soy

Viernes, 31 de enero de 2014

PD > CARTAS A [email protected]

El último eslabón

Soy Lucas, tengo 20 años y soy trabajador sexual. Habitualmente voy a buscar clientes a los baños de las estaciones como Once, Retiro y Constitución. Voy día por medio a las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde y hago entre doscientos y trescientos, según la racha, dos o tres clientes por día. Algunos clientes me gustan, sobre todo un pibito. También paso buenos momentos con algunos maduros que la tienen clara. Me van los tríos y las fiestas, están buenas si son pibes piolas. Soy más activo, pero también transo y mamo. Pero les quiero hablar de otra cosa.

La cosa es que hace una semana al salir del baño de Once, como a las cuatro de la tarde, me paró un grupo de tres policías y me pidió identificación y yo no llevaba. Pasé el fin de semana en la comisaría y casi que no me dieron comida. Después me hicieron llenar una planilla que les hacen llenar a todas las prostitutas. Pidieron todos mis datos, número de documento, nombre, apellido, domicilio, de qué trabajaba. Ahí me dijeron que para trabajar tenía que pagarles cien pesos por semana.

En toda esa semana no fui a trabajar por esta razón. El sábado 7 fui a Once a laburar y lo cruzo al mismo policía de uniforme, un tipo de 35 a 40, canoso, de uno setenta de estatura, usa lentes. Conseguí verle el nombre, es algo así como M. C. Mareque. El número no lo pude recordar. A veces está de civil, me parece que es cabo, pero no estoy seguro. Los canas se sientan en el café y esperan que salgamos del baño. Si estás con un cliente, no te paran porque esperan que vuelvas con la plata.

Lo mismo les pasó a los otros pibes que trabajan, a algunos les sacaron la plata, 150, a otro le sacaron la plata y marihuana. Por eso están yendo menos chicos a trabajar y el laburo se paró. Los viernes se ponen como locos porque quieren la plata. Yo fui a la marcha del orgullo y me la pasé bailando con las travestis y vi que hay muchas organizaciones, pero nosotros no tenemos quién nos defienda. Lo que quiero que sepan las organizaciones es que la policía nos explota y nos persigue. Este año fui preso cuatro veces por la policía ferroviaria, catorce o quince horas cada vez y una todo un fin de semana. Nosotros no estamos organizados como las travestis y la policía se aprovecha. No sé si alguna organización pueda hacer algo, pero por las dudas les escribo ya que vi la SOY en la marcha y la leí.

Lucas

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.