soy

Viernes, 25 de noviembre de 2011

Genesis P-Orridge: de la música industrial a la industria del cuerpo

 Por Gustavo Lamas

A mediados de los ’60, gracias a que su padre trabajaba en la televisión inglesa, Genesis P-Orridge pudo conocer en persona a Los Rolling Stones y quedó conmovido para siempre con la figura de Brian Jones, una referencia para todo lo que encaró como artista. Arrancó sus primeros pasos en la música con una grabación del ’68 llamada “Early Worn”, pero su gran aporte llegaría cuando fundó, a mediados de los ’70’, los legendarios Throbbing Gristle junto a Cosey Funny Tutti, Peter “Sleazy” Christopherson y Chris Carter. En pleno after punk, los TG pusieron la piedra fundamental de lo que se conocería como música industrial, grabando precisamente para la disquera Industrial Music que dio origen a esa corriente. Fueron uno de los grupos más influyentes para la música experimental y el tecno, capaces de traspasar y desafiar todos los límites en materia sonora. Desde un principio no dudaron en hacer uso y abuso de la electrónica, los efectos, las sobregrabaciones e incorporar cualquier ruido o error a su mundo sonoro así como en ser pioneros en el uso del sampler. En aquellos primeros años grabaron un puñado de álbumes entre los que sobresale el clásico 20 Jazz Funk Greats, que continúa sonando con una actualidad pasmosa. Además supieron trascender por sus performances provocadoras en las que daban rienda suelta a la improvisación. La premisa era shockear al público como fuera, desde la deformidad sonora hasta la pornografía o usando uniformes militares. Genesis P siempre fue una pieza fundamental del grupo. Impactaba con su voz procesada, los alaridos, recitados, su mirada desorbitada y los movimientos espásticos. Cuando en el ’81 se separaron, Orridge armó Psychic TV junto a Peter Sleazy mientras los miembros restantes formaron Chris & Cosey. Más tarde Peter abandonaría Psychic TV para formar el célebre dúo Coil. Genesis P-Orridge grabó decenas de discos junto a Psychic TV. Con el mismo nombre fue mutando formaciones y sonido: podía sonar tecno, mezclarse con la cultura raver, hacer un disco ambient para meditación y hasta homenajear a Brian Wilson y Brian Jones en sus grabaciones. En la década pasada, los Throbbing Gristle volvieron a juntarse para presentarse en vivo y también para grabar discos como el imperdible Part Two, del 2006. Su último trabajo fue Gristelism, algo más que un disco: se trata de una versión de la Budha Machine de los chinos FM3. Es un aparatito, especie de radio Spica con mínimos botones y un parlantito que dispara loops y oscilaciones de sonidos especialmente diseñados para ese aparatejo ideal para combatir en el bondi con la música que escuchan todos. En el 2010 volvieron a separarse, pero a los meses falleció Peter Christopherson, dejando el vacío y sin chances de regreso a la formación original. Genesis P-Orridge es una figura clave a seguir para cualquiera que quiera explorar los límites de la música y quiera afrontarla desde los desvíos, bien lejos de los cánones establecidos. Y como se verá en la página siguiente, también es una figura clave para quien quiera explorar los límites de las identidades fijas, los dos sexos obligatorios y la metáfora tan visitada de que el amante quiere siempre fundirse en el amado.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.