turismo

Domingo, 28 de abril de 2013

SPAS. METAS CERCANAS PARA EL RELAX OTOñAL

Agua cálida y estrés cero

En las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos hay varias opciones para relajarse en las aguas cálidas de las piscinas climatizadas y los jacuzzis de un spa. Masajes variados de inspiración oriental, saunas, duchas a presión, comida sana y naturaleza: un menú que propone salir renovado para descubrir, de paso, los alrededores del Delta, San Antonio de Areco o Gualeguaychú.

 Por Julián Varsavsky

El calor se va yendo de a poco y se acerca la hora de pensar en escapadas de fin de semana: es la época en que el urbanita rodeado de cemento sueña con esa mezcla de aire libre, piscinas climatizadas y jacuzzis que ofrecen los spa. Esa combinación abunda en las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos, ya sea en el cercano delta de Tigre, en San Antonio de Areco o junto al río en Gualeguaychú. Pero los spa no se clasifican sólo por su ubicación sino también por su perfil, como aquellos inclinados hacia la decoración oriental, el yoga y los masajes de origen hindú, junto a otros más clásicos que son una suma ecléctica de masajes de diferentes orígenes y buena gastronomía, sin olvidar una serie de duchas a presión, jacuzzis y piscinas climatizadas como complemento de un buen hotel de campo. A continuación, siete opciones para irse más o menos cerca, o más o menos lejos, a sumergirse en las aguas calientes de un spa, donde la propuesta del viaje es –rigurosamente– sólo descansar.

Aguas climatizadas bajo la noche de San Antonio de Areco, en el hotel Solar del Pago.

EN SAN ANTONIO DE ARECO A simple vista, el hotel de campo y spa Solar del Pago, en las afueras de San Antonio de Areco, es como cualquier otro en su tipo, un confortable lugar de relax en medio de la naturaleza, con piscina al aire libre climatizada y una arquitectura campestre tradicional. Sin embargo, es un hotel único en el país: el primero declarado por el Ministerio de Turismo “100% accesible” para personas con discapacidad, gracias a una infinidad de detalles que hacen posible alojar a personas con problemas motores. “La idea surgió cuando yo me iba de vacaciones –tengo una discapacidad para caminar– y conseguía hoteles con habitaciones adaptadas a mis necesidades, pero después no podía ir a la piscina o al restaurante”, dice Nélida Barbeito, una de las dueñas del hotel. Entonces le dijo a su socio: “¿Y si hacemos un hotel que sea 100 % accesible para todo el mundo?”.

El resultado es el Solar del Pago, que tiene dos galerías en forma de L frente a una piscina y una gran sala vidrio que encierra el spa. Allí hay un jacuzzi, una ducha escocesa, un sauna y una sala donde se practican masajes descontracturantes, integrales con piedras calientes, tailandés y shiatsu (digitopuntura). Entre los programas faciales hay una limpieza profunda de cutis, un efecto lifting en cuatro capas, peeling de enzimas y sesiones de radiofrecuencia de alta gama que mejoran la calidad de la piel con un efecto tensor. Además hay programas de ozonoterapia para retardar el envejecimiento de la piel, exfoliaciones corporales, fangoterapias y aplicaciones de electrodos con ondas rusas para reducir, tonificar o drenar los músculos.

El circuito de agua está entre los favoritos de los visitantes (aquí hay un ascensor con arnés para que las personas con discapacidad puedan ingresar también en la piscina). Esto incluye sauna húmedo con aromaterapia, sauna seco, hidromasaje y ducha escocesa.

La gastronomía en Solar del Pago arranca los jueves con cocina francesa, cuando se puede pedir un blanquette de mar con camarones, mejillones, puerro y cebolla. Los viernes de cocina asiática una opción es el chop suey de vegetales y hongos. Los sábados criollos hay carne al disco y bife de chorizo con milhojas de calabaza.

En verdad muchos visitantes se van del lugar sin haber notado nada especial, tal vez sin haber visto que no hay un solo escalón sino sutiles rampas, que se dispone de una carta en braille, las personas sordas se comunican con los empleados por mensajito de texto, el espejo del baño tiene un leve inclinación para que una persona en silla de ruedas también se pueda ver, y la bacha del baño está revestida con una pintura especial que no mantiene el calor para que no se quemen la piel quienes no tienen sensibilidad en las piernas. Por su parte, los no videntes tienen a disposición una maqueta de todo el complejo para “mirarla” con las manos; se permite venir con perro guía y las puertas se abren hacia afuera.

Más información: un paquete de fin de semana con dos noches en habitación doble con desayuno buffet cuesta $ 1480 (incluye un masaje de 15 minutos). Otro similar con el agregado de un masaje integral descontracturante y una cena cuesta $ 2080. La habitación doble sin agregados cuesta $ 490. www.solardelpago.com.

En el hotel y spa Guayrá de Gualeguaychú el fluir del río refuerza el clima de relajación.

JUNTO AL GUALEGUAYCHU A orillas del río Gualeguaychú hay un complejo hotelero con spa llamado Guayrá, que tiene una hermosa piscina cubierta con jacuzzi y vista al río. Además hay otra a cielo abierto y un arbolado jardín donde viven siete cigüeñas, un loro y una guacamaya. La singularidad de este lugar es su completo spa con saunas seco y húmedo, ducha escocesa y gabinete de masajes decontracturantes, con piedras calientes, relajantes y drenaje linfático. En el spa se aplican tratamientos de fango y hay una cama automática con piedras de jade que masajea todo el cuerpo y hace tratamientos de quiropraxia o estiramiento de columna. En el hotel y spa Guayrá hay confortables cabañas en dúplex junto al río.

Más información: la habitación, doble estándar cuesta $ 325 de lunes a jueves (precio sólo en efectivo) y $ 520 de viernes a domingo. www.hotelguayra.com.ar.

Las prácticas de yoga son una especialidad del spa Los Cuatro Amaneceres, en Tomás Jofré.

YOGA Y AYURVEDA Junto al pueblo bonaerense de Tomás Jofré, a una hora del centro de Buenos Aires, el spa Los Cuatro Amaneceres se distingue por sus tratamientos y ejercicios de origen oriental. Su plan de “desintoxicación urbana” busca que el huésped deje de lado la rutina desconectándose de sus preocupaciones –no hay televisión en los cuartos– y coma de manera sana y natural. El eje son las prácticas diarias de yoga, tai chi, meditación y las sesiones de masajes que fusionan técnicas orientales y occidentales. Según sus coordinadores, lo ideal para lograr el objetivo del plan antiestrés del spa es que la persona se aloje al menos cuatro noches y pueda observar “los cuatro amaneceres”. También hay una piscina climatizada, baños sauna seco y a vapor, y se ofrecen tratamientos de belleza y programas especiales, como el ayurvédico, que comienza con una consulta previa con un médico clínico dedicado a esa especialidad (allí se presentan incluso los análisis de sangre y orina). Como resultado de esa charla sigue una dieta planificada para cada persona, con leves efectos purgantes, que se debe cumplir desde tres días antes de asistir al spa (la dieta continúa después y se sugiere cambiar los hábitos alimentarios de a poco). El objetivo es llegar al spa con el proceso de limpieza hepática y de las vías digestivas ya iniciado.

Una vez en el spa hay una larga charla con un consultor ayurvédico y se determina un plan específico de alimentación, uso de tisanas y aceites y una rutina diaria con clases de yoga, caminatas al aire libre y meditación en quietud y en movimiento. Para cada día hay además una terapia específica que incluye un masaje descontracturante con técnica californiana y opción de piedras calientes, un masaje clásico ayurvédico con terapia de calor húmedo y aromaterapia, un masaje shirodhara (un flujo de aceite tibio que cae en la frente de la persona), un masaje abhyanga sincronizado a cuatro manos, una fricción kizhi (con bolsitas de arroz tratado) y un tratamiento facial antiage.

La alimentación en Los Cuatro Amaneceres es vegetariana con carácter desintoxicante (verduras, frutas, hierbas), incluyendo un cóctel ayurvédico de miel y jengibre.

Más información: un plan ayurvédico cuesta $ 7400 por persona (tres días) y $ 9500 (cuatro días). El programa wellness es una alternativa más simple que incluye pensión completa, clases de yoga, ejercicios de respiración y meditación, masajes californianos y ayurvédicos y acceso al spa. El precio es $ 4200 por persona (base doble), desde el jueves por la mañana hasta el domingo al atardecer ($3480 de viernes a domingo). Tel.: 47847194. www.loscuatroamaneceres.com

Masaje con piedras calientes, una de las últimas tendencias en los spa.

EN NORDELTA En el barrio Nordelta de Tigre se levanta un hotel cinco estrellas de Intercontinental, que incluye un spa en el sexto piso. El spa tiene en la terraza del edificio un jacuzzi al aire libre y una piscina mitad cubierta y mitad al aire libre climatizada, con una vista espectacular a la Bahía Grande, una marina circular rodeada de edificios. Gran parte del público son visitantes en plan de fin de semana, atraídos principalmente por el spa, pero que también salen a recorrer el sector colonial de Tigre. Otros se dedican a una jornada deportiva desde algunos de los tradicionales clubes de remo, recorren el Puerto de Frutos o visitan el Museo de Arte Tigre, en el fastuoso edificio del antiguo Tigre Club. Pero la mayoría se queda tranquilamente en el Uno Qi Spa del hotel. Allí los anfitriones recomiendan hacer el circuito de agua que incluye una sesión de baño sauna seco y otro a vapor, una ducha escocesa a presión –hidrojets que impactan en todo el cuerpo– y luego un baño en la piscina con su cascada de masajes cervicales y poltronas dentro del agua, para recostarse y recibir caricias de burbujas de ozono.

Las instalaciones del spa incluyen una sala diseñada para clases de yoga, otra con futones en el piso para masajes tailandeses y otra con jacuzzi y camillas para masajes en pareja. Un cuidado muy especial está puesto en las técnicas de masajes. Además se hacen tratamientos anticelulitis y antiage, limpiezas faciales con barros y algas, y terapias con radiofrecuencia y drenajes linfáticos. Entre los programas con buena aceptación en el hotel hay uno dirigido a grupos de amigas: se trata de un día de spa –no necesariamente con alojamiento– que comienza con una sesión de yoga para seguir con el circuito completo de agua y terminar con un tratamiento facial de hidratación, nutrición o antiage.

Más información: una noche de alojamiento con desayuno y acceso al spa, más 25 por ciento de descuento en los tratamientos, cuesta $ 1385 + IVA (la habitación doble). www.unoqispa.com.

Máscara relajante en la piscina climatizada del Spa de Mar Torres de Manantiales, Mar del Plata.

MANANTIALES DE PLACER El conocido complejo turístico marplatense Torres de Manantiales Apart Hotel ofrece a sus huéspedes las instalaciones de uno de los más modernos spa de salud del país. El Spa de Mar de Manantiales está a 18 kilómetros de las Torres, al sur de Mar del Plata, sobre la Ruta 11. Además de la piscina cubierta –que tiene un sector al aire libre–, hay otra más pequeña con capacidad para diez personas y equipada con un hidrojet para masajes en la espalda. Pero lo singular de este jacuzzi gigante es que sus aguas son tomadas directamente desde el mar, a 150 metros de la orilla. El spa de mar está disponible tanto para huéspedes de la Torres de Manantiales (el acceso se paga aparte) como para quienes se alojen en las cabañas dobles del spa.

Más información: una habitación doble en edificio Torres de Manantiales cuesta $ 1040 por día. Un día de spa con un masaje cuesta $ 280. www.manantiales.com.ar

CON ESTILO ORIENTAL Al ingresar a las instalaciones del Mora Spa –ubicado en el hotel de campo San Ceferino de Luján–, lo primero que tiene que hacer el visitante es quitarse el calzado, una antigua costumbre oriental ligada tanto a la tradición como al aseo personal. Se ingresa por un arco morisco que remite al Palacio de La Alhambra, y al avanzar se descubren imágenes de deidades tailandesas del Gran Palacio Real de Bangkok, tallas de templos hindúes de Varanasi, estatuas budistas de Nepal, lámparas marroquíes y jarrones chinos de porcelana. En el spa se ofrece una serie de sofisticados masajes que son todo un distintivo del lugar. Sobresalen el masaje tailandés, holístico con piedras calientes y californiano.

Más información: la habitación junior con pensión completa cuesta $ 1220 por persona (incluye paseos en carruaje y acceso a piscina externa climatizada). El acceso al spa se cobra aparte ($ 130 por persona). Un día de spa con un masaje sueco y acceso a piscinas y jacuzzi cuesta $ 727 de lunes a viernes. www.sanceferinohotelspa.com.ar.

Compartir: 

Twitter
 

 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> Spas. Metas cercanas para el relax otoñal
    Agua cálida y estrés cero
    Junto al mar, con vista al campo o en el Delta, la hora del descanso otoñal llega con un spa...
    Por Julián Varsavsky
  • BUENOS AIRES. HISTORIA EN CARMEN DE PATAGONES
    Con la mirada en el pasado
    Por Graciela Cutuli
  • CHILE. PEULLA Y LAS AGUAS DEL CRUCE ANDINO
    Secreto paraíso valdiviano
    Por Ignacio Lopez
  • MEXICO. SAN CRISTóBAL DE LAS CASAS
    Chiapas en la era de Acuario
    Por Alejo Schatzky
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.