turismo

Domingo, 12 de febrero de 2012

ALEMANIA. VISITA A MUNICH

Centro bávaro

Preciosa y apacible ciudad cercana a los Alpes, que combina un rico pasado histórico y la pasión del Bayern Munich con el jugoso Oktoberfest y la alta tecnología de gigantes como BMW y Siemens.

 Por Mariana Lafont

Munich, la capital y ciudad más importante de Baviera al sur de Alemania, es mundialmente conocida por el Oktoberfest, la gran fiesta que reúne a los amantes de la cerveza de todos los rincones del globo. La ciudad y sus alrededores constituyen una de las regiones con mayor concentración de riqueza en el mundo. Aquí tienen sus casas matrices BMW (Bayerische Motoren Werke) y Siemens AG. Y además, el gobierno local fomenta el desarrollo de la industria de alta tecnología y los proyectos de investigación de diversa índole. Por otro lado, Munich es una destacada ciudad estudiantil que alberga dos importantes universidades: la LMU (Ludwig-Maximilians-Universität München) y la TUM (Technische Universität München). Si bien es la tercera ciudad más grande de Alemania –después de Berlín y Hamburgo–, esta ciudad de cuento y moderno centro económico es líder en calidad de vida. Basta caminarla para comprobarlo. Edificaciones bajas y armónicas permiten la entrada del sol, el transporte público es excelente (como en todo el país), hay espacios verdes y predominan buenas dimensiones –la ciudad no es ni gigantesca ni muy pequeña–, ideal para bicicletas que pueblan las calles, incluso con muy bajas temperaturas.

El río Isar atraviesa la ciudad y en su curso hay varias islas, como la Museumsinsel (Isla del Museo), así llamada por albergar el Deutsches Museum (Museo de Ciencia y Tecnología alemana), uno de los más visitados de Europa. Además basta ir a los alrededores de Munich para estar en contacto con la naturaleza: hay numerosos lagos como el Ammersee, el Wörthsee y el Starnberger See, y los Alpes al norte.

En pleno centro de la ciudad, el Englischer Garten es uno de los mayores parques públicos de Europa. En invierno tiene cierto encanto nostálgico al ver sus grandes praderas atravesadas por un arroyo con muy poca gente, solitarios, algunos corredores y alguien que pasea a su perro. Aquí se encuentra la peculiar Torre China, reconstruida en 1952 luego de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Erigida a fines del siglo XVIII, esta torre de 25 metros de alto –basada en la Gran Pagoda del Jardín Botánico de Londres– era un antiguo punto de encuentro para los estudiantes de la ciudad. Hoy sigue siendo punto de reunión para disfrutar el aire libre y comer algo rico.

El territorio de la católica Baviera fue habitado, en sus orígenes y antes de ser llamada de ese modo, por celtas y romanos. Su denominación surgió a partir de la llegada de un pueblo germánico (Baiovarii) en los siglos V y VI, que luego perdió el dominio de la región ante los francos. Después, la dinastía de los Wittelsbach gobernó el territorio ininterrumpidamente durante siglos hasta 1918, cuando fue proclamada la República de Weimar. En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, Munich fue muy destruida pero, durante las décadas posteriores, se fue reconstruyendo cuidadosamente y, una vez finalizada la guerra, Baviera se integró a la República Federal de Alemania.

La fuente de Marienplatz es el punto de reunión obligado para locales y turistas.

CORAZON URBANO Desde los tiempos de su fundación, Marienplatz (la Plaza de María) es el centro geográfico y social por excelencia. En la antigüedad, la plaza central era conocida como Schrannenmarkt, el sitio donde los comerciantes y agricultores vendían y compraban sus productos, entre ellos la preciada sal. Allí se encuentran el Nuevo Ayuntamiento (Rathaus) de estilo neogótico y a unos pasos la Catedral de Nuestra Señora (Frauenkirche). Sus dos torres de 99 metros son bien visibles desde varios kilómetros a la redonda gracias a una ley que impide construir en el casco urbano edificios más altos que la catedral. Otro clásico de esta parte de la ciudad es Viktualienmarkt, el pulcrísimo mercado de flores, frutas, verduras y alimentos que, en sus orígenes –hace doscientos años–, no fue más que un tradicional mercado de campesinos. Sin embargo, hoy es una feria con 140 puestos muy popular y concurrida por los amantes de la buena comida y elegantes señoras acompañadas por sus perros. De lunes a sábados, aquí se puede conseguir lo que se le ocurra, como tentadoras y exóticas frutas de todo el mundo y en cualquier estación del año. Y no faltan los puestos de comidas para hacer un alto y comer una buena bratwurst (salchicha) con mostaza y cerveza (o vino caliente en el gélido invierno).

Desde noviembre, en plena Marienplatz, se celebra el más importante de los mercados navideños, una tradición sumamente arraigada en Alemania. Los orígenes de esta añeja feria datan del mercado de San Nicolás, en el siglo XIV. En 1806 pasó a llamarse Mercado de Jesús, y luego fue cambiando de ubicación hasta que en 1972 se estableció definitivamente en el centro de la ciudad con el nombre de Mercado del Niño Jesús de Munich. En el centro de la plaza se instala un gran abeto de 30 metros de altura con 2500 bombillas encendidas. El mejor momento es a la noche, con el brillo de las luces y la música en vivo. Amigos y familiares se dan cita aquí para verse antes de las fiestas y hacen compras con una taza de glühwein (vino caliente) en una mano y una deliciosa salchicha en la otra. Entre los artículos típicos para comprar se encuentran las tradicionales figuras y adornos de Navidad, ropa, antigüedades y sellos.

El crudo invierno europeo cubre de nieve el Jardín Inglés, el gran pulmón de Munich.

OLIMPICA Y CERVECERA Además del aclamado Bayern Munich –el club de fútbol más exitoso de Alemania y el que más veces ha ganado la Bundesliga–, la ciudad alberga el Parque Olímpico construido para los Juegos de 1972. Este complejo deportivo tiene un diseño de vanguardia que, pese a su antigüedad, no pasa de moda. Ubicado en medio de un parque y pegado al Allianz Arena –estadio ultramoderno creado para la Copa Mundial de Fútbol de 2006–, resulta un paseo familiar ideal. Muy cerca de allí vale la pena visitar el BMW Welt ubicado en una modernísima construcción junto a las oficinas centrales, el museo y la planta de BMW. Aquí no sólo se entregan autos a clientes sino que es un sitio abierto a todo el mundo donde se vive “la experiencia BMW”. Además de exhibir coches para subirse y tomarse fotos, hay eventos, restaurantes, un café y una tienda de accesorios. Junto a él está el museo de 5000 m², abierto desde 1973. Este museo circular no sólo cuenta la historia de la compañía sino que es una genial muestra interactiva de tecnología y diseño que explica el proceso de creación de un BMW. Una joyita imperdible.

Los orígenes del Oktoberfest se remontan a 1810 como festejo de la boda de Ludovico I con Teresa de Sajonia, que se celebró en el mes de octubre (de ahí su nombre). Sin embargo, luego se decidió adelantar el festejo a fines de septiembre para evitar la época de lluvia. Desde entonces se ha festejado ininterrumpidamente, excepto durante las dos guerras mundiales y en 1923 y 1924, ya que una inflación desorbitada azotaba al país. Si bien en aquella boda la cerveza no fue la presencia destacada (sino las carreras de caballos y la Feria Agrícola y Ganadera), con el tiempo esto fue cambiando y la bebida alcohólica pasó a ser la protagonista principal. El festival dura poco más de dos semanas y comienza el primer sábado después del 15 de septiembre. Se celebra en el parque de Theresienwiese, en los alrededores del centro de Munich, cerca de la Estación Central (Hauptbahnhof). Allí se instalan grandes carpas para que toquen bandas en vivo. Sin dudas se trata del mayor acontecimiento de la ciudad que recibe año a año hasta más de 6 millones de personas de diversos rincones del mundo.

La apertura oficial tiene lugar cuando llegan los wiesnwirte (los dueños de las cervecerías) en un desfile donde se reúnen el alcalde la ciudad, carros de caballos cargados con barriles de cerveza, carruajes de feriantes, cerveceros y bandas de música. Y el gran momento ocurre cuando el propio alcalde se encarga de la apertura del primer barril de cerveza. La gran incógnita de cada año es adivinar cuántos golpes deberá dar el funcionario hasta abrir el barril. Y cuando lo logra, el Oktoberfest queda oficialmente inaugurado con el grito unánime de O ‘zapft is!, que significa “Ya está abierto”. Otro clásico de la fiesta es el desfile de trajes tradicionales, donde miles de participantes se visten con atuendos históricos. El líder de este desfile es el Müncher Kindl (niño de Munich en alemán) seguido por las autoridades municipales. Este personaje se encuentra en el escudo de la ciudad desde el siglo XIII. Originalmente representaba a un monje con un libro en la mano, pero siglos después se popularizó la figura de un niño con una cerveza y un rábano. Esta imagen tan popular es la que ilustra vasos, jarros de cerveza y miles de souvenirs.

Compartir: 

Twitter
 

El moderno edificio del BMW Welt, sutilmente iluminado en la noche.
Imagen: Mariana Lafont
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> ENTRE RIOS. Gualeguaychú
    Carnaval toda la vida
    De la trastienda de las comparsas entrerrianas al Corsódromo, una jornada de la fiesta y desfile...
    Por Guido Piotrkowski
  • SANTA CRUZ. HISTORIA Y SOBERANíA
    Puerto de pioneros
    Por Graciela Cutuli
  • ALEMANIA. VISITA A MUNICH
    Centro bávaro
    Por Mariana Lafont
  • BRASIL. MAR Y MORROS
    Llamado catarinense
    Por Pablo Donadio

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.