soy

Viernes, 13 de junio de 2008

CHECK IN

Lugares adonde no ir

Ellos tenían espíritu de aventura, no querían vacaciones en el mar, ni largas noches en discotecas. Soñaban con el paisaje desbordado del Africa profunda y allá fueron los dos turistas catalanes, a Gambia. Y allí se enamoraron, probablemente de un culito prieto, de una piel oscura. El tema es que en Gambia, como en 86 países en el mundo, está directamente prohibido ser homosexual, o lesbiana, o travesti (siga el etcétera) y gozar con ello. Los catalanes lo supieron tarde, aunque el gobierno español reaccionó rápido y los rescató en pocos días. Su caso sirvió para actualizar el mapa de la “homofobia de Estado”, en donde aparecen destinos a simple vista paradisíacos y deseados: desde Jamaica o las islas de Antigua y Barbuda en el Caribe hasta India o Irán en Medio Oriente. Las penas de prisión van desde algunos días —treinta en Costa Rica, pero sólo abarca a los hombres “sodomitas”— hasta diez años o cadena perpetua si a “los actos contranaturales” (retórica muy usada en los textos de leyes diversas) se suma el escándalo. Riesgos extremos se corren en Mauritania, Sudán, Yemen, Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos e Irán, donde la sodomía se castiga con la muerte. Algunas leyes son verdaderas joyas del lenguaje arcaico e incluyen en sus textos alusiones a la “indecencia” —siempre que no sea cometida en privado y entre marido y mujer— o la “conexión contranatura” (en Grenada). En el sitio de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Transexuales (www.ilga.org) se pueden consultar minuciosamente estos datos para evitar que esas vacaciones de aventura terminen en un conflicto diplomático internacional, mientras el cuerpo del o la turista espera que se dirima en lugares poco aptos para el disfrute como la cárcel.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.