministerio de Educación de la Nación, surgió hace tres años, y su objetivo era vincular el saber técnico con el saber popular. Desde la secretaría de Integración de la UNR le otorgaron jerarquía de área, y se empieza a trabajar desde la gestión de la universidad. Este año, por los recortes presupuestarios, el programa trabaja únicamente con estudiantes y profesionales voluntarios que no reciben ningún tipo de remuneración por desarrollar la actividad.

Para los integrantes de las asesorías, el contexto social es complejo en cuanto a las posibilidades reales de acceso a la justicia; y si bien en la última década se han desarrollado políticas públicas destinadas a garantizar el goce efectivo de los derechos, dicen que notan un retroceso del Estado durante los últimos meses que los movilizó a embarcarse en el proyecto con gran compromiso.

Una vez a la semana, los integrantes del programa -20 estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNR, cinco abogados, una psicóloga, y una trabajadora social-, brindan asesoramiento jurídico en distintos barrios de Rosario; donde las instituciones barriales --vecinales, centros comunitarios, centros de salud-- les prestan los espacios físicos para recibir las demandas de la gente que vive en esos barrios.

"Lo primero que buscamos es empoderar a la gente en sus derechos, no ser gestores de lo que tienen que reclamar si no explicarles cuáles son sus derechos, asesorarlos, y hacer un seguimiento hacia las personas, pero apuntando a que ellas mismas reclamen por sus derechos", explicó la coordinadora.

Las asesorías reciben muchas consultas sobre derecho de la seguridad social, derecho de familia, derecho sucesorio, derecho penal y derechos humanos. "Lo que buscamos es que la Universidad esté presente en su comunidad contribuyendo a una sociedad más igualitaria, concientizando a cada uno de los vecinos sobre cómo hacer valer el derecho que le es vulnerado mientras tanto generamos una vinculación social en los universitarios para que sean mejores profesionales comprometido con la realidad que atraviesa su país estando cerca de aquellos que más lo necesitan", plantearon.

Cuando se trata de casos más importantes que necesitan un patrocinio jurídico, si bien la universidad todavía no puede llegar porque no patrocina gratuitamente, desde las asesorías los derivan a la asociación civil Justicia Democrática, que hace unos días patrocinó la demanda de la trans Sandy Sánchez contra Iapos por prácticas quirúrgicas incluidas en la Ley de Identidad de Género que no le fueron reconocidas.

El programa, subrayó Estepa, tiene muchos puntos de contacto con los Centros de Acceso a la Justicia (CAJ). "De hecho, una de las voluntarias que participa es la trabajadora social Yanina Muratore que se desempeñaba en el CAJ de Villa Moreno. Este año, independientemente de las cuestiones presupuestarias le dimos mucho volumen a la asesoría, porque como el CAJ de Villa Moreno cerró, y las demandas sociales continúan, intentamos hacer el mismo trabajo, pero sin un equipo de personas remuneradas, lo que lo hace más complicado", agregó.

De todos modos, relató la coordinadora, la asesoría tiene muchos puntos de referencia con el CAJ de Villa Moreno, incluso algunos asesoramientos son consultados previamente con ellos. También consultan al ex director de Ansés, Andrés Giménez, porque tienen muchas preguntas previsionales y sobre la seguridad social. "Para nosotros significa un aprender al hacer porque no somos especialistas para responder todas las preguntas que nos hacen, por eso pedimos asesoramiento con los profesionales que nos ayudan", indicó Estepa.

Mientras el grupo se preparaba para atender las demandas de los vecinos de zona oeste en la vecinal María Duboe, la coordinadora indicó que el objetivo de las asesorías es el de "abrir la mayor cantidad de espacios de consultas posibles porque sabemos que la demanda está".

Uno de los estudiantes precisó que en "cada una de las vecinales tenemos un libro donde vamos poniendo las consultas para hacer un seguimiento y en el caso que necesiten que los acompañemos lo hacemos, que la persona que lo necesita tenga una contención, porque muchas veces tienen miedo de acercarse a una Defensoría solos o se asustan. Por eso nos acercamos a las escuelas, a los centros de salud, para difundir las asesorías".

Compartir: 

Twitter
 

El equipo está integrado por voluntarios que atienden en las instituciones del barrio.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.