turismo

Domingo, 18 de septiembre de 2011

ESTADOS UNIDOS. RECUERDOS EN NUEVA YORK

Diez años después

La última década marcó un giro definitivo para la Gran Manzana. La ciudad, que a lo largo de la historia se mostró capaz de atravesar las más diversas crisis, todavía está reconstruyendo su perfil post 11 de septiembre, pero atrae a los turistas más que nunca con sus nuevos espacios para el recuerdo.

 Por Graciela Cutuli

“Si diez años después / te vuelvo a encontrar / en algún lugar, / no te olvides que soy /distinto de aquél, pero casi igual.” La letra de la canción también podría estar hablando de Nueva York. Igual y diferente, la ciudad que a lo largo de los siglos se adaptó a las luchas territoriales con los indígenas, a las guerras de independencia, a las oleadas inmigratorias y a los derrumbes bursátiles también pudo superar los ataques del 11 de septiembre con los que pisó trágicamente el umbral del siglo XXI. Pero no sin marcas. Parte de esas marcas –seguramente las más superficiales– hoy son objeto de la curiosidad y el homenaje de los visitantes y se incorporaron definitivamente al paisaje de un paseo neoyorquino.

Panorámica de Manhattan y su “skyline” con la notoria ausencia de las Torres Gemelas.

FREEDOM TOUR Hasta hace diez años, el Lower Manhattan –es decir la parte más baja de la península– era sobre todo el distrito financiero y aquel donde nació el asentamiento que con el tiempo se transformaría en la imponente Gran Manzana. Allí está precisamente Wall Street, o “la calle de la muralla” –hoy desaparecida– que había sido levantada durante el siglo XVII por los colonos holandeses, con madera y adobe, para frenar el avance de los indígenas, habitantes ancestrales del lugar. Desde 2001, sin embargo, Lower Manhattan es también el sitio del 11 de septiembre, el mismo que una asociación llamada “Alliance for the Downtown New York” se esfuerza en recuperar y promover como destino turístico y de negocios: los esfuerzos no fueron en vano, considerando que según la organización unas nueve millones de personas lo visitaron el año pasado y la cantidad de hoteles establecidos en esa zona se triplicó. Y si la recuperación es bienvenida, también provoca inquietud, por la inadecuada asociación entre el turismo y el lugar de una tragedia.

Esta semana abrió sus puertas el monumento en homenaje al 11 de septiembre, ubicado en el sitio preciso donde estaban las Torres Gemelas, lo que se llamó significativamente “Ground Zero” o “Zona Cero” después de 2001: sobre esas seis hectáreas hay ahora una plaza con dos grandes cascadas y cientos de robles blancos. Un máximo de 1500 personas por vez pueden ingresar y hay que tomar recaudos: aunque es gratuita, la entrada debe ser reservada por anticipación y se estima que ya está todo tomado al menos hasta mediados de octubre. El año próximo se espera también la inauguración de un pabellón donde funcionará el Museo del Memorial del 11 de Septiembre.

Con un indiscutible sentido de la oportunidad, algunas agencias neoyorquinas ya están ofreciendo a los visitantes el NYC Freedom Tour, un recorrido guiado que incluye paseos en bote y se enfoca sobre todo en tres lugares: la Estatua de la Libertad, el Memorial del 11 de Septiembre y el Puente de Brooklyn. Tragedias aparte, las cosas se hacen a la americana y el marketing manda, prometiendo “las mejores oportunidades de fotos” y “una experiencia única en Nueva York”. La visita incluye el Memorial en homenaje a los bomberos socorristas, la capilla de St. Paul –donde se concentraron los auxilios en 2001, pero también durante el destructivo incendio que sufrió la ciudad en 1776– y la Trinity Church, en la esquina de Broadway y Wall Street, cuya cruz dorada daba la bienvenida –antes de la proliferación de los rascacielos– a los barcos que arribaban al puerto en el siglo XIX.

Souvenires neoyorquinos. La Estatua de la Libertad, replicada en todos los tamaños.

DEL OTRO LADO DEL PUENTE El parque junto a la autopista que une Brooklyn y Queens es uno de los mejores lugares para divisar y fotografiar la cambiada “skyline” neoyorquina (la silueta con las torres desaparecidas se evoca precisamente desde una vieja foto en blanco y negro). Desde aquí se ven el Lower Manhattan, el South Street Seaport, el East River y por supuesto el Puente de Brooklyn. El Brooklyn Hights Promenade, que es bien conocido por sus apariciones cinematográficas, se extiende a lo largo de alrededor de un tercio de milla y también permite otra vista clásica de Nueva York: la Estatua de la Libertad. Pero al mismo tiempo ofrece asomarse a otro aspecto de la vida de la ciudad, un aspecto más cordial y cotidiano, hecho de un vaivén de gente común que vive en esta zona bien conocida pero menos cotizada. Asimismo, el Distrito Histórico conserva las huellas del primer asentamiento holandés en la futura Nueva York y permite conocer algo más sobre ese pasado colonial de la ciudad que es difícil de percibir para el visitante primerizo, a veces apabullado por las luces, el movimiento y tránsito.

Volviendo a Manhattan, también existe la posibilidad de realizar un recorrido guiado por Ground Zero junto con personas que de un modo u otro fueron afectadas directamente por el 11 de septiembre, la forma que algunos encontraron de satisfacer la curiosidad ajena, y al mismo tiempo sumergirse en una evocación casi constante. La visita homenaje incluye el Tribute WTC Visitor Center, donde una sucesión de cinco galerías exhiben recuerdos –con un tono muy personal– relacionados con las Torres Gemelas, los ataques y los esfuerzos de reconstrucción. Finalmente, se puede acceder libremente a otro homenaje cercano, el 9/11 Memorial Preview Site, cerca del antiguo sitio del World Trade Center, que muestra lo que será el futuro museo a inaugurarse el año próximo mediante maquetas, renders, videos, planos y fotografías.

Mientras tanto, la afluencia de visitantes no cesa. El Memorial y el Museo esperan unos cinco millones de visitantes, pero la ciudad tiene todavía una cuenta pendiente: la construcción de una mezquita en el Lower Manhattan, que nació como la idea de un rascacielos de acero y vidrio –el “proyecto Park 51”– pero hasta ahora sólo encontró obstáculos para su realización

Compartir: 

Twitter
 

Vista general del Memorial del 11-S en el primer día de su apertura al público.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> LA RIOJA Parque Nacional Talampaya
    Un trekking por el Triásico
    Crónica de una excursión al Triásico por la Quebrada Don Eduardo, uno de los circuitos más...
    Por Julián Varsavsky
  • SANTA CRUZ. NATURALEZA EN LA PATAGONIA AUSTRAL
    Escenas del Calafate
    Por Pablo Donadio
  • PERU. CIRCUITO DEL URUBAMBA
    El Valle Sagrado
    Por Emiliano Guido e Ines Barboza
  • ESTADOS UNIDOS. RECUERDOS EN NUEVA YORK
    Diez años después
    Por Graciela Cutuli
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.