soy

Viernes, 27 de febrero de 2015

LA FIESTA INOLVIDABLE

El fin de semana se realizó el primer Festival Arte Trans, organizado por la Cooperativa Arte TV Trans. El Bauen explotó, y antiguos escenarios y viejos conocidos se fundieron con expresiones artísticas actuales y nuevos públicos.

 Por Alejandro Dramis

Entre lúgubres corredores de un hotel de otra época, los colores de la diversidad iluminaron y decoraron los espacios, y como las cooperativas —por definición y voluntad propia— son bien cooperativas, el festival tuvo como escolta de su entrada a otra cooperativa trans local. Así, el stand de La Paquito dio la bienvenida a la antesala del show con un banner contundente: “Estampamos diversidad”. La frase, que va como anillo al dedo metafórica y literalmente, promociona los productos hechos por ellxs mismxs, buscando una alternativa laboral a la prostitución de las personas trans y travestis. La gente fue cayendo al Bauen y se entretuvo revisando y comprando remeras estampadas con imágenes warholianas de colores diversos en cuadrípticos seriales, ilustraciones feministas y fotos del Che con los labios pintados, sumándose al catálogo tazas, gorras, fundas de celulares y pins de similares motivos, todo a precios cuidados.

Poco a poco el público se fue amontonando en la puerta del Auditorio “Abuelas de Plaza de Mayo”, cita de la sala inaugural. Había ansiedad entre lxs presentes, ganas de arrancar la fiesta que compila esos 5 años de arte trans y que muchxs no han podido ver aún, algunxs en ocasiones y otrxs con mayor frecuencia, pero nunca concentrado en tres días continuados de puro arte marica. El público, a tono con el clima organizativo, fue de lo más diverso: en su mayoría parejas, de todos los colores y gustos imaginables. A varias de las parejas gays se las vio acompañadas por sus madres/suegras, datazo a tener en cuenta si de integración hablamos. También deambulaban solitarios unos cuantos maduritos que, una vez adentro, rápidamente se ubicaron en las butacas alejadas de las luces, notablemente más interesados en los cuerpazos de las chicas que en sus dotes artísticas.

El teatro se fue llenando hasta que subió al escenario Daniela Ruiz, presidenta de la cooperativa, que se/les/nos dedicó unas palabras como ritual de comienzo celebratorio, pero también, y en especial, para hacer consciente la necesidad de continuar con la lucha por una vida mejor para las personas trans: “Gracias al Ministerio de Desarrollo Social, gracias al Ministerio de Trabajo, gracias al Inadi, y sobre todo gracias a nosotras, porque eso es lo más importante. El Estado nos debe muchas cosas y esto es una reivindicación de nuestros derechos. Por eso, por mucho más, hoy se abre este festival”. Así, luego de un fuerte aplauso, todxs fuimos inmediatamente conquistadxs por Liz Valeria Pereira, que interpretó en movimientos de danza contemporánea, transformados por su Salta folklórica natal, una versión de la muy transitada “Alfonsina y el mar”, pero bien resuelta por una Liz enfundada en un vestido blanco, a puro sentimiento, a pura belleza y a puro arte trans, inyectándoles vida a la gastada canción y a las viejas maderas del escenario del hotel, levantando el polvo bien alto.

En el segundo día, entre otras actividades, tuvo lugar la muestra de humor gráfico, historieta e ilustraciones de la serie facebookera Chicatrans, de Gabriela Binder, que se interna audaz con su pluma ácida en el ambiente trans, recogiendo también los clichés y las agresiones propias del mundillo heterocircundante, de la política y de la diversidad lgbt actual, asegurándose la risa de lxs espectadorxs que llega, en más de una viñeta, al borde del llanto. Los trabajos de Binder compartieron paredes con una muestra de fotos que bien podríamos bautizar como el “archivo fotográfico” de la cooperativa, documentado por la belleza y la precisión del ojo y la cámara de Fabio M. Sirello, siempre presente junto a las chicas. Minutos después se proyectó un adelanto del documental Reina de corazones, de Guillermo Bergandi, que recorre actividades y testimonios de las organizadoras y cuyo prometedor estreno completo se espera para junio de este año.

El Bauen también fue sede de la última obra escrita por Daniela Ruiz, Idénticxs, que desde una óptica trans-activista, con mucho humor y emotividad, transita los estereotipos de belleza y las complicaciones físicas que acarrean los parámetros estéticos dominantes (algo que las trans conocen mejor que nadie), la búsqueda de la identidad lésbica en un entorno de amistades limitante y sobre la contraposición entre el activismo femenino y los mandatos heteronormativos vigentes. Entre fiestas, bebidas, expresiones artísticas, debates y con un público calentón y desestructurado, pasaron algunos de los momentos más energéticos y originales que tuvo el primer Festival Arte Trans de la Argentina, que a esta altura ya hizo historia.

Compartir: 

Twitter
 

Idénticxs, de Daniela Ruiz
Imagen: Fabio M. Sirello
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.