CIUDAD › PREOCUPACIóN DEL GOBIERNO POR TORTURAS A DOS MILITANTES PERONISTAS

Abrazo solidario contra la patota

El ministro de Gobierno se comprometió a tomar medidas con los policías de Colastiné Norte que golpearon en un destacamento a dos jóvenes del Movimiento de Unidad Popular, quienes ayer recibieron el apoyo institucional del Partido Justicialista.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El ministro de Gobierno, Pablo Farías, recibió ayer en la Casa Gris al militante peronista y dirigente del Movimiento de Unidad Popular (MUP) Iván Franco, detenido en San José del Rincón y luego torturado en un destacamento policial en Colastiné Norte, donde desfiguraron a golpes y patadas a otro de sus compañeros, Emiliano Mendoza. Y se comprometió a "proteger su integridad física" y "tomar las medidas necesarias con los policías que cometieron los hechos", según reveló a Rosario/12 el líder nacional del MUP Federico Martelli, quien participó en la audiencia junto a la abogada de Hijos Lucila Puyol. Farías se mostró muy preocupado por la situación. Luego de la entrevista, Puyol amplió la denuncia ante el fiscal de turno Roberto Apullán y acompañó a Franco en una conferencia de prensa en el PJ. Un abrazo institucional y solidario del peronismo santafesino en el que participaron el presidente de su partido, Ricardo Olivera, la diputada nacional Silvina Frana y el secretario general de La Capital, Juan Manuel Pusineri, entre otros.

Franco y Mendoza fueron detenidos el domingo 25 de setiembre a la madrugada en la casa de otro compañero, allanada por unos diez efectivos de la comisaría 14ª y del Comando Radioeléctrico de Rincón. Los trasladaron al destacamento de Colastiné Norte, al lado del club de campo de UPCN, donde los torturaron en un baño de tres metros por tres. En la denuncia, Franco dijo que puede identificar a dos de los torturadores. "Uno era alto de contextura normal, no gordo de tez morocha, del Comando Radioeléctrico porque me decía que en Rincón mandaban ellos. Era el más tenebroso. Me decía que me daba siete minutos para que le dijeran dónde estaban las armas porque si no me iba a desfigurar como a Emiliano", narró. "Este policía macabro me sacó las pertenencias, el celular y 45 pesos", agregó. El otro torturador era "más bajo, de contextura robusta, creo que con gorra y me golpeó en la cara".

Iván dijo que las torturas dejaron a Mendoza "shoqueado, muy convulsionado". El lunes al mediodía los llevaron hasta la comisaría 1ª de Santa Fe, donde los atendió una médica y regresaron al destacamento de Colastiné, donde Iván quedó en libertad a las tres de la tarde. El hostigamiento siguió en la semana. El martes 27, hizo la denuncia en Asuntos Internos y ese día y el miércoles fue seguido dos veces por un patrullero. El jueves 29 el Ministerio Público de la Defensa presentó un habeas corpus preventivo. Y el viernes 30, salió a correr y encontró una cápsula servida de 9 mm. en su trayecto. A la noche, volvieron a rondar "dos camionetas de la Policía conducidas por los torturadores del destacamento de UPCN", que fueron filmados por una de sus compañeras del MUP y el video presentado como prueba en la Fiscalía.

El sábado a la noche, Martelli le mandó un mensaje a Lifschitz, quien le contestó que "estaba al tanto y preocupado por la situación" y le pidió que se comunicara con su secretaria para acordar una entrevista con el ministro de Gobierno. La audiencia se realizó ayer en la Casa Gris, donde Farías recibió a Franco, Martelli y Puyol, junto al subsecretario de Control de las Fuerzas de Seguridad Ricardo Giusepponi.

El diálogo arrancó tenso cuando Giusepponi dijo que la denuncia de Iván en Asuntos Internos había sido derivada a la División Judiciales. "¿Y qué hicieron?", lo cruzó Puyol. "Porque a una semana de los hechos, el hostigamiento continúa. Tuvieron la causa una semana para citarlo y para investigar y no lo hicieron". Ayer, Franco amplió la denuncia ante el fiscal Apullán, quien dijo que no estaba anoticiado del hecho.

Según Martelli, Farías "se mostró preocupado por la situación, le dio todo su respaldo a Iván y el compromiso de que no iba a sufrir represalias, que el gobierno de la provincia iba a proteger su integridad física y que iba a tomar medidas con los oficiales que cometieron los hechos". "Le pedimos que intervenga y separe preventivamente a los oficiales. Iván está en condiciones de reconocer al menos a dos de ellos".

Más tarde, Franco participó en una conferencia de prensa en la sede del PJ que significó un abrazo institucional y solidario del peronismo santafesino. En la cabecera se ubicaron los principales dirigentes de su partido, entre ellos Olivera, Pusineri y las diputadas Frana y Patricia Chialvo, militantes del Foro contra la Impunidad y por la Justicia y de organismos de derechos humanos.

Pusineri se mostró impactado por "los hechos que tienen una gravedad que excede cualquier consideración política". Mientras que Martelli agradeció el respaldo de toda la dirigencia del partido y coincidió en exigir al gobierno la intervención de la comisaría 14ª y del Comando Radioeléctrico de San José del Rincón y la cesantía de los torturadores.

Compartir: 

Twitter
 

Franco, una de las víctimas, en una conferencia de prensa en el PJ.
Imagen: Eduardo Seval
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.