turismo

Domingo, 21 de diciembre de 2014

MENDOZA. SAN RAFAEL, TRADICION Y NUEVAS PROPUESTAS

Del vino a la aventura

Al sur de la capital mendocina, San Rafael es sede de la Fiesta Provincial del Turismo y del Vino, una tierra de espumantes y de aventura donde son grandes protagonistas los circuitos del Atuel y del Diamante. Hay deportes para todos los gustos y vinos que no se quedan atrás.

 Por Dora Salas

“San Rafael es aventura”, “tierra de espumantes” y “sede de la Fiesta Provincial del Turismo y del Vino” son las primeras consignas que aproximan a este “corazón de Mendoza” que late entre tradición y nuevas propuestas. El valle que ocupa el Departamento de San Rafael, de mediana altura y surcado por los ríos Atuel y Diamante, abarca 31.235 kilómetros cuadrados y se encuentra en el centro de la provincia, 250 kilómetros al sur de Mendoza capital.

San Rafael ciudad, por su parte, es la segunda en importancia de la provincia y el clima departamental –con una media máxima de 23 grados y una media mínima de 8– tiene muy pocos días de lluvia. “El 90 por ciento de los días del año hay sol”, se ufanan los residentes. Características que, sin duda, ofrecen excelentes posibilidades para el cultivo de la vid, la fabricación del vino y el turismo.

ESPUMANTE PARA TODOS En la actualidad, San Rafael tiene 68 bodegas activas, 15 de ellas dedicadas a los espumantes y 23 abiertas al turismo. “El espumante hoy es para que todos lo tomen. Por eso la gran pulseada está en los boliches”, cuentan miembros del Consorcio San Rafael, Tierra de Espumantes. En esta ruta de las burbujas, la primera pregunta que surge es si el champagne es distinto del espumante. Por un lado, el champagne nació en el siglo XVIII en la homónima región de Francia y, en consecuencia, la Unión Europea le dio a ese país la Denominación de Origen Protegida (DOP) para su vino espumante. Pero, además, entre el producto francés y los de otras partes del mundo hay diferencias en el método de elaboración y en las uvas que se emplean.

El consorcio de San Rafael nació en noviembre de 2013, con cinco bodegas a las que se sumaron poco después otras tres. La idea, según sus responsables, es que se agreguen nuevos nombres porque se trata –afirman– de “una herramienta turística fantástica para promocionar el destino”. Destino que ya es, en cuanto a cantidad de personas, el segundo elegido de la provincia, después de Mendoza capital.

EN LOS RIOS Y EN EL AIRE Los circuitos de los ríos Atuel y Diamante son emblemáticos para San Rafael y permiten medirse con los saltos de agua, la roca y el aire durante todo el año. Rafting, buceo, rappel y tirolesa son algunas actividades de la amplia gama de propuestas para quienes den rienda suelta al espíritu aventurero, en grupo o en solitario.

“Ponete esta peluca de alondra y volá, volá conmigo ya”, invitan Astor Piazzolla y Horacio Ferrer en “Balada para un loco”. Y, si se supera el temor que puede producir la idea de deslizarse a buena altura por un cable suspendido entre dos promontorios, la sensación de volar como los pájaros nos espera sobre los lagos, las piedras y los árboles de San Rafael.

Menos osadía se requiere para embarcarse en un gomón y enfrentar en equipo los saltos del Atuel, o elegir el kayak y las sorpresas reservadas para los navegantes solitarios.

El Circuito del Cañón del Atuel, con su belleza natural y sus obras hidroeléctricas, empieza en el embalse El Nihuil, el lago artificial que se inauguró en 1947, de 9600 hectáreas y el más grande de la provincia de Mendoza.

De allí se continúa atravesando la Garganta del Diablo, para luego descender por el Cañón, donde deslumbran formaciones como Los Monjes y El Lagarto. Después, tras una cuesta sinuosa, aparece el mirador de El Submarino, desde donde se ven playas de blanquísima arena a orillas del lago. Y mientras un catamarán navega placentero, nuestro camino terrestre prosigue hacia Valle Grande, con sus espacios para camping, sus cabañas y hoteles.

Junto al río, de aguas transparentes y puras, sauces, aguaribays y álamos contrastan con el perfil de las montañas e invitan al reposo, al menos por un rato, antes de comenzar el trekking, las cabalgatas o un paseo en mountain bike.

Cuando anochece, la RP 173 nos lleva de regreso a la ciudad, donde se realiza cada año antes del verano la Fiesta Provincial del Turismo y del Vino, con la elección de su reina. Una tradición que despierta interés en el área y que da lugar a un fin de semana con música y fuegos artificiales.

El otro polo de actividades es el Circuito del río Diamante, cuyas aguas provienen de la Cordillera de los Andes, y que con un sistema de diques y embalses aporta a la producción hidroeléctrica y es, además, una puerta abierta al turismo.

Las represas Galileo Vitale, El Tigre y Los Reyunos, a 27, 33 y 35 kilómetros respectivamente de la ciudad de San Rafael, jalonan el circuito, que también ofrece la posibilidad de visitar el primer asentamiento colonizador de la zona, en la actual Villa 25 de Mayo.

El dique Los Reyunos es atractivo por su paisaje pero también por el abanico de actividades que propone: desde la pesca al canotaje o el windsurf, pasando por el jet-ski, caminatas, cabalgatas o mountain bike. Cuenta con el club Hidyn, el Club de Pesca y Náutica Los Reyunos, y un apart-hotel del mismo nombre.

Cristian Draghi, presidente de la Cámara de Turismo de San Rafael, es un pionero de la zona, pues su padre, Rodolfo, durante la década del 60 trabajó en las obras de las represas Nihuil Dos y Tres. En 1972 Rodolfo Draghi regresó a San Rafael para dirigir la construcción de los diques Los Reyunos y El Tigre. Luego, en 1990, obtuvo en sociedad la concesión para construir el apart Los Reyunos: “Nuestra familia viene de Italia, de Alessandria, donde un antepasado nuestro era agricultor. Tres de sus hijos emigraron a América, dos de ellos se radicaron en Brasil y otro siguió a la Argentina, estableciéndose en Rosario”, narra Christian.

EL BOSQUE AEREO Con 46 juegos de altura divididos en cuatro niveles de dificultad, Bosque Euca invita a “tomar altura” entre los árboles a partir de los 8 años de edad y con un adulto acompañante.

Después de participar en un breve curso de seguridad, los aspirantes a émulos de Tarzán reciben cascos y guantes apropiados y comienzan la aventura de “arborismo” desde un nivel de 2 y 3,5 metros de altura. Los adultos pueden llegar, progresivamente, casi hasta 11 metros de altura y juegos de mayor dificultad, como anillas colgantes y troncos giratorios.

Euca se encuentra a minutos de San Rafael, en Valle Grande, junto al río y entre las montañas, paisaje que lo diferencia de su similar en el Tigre, provincia de Buenos Aires.

Los chicos se divierten, se desplazan en grupos, se alientan entre ellos y, cuando alguno es víctima del miedo, los responsables del parque los apoyan y dirigen desde el suelo. De ser necesario, los ayudan a superar el obstáculo con oportunas intervenciones, como una escalera para apoyar un pie antes de pasar todo el cuerpo de un tubo aéreo a otro.

Para los adultos el límite no es la edad sino el peso, pues no se pueden sobrepasar los 130 kilos para lanzarse a este juego a pura adrenalina.

HACIENDO HISTORIA En 1805, el virrey Rafael de Sobremonte encomendó negociar con algunos representantes de los pueblos originarios locales, entre ellos la cacica pehuenche María Josefa Roco –que se había bautizado en 1780– el establecimiento de un fortín que detuviera el avance de los araucanos provenientes de los Andes, que hostigaban a los huarpes.

Así el 2 de abril de 1805, en homenaje al virrey, se fundó el Fuerte San Rafael del Diamante en la margen norte del río homónimo. Los restos de esa fortificación, declarada Monumento Histórico Nacional el 10 de diciembre de 1942, se encuentran en la actual Villa 25 de Mayo, cerca del dique El Tigre, cuyos pobladores han constituido una asociación para preservarlos.

En la Villa funcionan un Museo Histórico Cultural, presentado como “una nueva opción turística” para conocer el núcleo fundacional de la capital departamental, y una biblioteca popular que recuerda a Fray Francisco Inalican, de origen indio, quien fue convocado en 1805 para contribuir a la evangelización local.

Compartir: 

Twitter
 

Rafting en los rápidos del Atuel, para bajar a los saltos y disfrutar de los remansos.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> NAVIDAD Y AÑO NUEVO. Fiestas de fin de año
    Luces, brindis y música
    Navidad y Año Nuevo son las celebraciones globales de fin de año, festejadas en todo el mundo con...
    Por Graciela Cutuli
  • CHACO. EL PARQUE NACIONAL CHACO
    Pequeño gran parque
    Por Guido Piotrkowski
  • RIO NEGRO. VERANO ACTIVO EN LA CORDILLERA
    Bariloche en movimiento
    Por Nora Goya
  • MENDOZA. SAN RAFAEL, TRADICION Y NUEVAS PROPUESTAS
    Del vino a la aventura
    Por Dora Salas
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.