soy

Viernes, 2 de noviembre de 2012

HOMENAJE

Obra cantada

Monumental Leda: poeta, cantora, compositora, musicóloga y dibujante ancestral

 Por Noy

Según la propia Valladares afirma en las ediciones de sus dos libros: “Nacieron porque se puede adolecer de sigilo, tardes, pinos, tranvías, lo que fuera. De simplemente estar estando. Ya desde niña quedé enviciada con las personas, las almas y ciertos deleites singulares. Siempre propensa a las miradas y sus terribles azares”.

Con crítica y lectores fascinados ante la edición de estos títulos, no le interesa en absoluto internarse en la selva cultural de los años ’60 sino “apenas mirarla de reojo hasta sentirme ofendida por la proliferación de ismos sin sentido”.

De inmediato decide acurrucarse contra el arte establecido y garabatea tajo a tajo lo que la propia vida imprime “impaciente y sin cesar adentro mío”. Hasta que una noche, alucinada, logra contemplar aquel inolvidable cortejo de amazonas, derrumbando abruptamente el muro de su sueño. Insomne, camina descalza hacia el patio, hipnotizada al escuchar el sonido de viejas bagualeras montadas a pelo, semidesnudas, los ojos en llamas, las cajas repicando a coro con sus desgarradoras voces. Lo que luego sucediera ya es historia.

Toda una vida para hacer real el imprescindible, urgente, Mapa Musical de Argentina. Un país al borde de perder sus tradiciones, pero que logra rescatar, grabadorcito en mano, pueblo a pueblo, aldea tras aldea. Desde “América en cueros” hasta “Grito en el cielo I”, junto a León Gieco, con tres ediciones posteriores, logra cumplir su misión irrefrenable.

En el primer libro, Mutapetes, escribe: “Nación de una lapicera con la que me declaro insurrecta. Llena de embestidas a la hoja de papel. Hago Mutapetes, palabra extraída de la magia y la cosquilla; especialmente inventada para contar las mutaciones del chupete en la historia de los seres, melliza de ‘Putapetes’, su propio apellido original, con la marca de cada rostro en un costado”.

Como el libro hace años agotado es prácticamente inhallable, intento describirlo: hacia la izquierda, el piolín trazado los incrusta adentro del papel en franca rebeldía ante la probable palabra ilustración. Seguidos, sus veintiocho estrictos garabatos, dibujados con eximia puntería, despeinando las mentes de los prójimos. A su derecha, esa misma galería desopilante se autopresenta y manifiesta impensables motivos de existir.

Anonimata, por ejemplo, sabe que raspa y paspa el mundo y nació con tanto por vivir que se empotró en la cuna. En cambio, Ventolina Psiquis es sonidista de alma, traspasa cuerpos sonoros a velocidad de orgía. Su vecino, al que le otorgan una gran “alcurnia rococó”, es nada menos que Putísimo de Antemano, a quien al final de sus días lo encontrarán coronado de puntillas. Leda nos lleva en fila india por la intemperie del humor y la ironía a la que logramos acceder a través de su apuro casi inaudito al celebrar en nuestras almas rumiantes de vidas clandestinas.

Camalma (La cama y el alma o poemas y otros sondajes) contiene casi cuarenta magníficos poemas con prólogo y epígrafe de la autora: “Me da miedo el cuerpo / le faltan miles de besos / y un domicilio en el cielo”. Olvidar o ser olvidado se compara con la vieja plaga de los nidos que igualmente no pesan en los árboles frondosos de recuerdos.

Leda, inmensa en su crear. Todavía falta hablar de tantos tesoros, como aquel bolero que con fugaz seudónimo cantara, adolescente y germinal: “Se me ha salido el alma a la calle / y el corazón a la vereda. / En una esquina existo de pronto. / Con una esperanza en guantes”.

II Congreso de Pensamiento Latinoamericano

América en cueros: La obra de Leda Valladares como pensamiento político latinoamericano.

Sábado a las 17: Fernando Noy, Oscar Palacios y Laura Peralta, en la Universidad Popular de las Madres de Plaza de Mayo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared