soy

Viernes, 29 de junio de 2012

LUX VA A LA MARCHA DEL ORGULLO EN TOULOUSE

Tu lux es mi Lux

Conocida como la ciudad rosa, Toulouse, la ciudad que quizá dio a luz a Gardel, festejó una marcha del orgullo donde las mujeres brillaron por su amplia mayoría y por su luz propia.

Exijo que alguno de los expertos en mariconería y/o diversología que suelen florearse por aquí, y también lxs avispadxs lectorxs que contribuyen con sus cartas señalándome con el dedo en alto variadas fe de erratas, como si no supieran que a mí no hay fe que me convoque, me expliquen por qué el Día del Orgullo, si es UN (1) día como la palabra y la cifra te lo dicen, se festeja en la fecha en que a cada país se le canta. ¿Será que el orgullo tiene su propia medida horaria, su moneda, su currency, su sensación térmica? Aquí, siempre a mi lado, mi activista personal me desasna con que “el orgullo es en junio y nosotrxs lo pasamos de un plumazo a noviembre, ya que es mejor lucir –la palabra lo dice– “las plumas” al sol que a la sombra del crudo invierno”. Comprendido el caso argentino, me queda por qué si hace dos semanas fui testigo y parte del orgullo paulista, al llegar a Toulouse, Francia, vuelvo a vivir la vie en rose en la plaza Capitolé y mañana me veré marchando y acompañando con mi alegría a mis francamente apesadumbrados amigxs del Paraguay para salir disparadx al Soho de Londres porque el 7 de julio tenemos el Pride con flema inglesa. Y siguen las formas de orgullos. No hay cronista que aguante ni raya que se puede redibujar a pulso, luego de que me lo expliquen solicito un /una taladradorx S/M y que se pongan de acuerdo. Dicho esto aclaro que en Toulouse el orgullo me sorprendió, ya que yo estaba invitada como oyente honorarix al coloquio sobre “La homosexualidad en Gardel aquí y ahora” que empezó con la prueba de que si nació en esta ciudad, conocida como ciudad rosa, no tenía escapatoria, menos cuando al huir su madre cayó en la calle Corrientes, antro de plumas y braguetas flojas donde el chico se perdió para siempre. Venía la parte de la cárcel, Le Pera y otras pruebas irrefutables cuando un tierno “Je suis lo que je suis” coreado por voces lésbicas me hizo saltar la empalizada del viejo castillo rosa para caer de canto justo sobre una de las carpas blancas, raleadas y militantes como siempre se ven al principio de toda gran marcha, y manotear antes de la insolación uno de los gigantes abanicos arco iris. Me compré un prendedor que decía “me gustan los hombres” y me equivoqué de ficha una vez más, ya que en esa marcha para ligar había que ponerse otro letrero: más tortillas que en el mesón español. Subidas a los postes, posteando cosas, apostadas en busca de lo que fuera, nunca vi un orgullo tan en tetas. Al rato pasó una caravana de travas a lo Piaff y al rato para cruzarse con otra trava había que soñar o travestirse. Brillaron por su ausencia, haciendo junto con el aluvión de tortas de este orgullo toulousino uno de los más atípicos del mundo. Hombres trans, ni noticias. Un nuevo clásico: una ristra de padres con mellizos y otra de madres con mellizos avanzando a punta de carritos reclamaban en francés, eso sí, el matrimonio igualitario. Qué vintage nos suenan a lxs adelantadxs estos reclamos, con perdón del resto del mundo. Sos pura espuma Lux, me dijo dejándome ciegx de un ojo Mister Toulouse 2012. A mí se me ocurrió un chiste con la palabra pomo pero no llegué a pronunciarlo para bien del buen gusto porque sobre nuestras dos cabezas caían entradas gratis para diversas festicholas, papelitos dorados, rayos de sol, uno o dos forros para salvar las apariencias y un millar de latas de Speed. Cuando desperté en el hospital me habían dado cinco puntos y como premio consuelo cinco puntos más se disponían a llevarme a una fiesta:

“Barbie is dead”. En un bar disco restaurante bizarrísimo las barbies colgaban en forma de guirnalda, alguien pinchaba a una muñeca con globos exorcizando y yo, boleada por la anestesia, no puedo garantizarles si lo soñé o si aquéllx era yo, y me pincharon si pausa, una vez más.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: fotos: Sebastian Freire
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.