soy

Viernes, 16 de septiembre de 2011

ES MI MUNDO

¿Quién mordió la manzana?

Tras la renuncia de Steve Jobs por razones de salud, Tim Cook asumió como nuevo director ejecutivo de Apple. Algunos medios titularon “El gay más poderoso del mundo, un gran paso para la visibilidad”, salvo por un detalle: Cook nunca reconoció ser homosexual. Se instala un viejo y cada vez más candente debate: ¿sacar a la gente del closet es sinónimo de informar?

 Por Ariel Alvarez

El pasado 24 de agosto, el carismático Steve Jobs anunciaba a través de un comunicado de prensa su alejamiento de la dirección ejecutiva de la compañía Apple. La decisión fue tomada por problemas de salud que no se han dado a conocer. Es sabido que Jobs pudo superar un cáncer de páncreas en 2004. La carta que comunicaba su retiro también proponía como sucesor a Tim Cook, quien ahora es el nuevo director de una de las empresas más importantes del mundo.

Hasta aquí el anuncio sólo presentaba algunos ribetes tristes y preocupaba por sobre todo a los accionistas de la compañía de la manzana. Pero el tema cambió drásticamente de dirección debido a un artículo que el periodista Félix Salmon escribió para el blog de la agencia de noticias Reuters, titulado: “No ignoren la sexualidad de Tim Cook”. Y es así que se empezó a hablar. ¿El señor Cook es gay? Si lo es, ¿debe decirlo por ser una figura pública de tanta importancia? Y también, de no querer decirlo, ¿deben los medios de comunicación hacerlo por él? Pero nos estamos adelantando. Miremos un poco la carrera que la sexualidad de Cook realizó a través de los medios.

Dicen que dicen

Gawker Media es una empresa de medios on line que cuenta entre sus filas con una red de blogs, una de las más visitadas del planeta. Dentro de éstos se encontraba Valleywag, el blog que se dedicaba a brindar chimentos (de dudosas fuentes) de las personalidades de Silicon Valley (el barrio de San Francisco en donde se encuentran las grandes corporaciones tecnológicas). El estilo de noticias giraba en torno de, por ejemplo, el video sexual de Gene Simmons, el guitarrista de Kiss. Debido a las numerosas denuncias de chismes infundados, dejó de funcionar en febrero.

Este fue el punto de partida. En enero de este año titulaban así: “Tim Cook es el gay más poderoso de Silicon Valley”. En la nota se hablaba de las veces que había reemplazado a Jobs, de lo bueno que es en su trabajo, y afirmaba (según “dos fuentes bien ubicadas”) que Cook es gay, que el tema había sido discutido en la compañía, y que se le aconsejaba desde la misma empresa que hiciera el outing como parte de su “camino hacia el liderazgo”. Esta noticia, catalogada como “un avance para la imagen positiva de los homosexuales”, también confirmaba el gusto de Cook por los hombres asiáticos y se hablaba en tono de broma de un casamiento por conveniencia con Ben Ling, el segundo al mando de Google, vaticinando una fusión entre las dos empresas.

La posta la tomó Mac Daily News (el sitio de noticias tecnológicas de Mac y Apple), que salió a atacar a Gawner diciendo que la sexualidad de Cook no es un tema trascendente y que nada tiene que ver con el desempeño de sus funciones. Se preguntan: “¿Por qué no llamar a Cook simplemente ‘el hombre más poderoso de Silicon Valley’?”. O también: “¿Dónde está el artículo de Valleywag sobre el heterosexual más poderoso del Valle?”. Pese a que catalogan al artículo de Gawker como mezquino, vengativo y “simplemente triste”, al costado de las páginas de Mac Daily News tenemos una encuesta: “¿Puede Tim Cook manejar las riendas de Apple Inc.?”. Algo contradictorio, ¿no? De todos modos el SI va ganando por más del 80 por ciento.

Mezclamos este choque mediático y tenemos la punta del iceberg de la nota que Salmon escribió para Reuters y que generó una mayoría de comentarios adversos. El análisis que hace el periodista habla a las claras de un doble discurso que hace bastante ruido. Por un lado condena a los medios más importantes por tratar de evitar el tema de la sexualidad de Cook, ya que eso “perpetúa la idea de que hay un estigma asociado con ser gay”. Los medios cuando “informan” acerca de la sexualidad de un personaje público luchan contra esa idea: “Mantener la sexualidad de Cook en secreto ya no es una opción”; debería serlo, aunque sea para el propio Cook, y agrega: “La prensa no debe tratarlo como si fuera algo que debe evitarse a toda costa. No hay dilema ético cuando se trata de informar sobre la sexualidad de Cook: más bien el dilema ético se presenta en no hablar de eso. Sí, el estigma aún existe en gran parte de la sociedad. Pero no es el trabajo de la prensa perpetuarlo. Todo lo contrario”. Así como se lee, uno podría estar de acuerdo, pero a la vez si recordamos que Cook hasta el momento no ha hablado de su sexualidad, podemos entrever en las palabras de Salmon que justamente lo está estigmatizando, adjudicándole tácitamente la figura del cobarde. Para no sonar agresivo, el periodista aventura posibles explicaciones de por qué Cook no ha salido del armario todavía.

La loca de la tele vs. el gay modelo

En su artículo, Salmon habla de cómo las listas de directores ejecutivos de las empresas más importantes cada vez son más diversas, y que los medios al negarse a hablar de la sexualidad de las personas lo que hacen es ignorar este dato. En nombre de la diversidad es que el periodista critica la omisión mediática: “Si el mundo no puede ver a los gays en toda su diversidad real, si los homosexuales que se conocen son sólo los extravagantes que aparecen en la televisión, esto sólo sirve para perpetuar los estereotipos”. Justamente esto último es lo que Salmon termina haciendo con su nota: “Que una empresa, la más importante del mundo, está siendo dirigida por un hombre gay es algo para celebrar. En lo que concierne a los estereotipos del hombre gay, Cook es excelente: él es del tipo de los aburridos expertos en sistemas, no el diseñador gurú como dicta el clásico modelo. Es un hombre súper inteligente, poderoso y no afeminado, que demuestra que ser gay no es obstáculo para cualquier carrera que uno desee”. A ver: si Cook fuera el clásico diseñador, o fuera extravagante como en la tele, o fuera afeminado, ¿cuál sería el problema? El problema, señor Salmon, es que probablemente no hubiera llegado a donde llegó. Y eso sí es algo de lo que los medios no hablan. Demasiado heterosexista todo el asunto. Por su parte, Cook –feliz con su cargo– sigue sin decir una palabra al respecto.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.