soy

Viernes, 8 de enero de 2016

Sonreíle al pajarito

Twitter prohíbe el odio en 140 caracteres

Twitter es una vidriera para venderse, para pelear, para lucirse en pocas letras. Pero hay un límite. ¿Cuántas discusiones se acaban cuando del otro lado la injuria corta el juego o amenaza con lanzarse con todo? La acusación de puto, callate torta, etc, es el tope más temido. “No tengo ganas de meterme en Twitter porque no quiero sentir el acoso en mi teléfono y a la vista de todos.” Esta frase, parece haber llegado al oído de los administradores de Twitter que además de tener buen corazón no querrán que queden sólo los usuarios más fuertes. Es una buena, mientras Facebook sigue prohibiendo pezones, el pajarito propone el vuelo sin por eso atentar contra la libertad de expresión. La semana pasada Twitter, comunicó a través de su blog oficial la actualización de sus reglas de uso. Según esas nuevas normas van a ser suspendidas aquellas cuentas que demuestren un comportamiento de incitación al odio. Entre las reglas actuales de Twitter se encuentra la siguiente explicación: “Creemos en la libertad de expresión y de plantarse con la verdad ante el poder, pero esta filosofía fundamental sirve de poco si hay voces que quedan silenciadas porque la gente tiene miedo de hablar. A fin de garantizar que las personas se sientan seguras para expresar opiniones y creencias diversas, no toleramos comportamientos que ingresen en el ámbito del abuso, y eso incluye acosos, intimidaciones o el uso del miedo para silenciar la voz de otros usuarios”. Y se advierte que las cuentas que incurran en estos abusos podrán ser bloqueadas temporalmente o suspendidas definitivamente. Así define Twitter el comportamiento que incita al odio: “fomentar la violencia contra otras personas o atacarlas o amenazarlas directamente por motivo de su raza, origen étnico, nacionalidad, orientación sexual, género, identidad de género, afiliación religiosa, edad, discapacidad o enfermedad. Tampoco permitimos la existencia de cuentas cuyo objetivo principal sea incitar la violencia hacia otras personas en función de las categorías antes mencionadas.” Al parecer el timing de los cerebros detrás de Twitter vuela más rápido que el de muchas legislaciones del mundo, incluida la local que todavía está a la espera –una demanda que se revela cada más urgente– de que se modifique la ley nacional antidiscriminatoria para que por fin comprenda a la diversidad sexual como una de las excusas recurrentes para la persecusión, el acoso y la violencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.