soy

Viernes, 30 de diciembre de 2011

TV BALANCEADA

La elegida

 Por Lea Hafter

Llega fin de año y llegan los balances. Me gustan los balances, no sé si sirven.

Pienso hacia atrás. Llego a la categoría “telenovela del año”: miré El elegido. Me pregunto si es importante. Sí, respondo. ¿Sólo porque hay una torta? Tal vez...

A mediados de año, mi novia (estamos juntas desde finales de los ‘90) se fue de viaje y por varios motivos la acompañó su madre, seguidora fanática de la ficción de Echarri.

Breve: en los primeros días del viaje hablo con mi suegra por Skype para contarle la novela (casi no se va por no perderse un solo capítulo...). Le cuento todo lo que sucedió con el abogado más malo del mundo, Oscar Nevares Sosa (Lito Cruz), y paso a la trama que más me gusta: Greta (Mónica Antonópulos) y Gigí (Paula Kohan), la codiciosa abogada y la rocker... la pareja de chicas en horario central por el canal de las pelotitas... esa semana habían secuestrado a Gigí –por entonces más ex pareja que pareja de Greta, quien comenzaba una relación con Paloma (Leonora Balcarce)–, además Gigí estaba embarazada del hijo del villano... le doy detalles a mi suegra: un secuestro en un departamento, ecografía a domicilio, llanto, visita/extorsión de Oscar y la inolvidable Verónica San Martín (Leticia Brédice)... Ella me escucha atenta, la veo en la pantalla... hasta que dice “pero la hermana seguro la va a buscar”. Silencio. ¿A quién se refiere? Me quedo en silencio, y ella lo nota, no entiendo, pero me explica: “Sí, Greta, la hermana”... Levanto mi mandíbula, que está por el piso, y le aclaro “es la novia, no la hermana”... me repongo y le cuento algún detalle más, para que mamita comente “qué ambiciosa que es esa Greta, ¿no?” y sin esperar mi respuesta agrega “pero a la hermana la va a buscar, seguro”. Novia, ¡es la novia, no la hermana!, insisto, y oigo “sí, sí”, como respuesta de la señora que en gracia debe reconocerme (porque lo sabe, porque se lo dijimos, porque ya lo sabía) como novia de su hija... Termino de repetir novia una vez más, mi suegra quiere cambiar de tema, me enojo, me voy enojando mucho, y presto atención: en la pantalla veo la cara de mi novia que se asoma detrás de su madre, poniendo unas caras que me hacen descostillar de la risa... un poco me desenojo: estamos juntas.

Greta es la elegida...

Además, voto extra: la novela El elegido termina consagrando a una pareja de chicas como la relación que nos permite –según los personajes más experimentados de esta historia– seguir pensando que el amor existe. Frente a la incertidumbre que corona la relación de Andrés Bilbao y Mariana Estévez (Echarri y Krum), Greta y Paloma se casan (¡son las únicas que lo hacen!) y hasta tienen un hijo...

Poder ver, nombrar, estar.

Poder ser vistas, nombradas, estar.

Sólo porque hay una torta, tal vez.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.