soy

Viernes, 26 de septiembre de 2014

PANTALLA

CON LOS TINELLIS DE PUNTA

Marcelo Tinelli y la fantasía BDSM, las repercusiones del apoyo al conductor por parte de la CHA y falsos fetiches a lo largo y ancho del televisor

 Por Pablo Pérez

Tacos, mariconadas, machos a la defensiva, homosexuales ofendidos y opiniones divididas en la comunidad: de un lado el comunicado de la CHA que elogia a Marcelo Tinelli, y del otro lado, cientos de personas en las redes sociales que repudian al "patrón de la TV" por la inclusión en su programa del femme style, ritmo en el que los hombres bailan con tacos altos y deben mostrar una actitud femenina. Me gustaría abordar la inclusión del femme style desde una perspectiva BDSM. En las tres primeras noches de este ritmo, el hecho de que los hombres usaran tacos impuso por inercia una estética fetish, cuando no sadomasoquista. Laura Fidalgo traía a su partenaire agarrado de una correa de perro, Noelia Pompa llegó con un flog (látigo con muchas tiras de cuero) y durante la coreo montó a su bailarín en cuatro patas, lo que en la jerga BDSM se conoce como pony play. Cuando les tocó bailar a Eleonora Cassano y a su partenaire, Tinelli le preguntó a ella, vestida de vinilo negro y látigo en mano, si usaba el látigo en su vida "Me muero si me decís que te ponés antifaz y a tu marido le das con el látigo contra la pared cuando los chicos duermen". "Puede ser que hoy me lleve todo el conjuntito a casa", contesta Cassano, pero después aclara "Juego en el escenario y en la pista a poner todo lo que en la vida no me atrevo a poner". El marido, que mira a un costado, parece no oponerse demasiado a la idea. Después del baile, una cándida Nacha Guevara declara "No soy fan del sadomasoquismo y he visto que por aquí, casi todas las parejas van por ese lugar, así que acostumbraré mis ojitos al sadomasoquismo". Para Moria, en cambio, la coreo fue demasiado light, la Cassano había dado un par de latigazos contra el piso mientras su partenaire bajaba las escaleras en cuatro patas. Polino también hubiera preferido más acción: "Estaban disfrazados de leather", sentenció, aunque en el vestuario casi no había cuero y lo que predominaba era el vinilo. Lo más llamativo de estas noches de femme style es que el morbo se sentía en el aire. La constante fue que los hombres, al usar tacos, pasaban automáticamente a ser sumisos de la mujer con la que bailaban, y la feminización es uno de los tantos juegos de roles BDSM, donde el/la dominante obliga su sumiso a vestirse como mujer, lo castiga y lo humilla. En cuanto al reconocimiento de la CHA –aunque Tinelli, cargado de prejuicios, intente ser más "open mind" y algunas veces lo consiga–, no me parece acertado, mucho menos en estas noches del femme style en las que más se acentuó el machismo tanto de Tinelli como de algunos participantes que se obstinaban, por ejemplo, en hablar de fútbol como para demostrar que a pesar de los tacos seguían siendo machos. O como el repentinamente famoso apodado "Cuba" que, después de bailar como una diva, le dijo muy serio a su hijo presente en el estudio "Esto no se hace".

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.