soy

Viernes, 22 de julio de 2016

La familia en el blanco

En el último trabajo performático del colectivo Plataforma Proyectil, la normalidad se va minando por la propia cultura popular: desde ALF hasta el grito nacional de pobreza en Esperando la Carroza y Los Locos Adams.

 Por Magdalena De Santo

Desde el ingreso se participa del ritual tecnológico. Es como estar en una función del Planetario. En esta cúpula particular se proyectan una constelación de imágenes que han formateado nuestro ADN sobre el concepto de familia tipo: blanca, heterosexual, la nena y el nene. La sonrisa de la Novicia Rebelde y de Hyde te dilatan las pupilas. Hay humo, palo santo además de proyecciones digitales y analógicas, efectos de cristales, linternas, cámara miscroscópica y sintetizadores funcionando en simultáneo. Operan tres muchachos con overol que juegan felices constituyendo la atmósfera singular. Al fondo, una mujer vestida de chamana pop -otra de las artistas invitada Vero di Michele- canta a la perfección. El sonido del sintetizador con voces humanas y post humanas en perpetua reiteración de imágenes proyectadas te llevan al transe. El éxito de la normalidad se va minando por la cultura popular: el extraterrestre ALF, el afroamericano Arnold, el grito nacional de pobreza en Esperando la Carroza, Los Locos Adams, son parte del background que opera en el sinfín de nuestras asociaciones inconscientes. Estamos atrapados en un loop. Estamos en una performance. Estamos en “La familia es diversa. Toda Familia es un acto político”, el nuevo trabajo de Plataforma Proyectil.

La propuesta “La Familia es Diversa. Toda Familia es un proyecto político” se teje dentro del ciclo que curó Maruja Bustamante, y que durante todo el 2016 tendrá distintas intervenciones artísticas y teóricas de distintos colectivos en el Centro Cultural Rojas. En este ciclo denominado “Familia”, a Nicolás Alvarez, Joaquín Ostrovsky, Sofía Alurralde gestores de Plataforma Proyectil les interesó “Poner en juego el clásico concepto humanista y pacifista que plantea que todos pertenecemos a la misma familia”. Es una ceremonia contemporánea, o dicen desde Plataforma Proyectil “un electro-ritual: apelamos al instinto previo a la palabra, que une en un plano abstracto y universal”. Será por ello, que al final de la presentación se borran las fronteras entre público y performers para juntarse al fondo y jugar, entre luces y sombras, a la danza libre. Al menos, esta vez.

Jueves, a las 19.30, C. C. Rojas, Av. Corrientes 2038.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.