soy

Viernes, 4 de diciembre de 2015

TOALLITAS MASCULINAS

Una empresa de ropa interior decide ampliar su público destinatario aunque parece no saber muy bien a quién le habla. Algunas aclaraciones sobre la menstruación y los hombres trans.

 Por Pablo Gasol

A veces visibilizar sólo una parte, invisibiliza. Afortunadamente estamos en pleno auge de visibilización de personas trans, y mundialmente hay un interés (no siempre genuino y empático) por nosotrxs. Somos un mercado desaprovechado, y generalmente nuestras necesidades no están contempladas, sobre todo en cuanto a vestimenta y calzado. Imaginen lo difícil que es para una chica trans conseguir zapatos de taco número 45, y lo que me cuesta a mí, con mi metro sesenta y mis cincuenta kilos conseguir camisas y pantalones que no me queden gigantes. Si vamos a un terreno más intimo, salvo las tangas Nana diseñadas por Vale Licciardi, toda la ropa interior está pensada para cuerpos cisgénero (no trans). Esto trae el aprender a elegir muy bien cuáles son las más convenientes y aprender a detectarlas es un ensayo y error.

En lo personal dejé de menstruar en cuanto decidí asumir mi verdadera identidad de género, pero cuando me realicé la mastectomía (operación para extirpar las glándulas mamarias) por recomendación médica y posteriores demoras en la cirugía, suspendí el tratamiento por cuatro meses, lo que trajo justo antes de retomarlo, un pequeño saludo de parte de mis ovarios. Me vi obligado a tomar aliento, agarrar mis bóxers más ajustados, y volver a sentir una toallita entre mis piernas. Lo mal que se sintió no se lo deseo a nadie, no sólo por el rollo personal y el machismo que nos atraviesa a todos, que hizo que viva como una catástrofe totalmente ajena a mi vida, algo que era propio de mi cuerpo, sino que también recordé lo incomodísimo que era. Esta es la realidad cotidiana de muchos varones trans, que no realizan ningún tratamiento con testosterona, que lo suspendieron por algún motivo, o están a la espera. Afortunadamente me llegó la noticia, de que hay una empresa en Estados Unidos, haciendo algo al respecto.

Recientemente la empresa estadounidense THINX lanzó al mercado una línea de ropa interior pensada tanto para mujeres como para hombres trans que menstrúan. Los shorts tipo boxers de lycra, fueron diseñados por una mujer cisgénero (de la cual se desconoce el nombre) y Sawyer DeVuyst, un hombre trans, quien también oficia de modelo en la campaña. Siempre es motivo de celebración que se visibilicen están cuestiones tan negadas, pero si vamos a hacerlo visible, hagámoslo visible en serio. La campaña viene a reforzar un estereotipo de tipos trans como Sawyer o yo mismo, con mastectomías, hormonados, con barba y apariencia ¨no trans¨. La mayoría de los hombres trans que decidimos hacer un tratamiento de reemplazo hormonal con testosterona, menstruamos antes de comenzarlo, y cuando la “segunda pubertad” que trae la terapia de reemplazo hormonal ya pobló nuestros rostros de barba, créanme que los ovarios ya llevan varios meses atrofiados e inactivos y no producen nada. También están los hombres trans que deciden o no pueden hacer un tratamiento hormonal, y son tan trans como yo, entonces: ¿dónde están representados los verdaderos usuarios? ¿Por qué no un varón trans fajado y sin hormonarse? ¿Por qué no uno gordo? No olvidemos tampoco a las personas queer que menstrúan.

Más allá de la buena intención, entre líneas sigue estando el mismo canon de belleza, la misma venta del deber ser, porque está muy bien ser hombre trans si sos rubiecito, flaco, hormonado y operado. Resulta que este tipo de tipos trans no necesitamos ese producto, pero claro, es el cuerpo que está bueno mostrar, aunque no sea el real usuario.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.