CIUDAD

"El crimen sigue impune así como la corrupción que ella denunció"

A tres años del asesinato de Cabrera, la causa va camino a
cerrarse sin culpables. Claudia Lucero, secretaria general de
AMMAR, dice que "sólo se investigó a Sandra por si vendía droga".

"Tenemos tres años de impunidad, está como el crimen del fótografo (José Luis Cabezas), sigue impune y el matador está libre, pero también la corrupción que ella denunció". Claudia Lucero es la actual secretaria general de AMMAR Rosario, el gremio de las meretrices que hasta su muerte - el 27 de enero de 2004, de un disparo en la nuca en un zaguán cerca de la terminal de ómnibus- presidió Sandra Cabrera. Claudia levanta las mismas banderas que su antecesora, y se indigna porque la causa judicial por el homicidio "está en cero, no se investigó nada, sólo se investigó a Sandra por si vendía droga, que si hacía esto o lo otro. Pero a los asesinos y a la policía no se los investigó como se debía. Y también se la quiso ensuciar a Sandra cuando se dijo que era informante policial".

La causa en manos del juez de Instrucción Nº 10, Alfredo Ivaldi Artacho, languidece y va camino a la vía muerta. El oficial de la Policía Federal Diego Parvluczyk, único imputado en el crimen, fue liberado por falta de mérito por la Sala I de la Cámara Penal integrada por Ernesto Pangia, Eduardo Sorrentino y Alberto Bernardini, y no se conocen nuevas líneas de investigación. Su representante legal, el abogado Carlos Varela, sostuvo en diálogo con rosario3.com que está convencido de la inocencia de su defendido y que cree que el homicidio de la dirigente de Ammar nunca será resuelto porque, en un primer momento, cuando la causa estaba en manos del juez de Instrucción Nº 9, Carlos Carbone, "se perdió demasiado tiempo y se cerró la investigación en Parvluczyk dejando pasar otras hipótesis. Además pasó mucho tiempo", manifestó.

Claudia Lucero recordó que Sandra "trabajó para que se cerrara un boliche donde se encontró a mujeres indocumentadas, menores y droga, Punta Cana, ubicado en Castellanos entre Santa Fe y San Lorenzo. A raíz de eso se había relevado entre otros al subjefe de Moralidad Pública. Uno de esos policías sigue activo y está en la comisaría 1ª, Walter Miranda. No me olvido nunca porque ese señor me llevaba presa. Todo eso fue una payasada. Estuvo un tiempo en que no se lo veía pero luego, como la causa de Sandra quedó parada, sale normalmente como si fuera un policía honesto".

Lucero recordó que después de la muerte de Cabrera el policía que fue imputados, Diego Parvluyczyk, estuvo en la zona de la Terminal para averiguar qué había pasado con el sindicato de las meretrices. "Esto fue declarado por una de las chicas con las que salió ante la comisión investigadora que se formó. Quería saber quien había quedado", recordó.

Respecto al gobierno provincial, Lucero dijo que "lo único que hizo fue tratar de conformarmarnos con disolver Moralidad Pública. Y si bien es cierto que nos las llevan presas, paran los móviles en los lugares donde están y dicen que están haciendo operativos por los taxis. Aquí todo el mundo reclama por la inseguridad y se preguntan dónde están los móviles policiales; están en las zonas rojas. Voy a repartir preservativos en Godoy y provincias Unidas y allí los comandos van y vienen. Están allí porque siguen a las chicas que suben a los autos y los policías aprietan a los clientes", relató Lucero.

En el día en el que se cumple el tercer año del asesinato de Sandra Cabrera desde AMMAR también recuerdan que aquél trabajo que hizo la ex secretaria del gremio, referido a la derogación de los artículos 83, 87 y 93 del Código de Faltas de la provincia de Santa Fe y el inciso K del artículo 9º de la Ley Orgánica de la Policía provincial -que castigan el ejercicio de la denominada protitución escandalosa, las ofensas al pudor, el travestismo y faculta a intervenir para mantener las 'buenas costumbres'- no tuvo resultados positivos.

--¿Por qué cree que tarda en aprobarse la modificación del Código de Faltas?-, preguntó este diario.

--Porque hay muchos intereses, hay boliches que trabajan con mujeres en arreglo con la policía. Detrás están los que sacan las ventajas. Nosotras estamos en contra de la explotación, no sólo de los policías sino de los proxenetas y fiolos. Porque en esos boliches las mujeres están obligadas a dejar el 50 por ciento de lo que ganan.

Compartir: 

Twitter
 

Los militantes meretrices reivindican la lucha que llevó adelante Sandra Cabrera. "Ella trabajó para que se cerrara un boliche donde había mujeres indocumentadas, menores y droga".
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.